Gobierno alemán presenta plan maestro contra cambio climático | Ecología | DW | 23.08.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

Gobierno alemán presenta plan maestro contra cambio climático

La coalición social y cristianodemócrata presentó un paquete de medidas que apuntan a reducir las emisiones de gases invernadero en Alemania. Un plan considerado por Los Verdes como “insuficiente y digno de Absurdistán".

Hueco de ozono en la Antártida.

Hueco de ozono en la Antártida.

Participar del bienestar y proteger el Medio Ambiente, serán los temas prioritarios de la segunda parte del Gobierno de coalición dirigido por la canciller Angela Merkel. El gabinete delibera en una clausura de dos días en la Merseburg, a unos 60 kilómetros al norte de Berlín.

Ante la eminente prioridad que este Gobierno le ha dado al cambio climático, el vicecanciller federal Münterfering ha considerado necesario recomendar que hasta las elecciones parlamentarias en 2009, no sólo es pertinente conciliar la economía con la ecología sino también con la situación social.

Programa integral de clima y energía

En la antesala de dicha reunión a puerta cerrada,

Deutschand Schloß Meseberg Kabinett Klausur Merkel

La canciller Merkel y el vicecanciller Münterfering en Merseburg.

el gabinete había bosquejado el marco de lo que será el “Programa integral de clima y energía”, con el que se pretenden reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

El “paquete climático” del Gobierno alemán debe ser, según el ministro del Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, implementado “rápida y totalmente”. Gabriel presentará el plan alemán a favor del clima en la próxima conferencia de Naciones Unidas sobre el tema que tendrá lugar el próximo diciembre en la isla indonesia de Bali.

La industria privada también tiene su parte

El plan, de 30 puntos, ha sido criticado fuertemente por la oposición y diferentes organizaciones no gubernamentales por los recortes que han sufrido las metas iniciales. “Pero aunque sólo lograremos reducir el 35 ó 36 por ciento de las emisiones de CO2”, y no el 40% como inicialmente estaba pensado, “Alemania va por buen camino”, replicó el ministro alemán. “El 5% restante puede ser un aporte de los municipios y la industria privada”, agregó.

Katherina Reiche, de la fracción parlamentaria cristianodemócrata pidió presentar un análisis de costos y efectos de cada medida incluida en dicho plan, mientras, el presidente del Gremio Federal de la Industria Alemana (BDI), Jürgen Thumann, se aprestó a decir que, en principio, “la industria alemana apoyará el programa por el clima si para su implementación se tiene en cuenta a los productores alemanes que no pueden perder competitividad”.

Catalizadores para los autos nuevos

El ADAC, el mayor club de automovilistas de Alemania, expresó su complacencia porque los catalizadores de alto rendimiento sólo se vayan a exigir a los autos nuevos y no a los que ya están en circulación.

Eröffnung Fruit Logistica - Künast

La jefe de la fracción parlamentaria Alianza 90/ Los Verdes, Renate Künast.

Pero mientras la Asociación alemana de Agricultores se complace con el Gobierno, la jefe de la fracción parlamentaria del partido Alianza 90 / Los Verdes, Renate Künast, considera el plan maestro de Merkel contra el cambio climático “sencillamente insuficiente”, como lo dijera a la emisora alemana Deutschlandfunk. Künast critica que habiendo pasado ya la mitad del tiempo del mandato, el Gobierno de Merkel apenas ahora presente un plan que tendrá además que ser convertido en leyes, lo que significa una pérdida insoportable de tiempo.

“Puntos importantes no han sido incluidos como la decidida modernización de los sistemas de calefacción para el uso privado”, recalca la política verde.

Los críticos: Berlín, capital de “Absurdistán”

Los Verdes ponen igualmente de presente que, a pesar de todas las declaraciones a favor del Medio Ambiente, el Gobierno no se haya atrevido a eliminar el privilegio cofinanciado por el Estado de conducir un auto de empresa por el que sólo se pagan mínimos impuestos.

“Esas son cosas dignas de Absurdistán”, concluye Renate Künast que, por último, resalta la inmensa reducción de contaminación si en las autopistas alemanas se limitara, al fin, la velocidad a 120 ó 130 kilómetros por hora. Un tema aún más candente, porque de por medio está la industria automotriz, una de las más fuertes del país y, al parecer, muy cercana a los legisladores.

DW recomienda