¿Ganará la abstención las elecciones alemanas? | Alemania decide | DW | 29.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

¿Ganará la abstención las elecciones alemanas?

En las elecciones pasadas, el partido de Angela Merkel (CDU) superó por poco al grupo de los que no acudieron a votar. Y el 24 de septiembre, este grupo podría crecer incluso más. ¿Quiénes son estas personas?

Werner Peters tiene una propuesta radical. Quien fuera por años presidente del "Partido de los Abstencionistas” quiere que también estén representados en el Bundestag aquellos que no acudan a las urnas el 24 de septiembre. Su idea es que se envíe al Parlamento a una cantidad de ciudadanos independientes, proporcional al porcentaje de abstención, elegidos por sorteo.

Este filósofo de Colonia fundó en 1998 su partido, con el que participó en las elecciones parlamentarias generales. "Ya en este entonces los partidos, y en especial la Unión Cristianodemócrata (CDU), estaban como petrificados", recuerda Peters en conversación con DW. "La Unión no consiguió defenestrar a Helmut Kohl, aunque parecía evidente que iba a perder los comicios", explica. Tras abandonar ese partido, al que había pertenecido durante dos décadas, quiso ofrecer a los ciudadanos frustrados una alternativa con el "Partido de los Abstencionistas”. "Nuestras demandas eran más democracia directa, eliminación de la obligación de la disciplina de bancada y limitación de la duración del mandato. De ese modo queríamos revitalizar la democracia", agrega.

Grupo heterogéneo

Aún hoy eso coincide con lo que sienten muchos alemanes. Pero los que se abstienen de votar no forman un grupo homogéneo. "Por un lado están los relativamente indiferentes, que no se interesan por la política. También están los marginados, que se han quedado atrás. Este grupo fue decisivo en las elecciones de Estados Unidos, ya que Trump consiguió llevar a las urnas a personas que piensan que no tienen nada que ver con la política", dice Peters. Pero los que más le interesan son los que consideran que "los grandes problemas de nuestra sociedad no se abordan”.

Werner Peters, Gründer der Partei der Nichtwähler (DW/O. Pieper)

Werner Peters, fundador del "Partido de los Abstencionistas"

Piensan: "Este sistema debería cambiar, pero no lo hace: y da lo mismo si hoy voto por los liberales, mañana por los cristianodemócratas y pasado por los socialdemócratas. La izquierda es para mí demasiado confusa y  por la Alternativa para Alemania no puedo votar. En consecuencia, no voy a votar”. Como ejemplo actual de la dudosa manera en que los políticos tratan los problemas, menciona el escándalo de los autos diésel: "Ya no se representa a los ciudadanos, sino a las empresas automotrices. Si nos siguen tratando como estúpidos, esta política en algún momento se va a estrellar contra un muro. Y la masiva abstención electoral es la única forma de dejar la protesta en evidencia”.

La abstención avanza

En las elecciones parlamentarias federales de 1972, la participación fue de un 91,1 por ciento. En las de 2009 y 2013 acudió a votar solo un 70,8 y un 71,5 por ciento del electorado, respectivamente. Para el investigador político Manfred Güllner, del instituto Forsa, esta tendencia resulta inquietante.  Afirma que los partidos cierran los ojos y no quieren ver que gran cantidad de gente se abstiene de ir a las urnas, ni que la marcada evolución en Alemania desde comienzos de la década del 80 hacia la abstención es solo comparable a la de Portugal.

Un ejemplo positivo, en cambio, es el que ofrece Dinamarca. "En las últimas elecciones parlamentarias hubo allí un 85 por ciento de participación. Hasta en los últimos comicios parlamentarios daneses votó un mayor porcentaje de gente que en las elecciones parlamentarias alemanas de 2013", subraya Güllner.

Por encargo de la fundación Friedrich Ebert, el instituto demoscópico Forsa hizo un estudio sobre los que se abstienen de votar en Alemania. Y descubrió que muchos se consideran abstencionistas esporádicos, que quisieran volver a ir a las urnas. Pero existe el peligro de que tampoco acudan a sufragar en los próximos comicios y se conviertan en abstencionistas permanentes.

Hace cuatro años, el 28,5 por ciento del electorado no emitió o anuló su voto. ¿Qué ocurriría si estas personas llegaran incluso a "ganar” los comicios y la participación cayera por debajo del 70 por ciento? En tal caso, los políticos tendrían que preocuparse seriamente, según Güllner.

El partido de Werner Peters se disolvió en diciembre de 2016, tras casi 20 años de existencia. Pero su fundador quiere seguir luchando y, por lo pronto, llama a abstenerse de votar en septiembre: "Angela Merkel saldrá elegida de todas maneras, eso es completamente evidente. Y ese es uno de los motivos por los que tiene sentido un llamado a la abstención. La elección ya está decidida".

DW recomienda