Fuertes incendios avanzan en el sur de California | El Mundo | DW | 08.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Fuertes incendios avanzan en el sur de California

Una nueva ola de incendios amenaza las grandes ciudades de Los Angeles y San Diego, provocando la evacuación de cientos de miles de personas.

Cientos de bomberos intentaron controlar este jueves (07.12.2017) los incendios que arrasan miles de hectáreas en el sureste de California y han obligado a evacuar a unas 200.000 personas. El ambiente seco y vientos con rachas huracanadas de hasta 128 kilómetros por hora han alimentado los fuegos e impedido la labor de las autoridades.

Al norte de la ciudad de Los Angeles, los fuertes vientos hicieron que se expandieran los incendios, afectando una superficie de 400 kilómetros cuadrados y obligando a las autoridades a emitir órdenes de evacuación. Los condados de Los Angeles y Ventura se encuentran en máxima alerta y más de 100.000 personas fueron evacuadas.

El incendio denominado "Thomas”, que se desató el lunes pasado, a unos 100 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, sobrepasó ya las 38.850 hectáreas y solo ha podido ser contenido en un 5 por ciento, informó la agencia estatal californiana de protección contra incendios Cal Fire. Este fuego ha obligado a evacuar de manera obligatoria a unas 50.000 personas en ese condado, con un 42 por ciento de población hispana y donde unos 150 edificios resultaron dañados.

El incendio de la localidad de Sylmar también ha sido controlado solo en un 5 por ciento y ha obligado a la evacuación de más de 150.000 personas, calcinado más de 5.100 hectáreas y ha destruido al menos 30 viviendas.

En Bel Air, barrio residencial con mansiones principalmente de actores y millonarios de la industria de Hollywood, el peligro aumentó durante la noche y obligó a la evacuación de muchos de sus adinerados residentes, alguno de los cuales perdieron sus propiedades.

El norte del condado de la ciudad de San Diego también se halla bajo alerta tras otro incendio que ha consumido más de 1.000 hectáreas y derribado por lo menos 20 estructuras, y ha dejado a dos personas heridas por quemaduras.

Los vientos de Santa Ana han propiciado que ese fuego se extienda rápidamente en la zona comprendida entre la autopista 15 y la ruta estatal 76, por lo que los bomberos piden a la población seguir de cerca el comportamiento de este "peligroso incendio".

"Hay una población de casi 300.000 personas que vive en la zona entre Vista, Oceanside y Fallbrook y todas esas casas, dependiendo de los vientos y de lo que pase esta noche, tienen cierto riesgo", enfatizó Ron Lane, subjefe administrativo del condado.

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia a consecuencia del siniestro, que amenaza miles de estructuras en la zona norte del condado.

Centenares de escuelas en los sectores afectados permanecen cerrados, al igual que la Universidad de California Los Ángeles, que suspendió todas sus actividades este jueves.

Tal es el peligro que las autoridades del estado declararon la "alerta morada" este jueves por vientos "extremos", algo que nunca habían hecho. Las previsiones meteorológicas no son alentadoras y el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) de EE.UU. alerta de que los "Vientos de Santa Ana" seguirán soplando de moderados a fuertes "sobre la mayor parte de los condados de Los Ángeles y Ventura por lo menos hasta el sábado".

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda

Publicidad