Gobierno: evitar daños a la plaza financiera | Alemania | DW | 15.02.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Gobierno: evitar daños a la plaza financiera

En una declaración de gobierno, el ministro alemán de Hacienda, Peer Steinbrück, llamó a los bancos a “clarificar la situación” lo antes posible y evitar daños a la plaza financiera.

default

Peer Streinbrueck: evitar todo perjuicio para Alemania como plaza financiera.

“Tenemos la responsabilidad de evitar todo perjuicio para Alemania como plaza financiera”, dijo Steinbrück hoy en declaraciones a la prensa, comentando la decisión del grupo bancario estatal KfW de proporcionar al banco IKB una importante inyección financiera. El IKB estaba amenazado de bancarrota por haber participado en negocios riesgosos con hipotecas norteamericanas.

Ahora, el Gobierno espera poder comenzar a vender la participación del Estado en el IKB, del cual el Estado es el mayor accionista. El ministro se apuró a resaltar, sin embargo, que la tarea tradicional del IKB, de proporcionar financiación a las empresas pequeñas y medianas, será conservada.

IKB Deutsche Industriebank, Außenansicht

Sede del Deutsche Industriebank (IKB), en Düsseldorf.

El Estado alemán, que posee el 38 por ciento de las acciones del IKB, dispuso un aumento de capital del banco de mil millones de euros con fondos provenientes de dividendos. Otros 300 millones los aportó la Asociación Alemana de Bancos. Todavía quedan 200 millones de euros sin cubrir, pero se parte de que ello no será obstáculo para salvar al IKB.

La Asociación de Cajas de Ahorro de Alemania aún no se ha comprometido a aportar fondos. “En caso de ser necesario recurriremos a fondos presupuestarios”, resaltó Steinbrück para no dejar ni sombra de duda, “aunque ello no sea la solución ideal”.

¿Quién da menos?

Luego de la ayuda, Steinbrück presiona para que la participación del Estado en el IKB sea vendida lo antes posible. Pero expertos bancarios dudan que ello sea posible, en vista de las escasas reservas de capital de la institución y de la posibilidad de que sea necesario acumular más reservas por depreciación: el banco mantiene en su balance todavía valores hipotecarios norteamericanos altamente riesgosos por un monto de más de tres mil millones de euros.

Algunos de los bancos interesados hasta ahora en la compra del IKB comienzan a pensar que el negocio puede ser demasiado riesgoso. En los últimos días desistieron definitivamente tres bancos, entre ellos el Commerzbank. El Deutsche Bank y el Postbank ya habían dado nones a la peligrosa oferta.

En total se pone a la venta el 50 por ciento de las acciones, ya que también la Fundación Stiftung Industrieforschung quiere deshacerse de su participación del doce por ciento.

Alemania no cambia de política económica

Steinbrück se manifestó convencido de que el desarrollo económico de Alemania y Europa es lo suficientemente sólido como para capear sin mayores problemas las actuales turbulencias en los mercados financieros internacionales. Como ya lo manifestaron también otros integrantes del Gobierno en los últimos tiempos, Alemania no cuenta con que se produzca una recesión en el país.

En efecto, en círculos empresariales y en los institutos de economía se continúa partiendo de un crecimiento económico de alrededor del 2 por ciento este año. También los sindicatos esperan poder lograr aumentos de salarios reales en las próximas negociaciones de convenios colectivos, lo que daría mayores impulsos al consumo como motor de la coyuntura económica.

No obstante, acotó el ministro, “existen peligros inflacionarios y riesgos para la economía mundial”. “En algunas partes del mundo se registra efectivamente una seria crisis financiera”, advirtió Steinbrück, “que nos mantendrá ocupados todo el año 2008”.

En vista de la solidez económica en Europa y Alemania en particular, el ministro dijo que el Gobierno no piensa, sin embargo, intervenir en la economía con programas de apoyo económico. Por el contrario, Alemania “continuará consolidando el presupuesto y fomentando el crecimiento sin aumentar los gastos.”

Programa de crecimiento, empleo y familia

Según Steinbrück, sólo el Programa de Crecimiento, Empleo y Fomento familiar del Gobierno hace este año un 0,75 por ciento del PIB de Alemania. Para tener una idea de las proporciones, recordó que el programa de apoyo a la economía que acaba de ser lanzado en los EE. UU. como consecuencia de la crisis financiera representa un uno por ciento del PIB norteamericano.

El grupo bancario KfW es una institución de derecho público, propiedad de la Federación en un 80 por ciento y de los Estados federados en un 20 por ciento, contando por lo tanto con un poderoso aval financiero. El KfW financia proyectos económicos, sociales y ecológicos en Alemania, Europa y el mundo. Apoya nuevas ideas y transformaciones y respalda al Gobierno, entre otras cosas, en la privatización de empresas, por ejemplo de la antigua Alemania Oriental.

DW recomienda

Publicidad