Fukushima: un año con radioactividad a la vista | El Mundo | DW | 05.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Fukushima: un año con radioactividad a la vista

A un año de la catástrofe de Fukushima, los japoneses desconfían a tal punto de las informaciones oficiales, que han empezado a medir la radioactividad en la isla por su cuenta. Los resultados son publicados en Internet.

El terremoto y el tsunami que azotaron a Japón el 11 de marzo de 2011 dejaron una huella profunda en la vida de sus pobladores, pero los daños sufridos por los reactores nucleares de Fukushima y la consecuente fuga de material radioactivo arrojan una sombra ominosa sobre el futuro de la isla. El miedo de los japoneses a la contaminación atómica es tan grande como la desconfianza que les inspiran las autoridades.

Después de la tragedia, la actuación del Gobierno y la política informativa de los operadores de la central atómica cayeron en descrédito en más de una ocasión. De ahí que, cuando éstos insisten en decir que la población no corre peligro alguno fuera de la zona que rodea a los reactores –30 kilómetros a la redonda–, sean pocos los que les creen. Todo el mundo recuerda el caso de Iitate, una ciudadela a 45 kilómetros de la central nuclear de Fukushima.

Japan Radioaktivies Wasser

Las mediciones de radioactividad hechas por el Gobierno no tranquilizan a la población nipona.

A pesar de la distancia, el poblado se vio expuesto a un alto grado de radiación y fue apenas dos meses después de la catástrofe nuclear que sus 6.000 habitantes fueron evacuados. Además, mediciones recientes revelan que focos con altos índices de radiación atómica pueden presentarse en zonas que no han estado expuestas a fuentes de radioactividad, debido a la irregularidad con que se distribuyen las precipitaciones.

A veces basta con cruzar una calle para pasar de una zona libre de radiación a otra altamente contaminada. Como la radiación atómica no se puede percibir a simple vista, la idea de que existan estos bastiones radioactivos despierta un temor difuso entre los japoneses y muchos se preguntan: “¿cómo puedo sentirme seguro si no puedo confiar en las indicaciones de las autoridades?”.

Cartografía de la radioactividad

Safecast Mobiltelefon mit Hotspot-Karte

Safecast le permite a los ciudadanos medir por su cuenta los niveles de radiación.

Algunos científicos y ecologistas unieron sus esfuerzos desde que la central nuclear de Fukushima se vio parcialmente destruida por el terremoto, precisamente para poder tener una visión panorámica de la situación y medir la magnitud de la fuga radioactiva. La docena de ingenieros, investigadores y programadores que empezaron el proyecto creció hasta convertirse en una suerte de comité virtual que analiza la crisis y publica sus informes en Internet.

Japan Fukushima Radioaktivität Evakuierung Geigerzähler Greenpeace

En Tokio, los activistas de Safecast se toparon con veinte focos de radioactividad en octubre.

Otro de los logros de ese grupo es el proyecto Safecast, que le permite a los ciudadanos medir por su cuenta los niveles de radiación en sus respectivos poblados, utilizando dos aparatos estandarizados para corroborar la información obtenida. Los resultados de sus mediciones son publicados online, utilizando interfaces cartográficas como las ofrecidas por Google Maps.

En Tokio, que está a 260 kilómetros de Fukushima, los activistas de Safecast se toparon con veinte focos de radioactividad en octubre de 2011; la concentración de cesio registrada era suficientemente alta como para comprometer la salud de una persona. Las autoridades no han realizado mediciones sistemáticas y detalladas en tierra firme como estas; hasta ahora, el Gobierno ha hecho mediciones desde aviones, casi exclusivamente.

Las mediciones gubernamentales más cercanas al suelo se han hecho desde una altura de diez metros. Además, las autoridades tienden a medir la radioactividad en un lugar y a dar los resultados de esa medición como si fueran válidos para toda la ciudad. El proyecto Safecast, en cambio, conduce todas las mediciones a una altura de 1,50 metros, es decir, en el área por donde las personas circulan. Los rastreos de radioactividad realizados por los activistas de Safecast también son más detallados que los efectuados por el Gobierno.

Autores: Fabian Schmidt / Evan Romero-Castillo
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda

Publicidad