Greencard: el verde de la esperanza | Economía alemana | DW | 01.08.2003
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía alemana

Greencard: el verde de la esperanza

Durante sus tres años de vida la "greencard" alemana no fue de la utilidad esperada. Su vida se prolonga, pero ¿para qué, si no hay ni oferta ni demanda de puestos para especialistas en informática?

Greencard: 5 años de visa para un especialista en informática.

Greencard: 5 años de visa para un especialista en informática.

En el año 2000 nació la "greencard" alemana. Si bien su nombre suena igual a la que otorga Estados Unidos, se diferencia en mucho en lo que ofrece. Mientras que la norteamericana es sinónimo de ilimitado permiso de residencia y trabajo, la de Alemania se iba a otorgar a un máximo de 20.000 especialistas del ramo de la Informática, y por un lapso no mayor al de cinco años.

No fue color de rosa

Sin embargo, el éxito de esta medida se hace esperar, pues no llegan a 14.000 los especialistas que ingresaron al país, y muchos de lo hicieron se encuentran desempleados o han tenido que regresar a su país de origen. Además, en este momento no es en el campo de la informática donde hay necesidad de personal especializado, pero los instrumentos legales no permiten el ingreso de otro tipo de profesional. La vida de la "greencard", sin embargo, se prolongará hasta finales de 2004. La oposición califica el proyecto de "gran fracaso"; el bloque gubernamental de una posibilidad de crear puestos de trabajo.

En busca de razones

¿Por qué la avalancha de informáticos que se esperaba no llegó nunca? Ni siquiera en la embajada Alemana en India –un país con un gran potencial en expertos en informática- hubo la demanda esperada. El profesor Subrata Kumar Mittra, director del Instituto Surasiático de la Universidad de Heidelberg, lo explica con el hecho de que si bien Alemania es un país importante comercialmente para India, es apenas el segundo después de Estados Unidos. Tambiénl a tradición histórica y el lenguaje los inclina a América del Norte y a Inglaterra. Otras fuentes añaden a los motivos la fama de poco acogedores que tienen los alemanes, así como los altos impuestos que recauda el fisco alemán.

Un momento negro

El auge de la informática pasó pronto, y en este momento en la industria tecnológica a duras penas se contrata personal. Según datos de la Oficina Federal del Trabajo, 7% de los trabajadores invitados perdieron su empleo, 5% de ellos en el primer año. El Instituto de Investigaciones sobre el Mercado Laboral de la ciudad de Núremberg, por su parte, habla de que uno de cada siete de los cerca de 14.000 se encuentra en este momento desempleado. Además constata que no están claro sus derechos laborales, lo cual se traduce en que nadie sabe si tienen derecho al subsidio por desempleo.

Otros ramos con demanda

Lo más curioso es que hay otros ramos que adolecen de falta de personal cualificado, como la industria alimenticia y la del turismo. A los hospitales les falta personal de asistencia, enfermeras y médicos. Sin embargo, no hay "greencard" para ellos. En mayo de este año, la Asociación de Ingenieros Alemanes (VDI) declaró que en el país hacían falta 20.000 ingenieros, y pedía personal especializado del extranjero.

Nueva ley de inmigración en el tapete

El ministro del Interior, Otto Schily, aboga por la aprobación de una nueva ley de inmigración que permitiría cubrir esas vacantes del mercado laboral alemán, en cualquier ramo. Su bloque político –la coalición de socialdemócratas y verdes- aduce que por cada profesional cualificado surgen dos puestos de trabajo para mano de obra alemana. La oposición cabalga sobre la "greencard" para informáticos, y añade que la inmigración requiere de integración. Y la integración, al parecer, no es cosa fácil es tierra germana.