Grave falta de lluvias en Europa: los ríos se están secando | Europa | DW | 09.08.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Grave falta de lluvias en Europa: los ríos se están secando

El calor persistente y la falta de lluvia en Europa están provocando que muchos grandes ríos se sequen. Esto tiene graves consecuencias para la fauna, la economía y los habitantes de las riberas de los ríos.

La persistente sequía hace que los niveles de agua sean bajos en muchos lugares de Europa, como en el Danubio.

La sequía persistente hace que los niveles de agua sean bajos en muchos lugares de Europa, como en el Danubio.

Las principales vías fluviales de Europa son importantes rutas económicas, ecosistemas y puntos de referencia para las ciudades por las que serpentean. Pero, debido a las altas temperaturas y a la prolongada sequía con la que vuelven a luchar los países de todo el continente, el caudal de los ríos baja o sube demasiado la temperatura de sus aguas.

La navegación por el Rin está en peligro

El caudal del Rin está muy bajo. Normalmente, la profundidad media del río es de unos dos metros en esta época del año. Sin embargo, en varios lugares ha descendido por debajo de un metro. En un tramo estrecho cerca de la ciudad alemana de Coblenza, el nivel del agua era de solo 56 centímetros a principios de agosto.

El Rin es una de las vías navegables más transitadas del mundo; para los buques de carga, el estiaje conlleva graves restricciones. Por ejemplo, para cruzar el cuello de botella cerca de Coblenza completamente cargados, los barcos necesitarían una profundidad de agua de 1,50 metros. Por lo tanto, los barcos solo pueden cargarse parcialmente, lo que aumenta los precios de las mercancías que transportan. Y si el agua no sube pronto, algunos barcos no podrán siquiera navegar.

Bomba de la Segunda Guerra Mundial encontrada en el Po

Con la sequía, los ríos y los lagos arrojan objetos de lo más sorprendente, desde huesos y fósiles hasta civilizaciones enteras que se hundieron en las inundaciones hace miles de años. El estiaje del Po, el río más largo de Italia, ha dejado al descubierto un hallazgo mucho más peligroso. Unos pescadores descubrieron a finales de julio de 2022 una bomba de 450 kilos de la Segunda Guerra Mundial cerca de la ciudad de Mantua. El hallazgo ha sido posible porque las regiones del norte de Italia situadas a lo largo del Po sufren actualmente la peor sequía de los últimos 70 años.

Sin embargo, según el Ejército italiano, la bomba sin explotar se retiró y se detonó deliberadamente a principios de agosto, sin que nadie resultara herido. Alrededor de 3.000 personas a lo largo de la ribera del Po tuvieron que abandonar sus hogares.

La fuente del Támesis está cambiando

El Támesis forma parte de Londres tanto como el Palacio de Buckingham y las Casas del Parlamento, pero nace cerca del pueblo de Kemble, en el suroeste de Inglaterra. O al menos así era hasta hace poco.

Se secó hace años: aquí es donde el Támesis alguna vez tuvo su nacimiento.

Se secó hace años: aquí es donde el Támesis alguna vez tuvo su nacimiento.

La imagen muestra la desembocadura original del Támesis en febrero de 2006, cuando el nacimiento del río se desplazó 1,5 kilómetros hacia el suroeste debido a la sequía. Este verano, las condiciones son tan devastadoras, que el Támesis solo comienza más de 8 kilómetros aguas abajo de su punto de partida oficial.

¿Puede el Loira seguir enfriando las centrales nucleares?

Cuando uno piensa en el Loira, piensa en pintorescos paisajes fluviales y castillos de cuento. Pero la central nuclear de Belleville, por ejemplo, también está situada a orillas del río. Esto no es una coincidencia: las centrales nucleares siempre están situadas al borde del agua para una mejor refrigeración. La central nuclear de Belleville vierte el agua de refrigeración en el Loira y llena sus torres de refrigeración con agua del río.

Para proteger la flora y la fauna en el agua y sus alrededores, hay normas estrictas sobre los grados que las centrales pueden calentar en el agua del río. Una vez que se alcanza la temperatura máxima permitida, las centrales nucleares tienen que reducir su producción, y entonces producen menos electricidad.

Las truchas del Danubio están en peligro

En el Danubio, la temperatura del agua ya es peligrosamente alta este verano, y los niveles de agua son bajos. A principios de agosto, la temperatura del río en su paso por el Alto Palatinado, en Baviera, superó los 25 grados durante siete días seguidos. Se espera un aumento de más de 26,5 grados centígrados, afirma el gobierno del distrito del Alto Palatinado.

Esto afecta al contenido de oxígeno del agua, que podría descender por debajo de los seis miligramos por litro. Tan poco oxígeno significaría la muerte para algunos peces del Danubio, como la trucha. Por ello, el gobierno del distrito ha emitido un nivel de alerta que le permite prohibir el dragado en el Danubio y otras medidas que empeoren la situación ecológica, con la esperanza de salvar a las truchas.

(gg/ms)