Francisco en Colombia: “El diablo entra por el bolsillo” | América Latina | DW | 10.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Francisco en Colombia: “El diablo entra por el bolsillo”

El papa exhortó a religiosos y sacerdotes a alejarse de lo material en su penúltimo día en el país sudamericano. Este domingo llega a Cartagena.

Tras llegar a Medellín este sábado (09.09.2017), el papa Francisco presidió la tercera misa campal de su viaje a Colombia, a la que asistieron 1,2 millones de feligreses. Allí, en el aeropuerto de la ciudad, el líder católico dijo que así como Jesús "zarandeaba a los doctores de la ley para que salieran de su rigidez”, la Iglesia también "es zarandeada por el Espíritu para que deje sus comodidades y apegos”.

 

Más información:

-Papa Francisco desata euforia entre feligreses de Medellín

-Rodrigo Londoño pide perdón al Papa por el daño causado

 

En un evidente llamado a combatir el materialismo, Jorge Mario Bergoglio profundizó en sus palabras más tarde, cuando se reunió con cerca de 12 mil sacerdotes, monjas y seminaristas, a los que habló de la vocación y los exhortó a enseñar el camino de la rectitud. A ellos les recordó que su consagración a la Iglesia debe estar alejada de la promoción social y de los intereses materiales porque "el diablo entra por el bolsillo".

"Todos nosotros tenemos que estar atentos porque la corrupción en los hombres y mujeres que está en la Iglesia empieza así, poco a poco. Luego, nos lo dice Jesús mismo, se enraíza en el corazón y acaba desalojando a Dios de la propia vida. No se puede servir a Dios y al dinero", dijo el pontífice. "Las vocaciones de especial consagración mueren cuando se quieren nutrir de honores, cuando están impulsadas por la búsqueda de una tranquilidad personal y de promoción social”, fustigó.

Despedida de Bogotá

Además de celebrar la misa y de reunirse con los sacerdotes y religiosos, Francisco visitó en Medellín un hogar de niños huérfanos, donde besó y abrazó a numerosos menores que viven y estudian allí. "Ver sufrir a los niños hace mal al alma porque los niños son los predilectos de Jesús. No podemos aceptar que se les maltrate, que se les impida el derecho a vivir su niñez con serenidad y alegría, que se les niegue un futuro de esperanza", dijo el líder religioso.

En horas de la tarde, Francisco llegó a Bogotá, donde abogó para que cada persona recuerde el camino que Jesús le dio como vocación, y perseverar en ello. Luego, se anunció que este domingo, a primera hora, realizará un recorrido en el papamóvil por las calles de la capital colombiana, algo que no estaba previsto. De esta forma se despedirá de la ciudad antes de partir a Cartagena de Indias.

En Cartagena, ciudad de la costa atlántica, el pontífice pasará su último día en Colombia y por la noche regresará a Roma.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda