Germanwings: familiares piden que se siga investigando | Europa al día | DW | 04.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Germanwings: familiares piden que se siga investigando

Con una acción en la que reunieron 20.000 firmas, los familiares de las víctimas del accidente de Germanwings, en marzo de 2015, quieren que se siga investigando acerca de los motivos de la catástrofe.

Más de dos años después de la tragedia aérea de Germanwings, familiares de las víctimas han logrado reunir a través de Internet unas 20.000 firmas que exigen que se pongan en marcha nuevas investigaciones que arrojen luz sobre la catástrofe que costó la vida a 150 personas. 

Frank Noack, que perdió a su hija en el accidente aéreo, inició hace un mes la petición a la que también se sumaron unos 70 allegados de otras de las víctimas. "Nuestro objetivo no era lograr un número determinado de apoyos", asegura Noack.

"Tras la tragedia, todavía no se han extraído las suficientes consecuencias", agregó el padre de familia, quien detecta numerosas incoherencias en relación al siniestro y considera que los investigadores aún no han logrado esclarecer cómo fue posible que la aeronave se estrellase. 

En la petición, además de nuevas investigaciones que determinen las responsabilidades por lo sucedido, los familiares de las víctimas exigen someter a mayores controles a los pilotos, así como la puesta en marcha de un banco de datos sanitario en el que los médicos que tratan al personal de las aerolíneas puedan intercambiar información sin violar el secreto profesional médico-paciente. 

Frank Noack, padre de una joven muerta en el accidente de Germanwings.

Frank Noack, padre de una joven muerta en el accidente de Germanwings.

El 24 de marzo de 2015, un avión de la subsidiaria de Lufthansa se estrelló contra un macizo montañoso en una región remota de los Alpes franceses cuando realizaba un vuelo de rutina entre Barcelona y la ciudad alemana de Düsseldorf con 150 personas a  bordo, la mayoría españolas y alemanas.

De acuerdo con los investigadores, el copiloto Andreas Lubitz, de 27 años, estrelló el avión contra la montaña de manera intencionada. Además, pesquisas realizadas revelaron que, antes de la catástrofe, el copiloto padecía serios problemas de visión y depresiones, pese a los cuales le habían renovado su permiso de aviación.

Entre otras cosas, los familiares quieren asegurarse de que el papel que tuvieron los médicos que examinaron al piloto se investigue más a fondo. También exigen más controles a los pilotos y una base de datos médica de vuelo. (dpa)

DW recomienda

Publicidad