Fujimori justifica en carta su golpe de Estado de 1992 | América Latina | DW | 05.04.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Fujimori justifica en carta su golpe de Estado de 1992

El encarcelado ex presidente peruano Alberto Fujimori justificó, a través de una carta difundida por las redes sociales, su "autogolpe" de Estado, del que se cumplen 22 años.

Alberto Fujimori

Alberto Fujimori

"Este mensaje no es de una celebración golpista, sino un recuerdo histórico de las desastrosas condiciones políticas, económicas y sociales que encontré en 1990, tras una década de caos, de terror y espanto, que estaba a punto de darle al Estado la estocada de muerte y que obligaron a mi gobierno tomar medidas excepcionales", escribió Fujimori de puño y letra.

Para el exmandatario, que desde 2007 paga una condena de 25 años de cárcel como culpable indirecto de 25 asesinatos y dos secuestros agravados, el "autogolpe" fue "un hito por donde se enrumbó el Perú hacia la senda de su desarrollo y bonanza económica".

El 5 de abril de 19992, en medio de una difícil situación social derivada de la hiperinflación y de la violencia implacable de grupos armados de ultraizquierda, Fujimori, entonces con precario apoyo en el Congreso, aunque según sus críticos sin ninguna intención de mejorar esa situación, cerró el Legislativo, intervino el Poder Judicial y asumió poderes omnímodos.

El "autogolpe" contó con férreo respaldo de los militares y también de un sector ampliamente mayoritario de la opinión pública, que vio en la ruptura de la democracia la fórmula para salir del caos heredado del primer gobierno de Alan García (1985-1990).

Fujimori, hoy de 75 años, gobernó de forma dictatorial durante cerca de siete meses, hasta la elección de un Congreso Constituyente. Sin embargo, los analistas consideran que lo que hubo desde ahí hasta 2000, cuando cayó el régimen, fue una democracia muy restringida, en la que el Ejecutivo gobernaba a su antojo.

Reformas económicas y duros golpes a la guerrilla

En ese período, la economía mejoró considerablemente con un esquema neoliberal, mientras que los grupos subversivos recibieron duros golpes que mermaron su fuerza hasta la casi desaparición. Esos logros, sin embargo, quedaron empañados por las acciones al margen de la ley, según coinciden los analistas.

El ahora reo fue destituido después de que intentara renunciar por fax desde Japón, su otra patria, a donde huyó cuando su gobierno era insostenible por los múltiples destapes de casos de corrupción y de derechos humanos y por la probada existencia de una red criminal liderada por el asesor presidencial Vladimiro Montesinos.

"En la cárcel permanece quien reconstruyó al Perú económicamente, quien lo pacificó, quien logró el acuerdo de paz con Ecuador y trabajó incansablemente en todo el territorio nacional", dijo en su carta Fujimori, preso en un cuartel de la Policía en el este de Lima.

Veintidós años después del "autogolpe", el fujimorismo, liderado ahora por la hija mayor del ex mandatario, Keiko, conserva respaldo de poco más de un 20 por ciento de la población, según sondeos, pero su fuerza se hace más notoria por la debilidad y dispersión de las demás organizaciones.

JOV (dpa, elcomercio)