Grupo de Amigos del Pueblo Sirio: más presión sobre Assad | Política | DW | 24.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Grupo de Amigos del Pueblo Sirio: más presión sobre Assad

La situación en Siria empeora. La presión internacional aumenta. Más de 60 países se han unido para exigirle a Assad que ponga fin a la violencia, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU convoca a reunión de urgencia.

Occidente pero también numerosos países árabes piden a Assad que abandone el poder.

Occidente pero también numerosos países árabes piden a Assad que abandone el poder.

Hasta ahora, las llamadas de la comunidad internacional a Bashar al Assad para que frene la violencia contra su propia gente han encontrado entre escaso y ningún eco. Con las manos vacías regresaron de su misión en Siria los observadores de la Liga Árabe. El intento de ejercer de mediadores y presionar con su estancia en el país no pudo más que darse por fracasado.

Pero los diplomáticos no se rinden. En Túnez quedó constituido el Grupo de Amigos del Pueblo Sirio. A él se han suscrito más de 60 Estados y organizaciones internacionales que demandan un alto el fuego, acceso a las víctimas para prestarles ayuda humanitaria y sanciones contra Damasco. Además, los miembros del Grupo reconocieron al Consejo Nacional Sirio como representante legítimo de los sirios, aunque no como sujeto del derecho internacional.

Una salida al estilo yemení

El Grupo de Amigos del Pueblo Sirio reunido en Le Palace de Túnez.

El Grupo de Amigos del Pueblo Sirio reunido en Le Palace de Túnez.

Representantes de todos los socios de la Unión Europea, Estados Unidos pero también de numerosos países árabes llenaban este viernes (24.02.2012) el hotel Le Palace de Túnez. Estaban allí para tomar parte en el acto de fundación del Grupo de Amigos del Pueblo Sirio, que nace a imagen del que ya fuera creado para derrocar al libio Muammar al Gadafi pero que esta vez aspira firmemente a una caída de Assad por la fuerza de la negociación y no de la acción militar.

Entre los grandes ausentes en el acto se contaban China y Rusia. De todo lo que se asemeje al proceder con Liba huye Moscú después de la experiencia. Además, Bashar al Assad es el último aliado fiel que le queda al Kremlin en Oriente Medio. Tal es la protección que le brinda, que el presidente tunecino, Mocef Marzuki, propuso un exilio en Rusia para el mandatario sirio, y ligó esto a una solución al estilo yemení. Es decir, que el vicepresidente Faruk al Sharaa se haga cargo de un Gobierno de Unidad Nacional.

La declaración final del encuentro pide que el vicepresidente sirio asuma el Gobierno.

La declaración final del encuentro pide que el vicepresidente sirio asuma el Gobierno.

“A quienes dicen que algo así sería injusto, nosotros les contestamos que la vida de miles de sirios nos parece más importante. Si realmente queremos ser amigos del pueblo sirio debemos exigir que se acabe con un régimen represor y corrupto, pero al mismo tiempo garantizar la seguridad de las minorías”, argumentó Marzuki.

La propuesta de colocar a Sharaa al frente de un Ejecutivo de conciliación quedó recogida en la declaración final del encuentro, en la que también se le lanza un ultimátum y una amenaza a Damasco: la de recurrir a “medidas políticas, diplomáticas y económicas” en su contra. “Tenemos que evitar que el conflicto vaya a más y privar al régimen de todos los recursos de los que se pueda servir para seguir ejerciendo la violencia”, declaró en Túnez el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle.

Los combates siguen

Homs, una ciudad en ruinas.

Homs, una ciudad en ruinas.

Y mientras la alta política se reunía en Le Palace, los combates seguían su curso en las calles de Siria. Activistas volvían a hablar de muertos en varias ciudades del país, 52 en total según estas fuentes. A última hora de la tarde, la Media Luna Roja anunciaba que había logrado el acceso a Homs y empezado a asistir a los heridos en este devastado bastión opositor. Las negociaciones para trasladar al conjunto de los heridos aún continúan.

Según organizaciones pro derechos humanos, el número de personas que han perdido la vida en el enfrentamiento sirio asciende a 7.000. De 5.400 habla el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que a petición de la Liga Árabe ha convocado el próximo martes (28.02.2012) a una reunión de urgencia.

LB/ dpa/ rtrd/ afpd

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad