Francia propone a Hamás y a Israel una tregua de 48 horas | Política | DW | 30.12.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Francia propone a Hamás y a Israel una tregua de 48 horas

Los ministros exteriores de la Unión Europea asistieron a una reunión de emergencia para discutir la crisis del Medio Oriente mientras Israel preparaba a sus tropas terrestres para una nueva ofensiva en Gaza.

default

Piden alto al fuego.

En la tarde de este martes, finalizada la reunión de emergencia a la que asistieron los ministros exteriores de los países comunitarios para debatir sobre la crisis en el Medio Oriente, Francia propuso a Hamás y a Israel hacer una tregua de 48 horas. Según información de la agencia noticiosa AFP, el ministro de defensa israelí Ehud Barak aceptó discutir la posibilidad del alto al fuego con el jefe de gobierno Ehud Olmert y la ministra de relaciones exteriores Tzipi Livni. El pronunciamiento de la Unión Europea llega justo a tiempo: la vocero del ejército israelí en Jerusalén Avital Leiboviz ya había declarado que las tropas terrestres estaban listas para iniciar una nueva ofensiva en Gaza.

Poco antes de la propuesta hecha por Francia, la Comisión Europea había emitido un comunicado exhortando a los bandos en conflicto a deponer las armas. Este es el segundo intento de Europa en cuatro días de detener lo que, a todas luces, es un círculo vicioso. Y es que cuando el órgano ejecutivo de la UE pide a Israel suspender el bombardeo de Gaza y permitir la entrada de los trabajadores humanitarios, el gobierno en Tel Aviv argumenta que los ataques islamistas son la causa de este nuevo brote de violencia y del asfixiante cerco en torno a la franja. Y cuando Bruselas exige a Hamás que deje de lanzar cohetes contra la población israelí, éste alega que el bloqueo impuesto en la zona por Israel es la causa de la insoportable situación humanitaria del pueblo palestino y el detonante de esta contienda.

Gaza Angriff Israel

Sombrío pronóstico.

Ya el sábado 27 de diciembre, cuando la fuerza aérea de Israel comenzó a bombardear la Franja de Gaza en respuesta a la ofensiva de milicianos islamistas contra civiles israelíes, el gobierno francés –actuando como presidente de turno de la Unión Europea (UE)– y otros diplomáticos de alto rango se habían dirigido a las autoridades de las facciones en discordia para exigirles poner fin a las hostilidades. Los primeros bombardeos dejaron más de 300 muertos.

El rol de Europa

“Al contrario de lo que algunos piensan, el objetivo de Israel no es destruir el régimen de Hamás ni mucho menos reconquistar la Franja de Gaza. Nosotros no queremos nada de Gaza; nosotros desmantelamos todas las colonias judías en Gaza. Nuestro objetivo es propiciar paz a lo largo de la franja y eso implica crear una nueva situación que no le permita a Hamás atacarnos con cohetes como lo ha hecho ininterrumpidamente en las últimas tres semanas. Y para eso tiene uno que llegar a un acuerdo que garantice un armisticio. Pero un armisticio duradero”, enfatiza el ex embajador de Israel en Alemania Avi Primor en entrevista para Deutschlandfunk al ser consultado sobre el propósito de una ofensiva israelí prolongada. Después de todo, fue el ministro de Defensa Ehud Barak quien, tras dar luz verde al bombardeo de Gaza, admitió que el ataque no era una respuesta espontánea a los cohetes lanzados por Hamás sino un intento bien calculado de derrocar a la organización islamista. Fue también Barak quien sugirió a la comunidad internacional prepararse para una guerra larga.

Protest Indonesien Gaza Angriff Israel

Mundo árabe indignado.

Mientras tanto, Cisjordania –el segmento de la Autonomía Palestina en donde reside el presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas– vive momentos de relativa calma, inspirando a los observadores políticos a preguntarse “¿hasta cuándo?”. Algunos de ellos sostienen que si los enfrentamientos militares se prolongan demasiado esa calma estará en peligro no solamente en Cisjordania sino en todo el mundo árabe. Es por eso que todos estarían interesados en que este conflicto termine y se llegue a un armisticio lo antes posible. “Estamos en negociaciones con el presidente Abbas; allí hemos hecho muchos progresos”, cuenta Primor, admitiendo, sin embargo, que las transacciones de Israel con el gobierno de Ramallah dejan una importante incógnita sin contestar. “Si llegamos a establecer un acuerdo de paz e Israel se retira de Cisjordania, ¿quién podrá garantizar la seguridad de los israelíes? Eso no lo pueden garantizar ni los palestinos ni nosotros. Eso deberá hacerlo la comunidad internacional”. Para eso necesitarían el respaldo firme de la UE y los Estados Unidos; un apoyo que brilló por su ausencia durante la administración de George W. Bush. De ahí que Israel concentre sus esperanzas en la figura de Barack Obama.

Pero Obama toma el poder a finales de enero y, hasta entonces, el Medio Oriente corre el riesgo de hundirse de nuevo en una espiral de violencia difícil de detener. “¿No podría Israel tomar la iniciativa y hacerle una oferta irrefutable a los palestinos de Gaza con miras a establecer una relación de confianza mutua?”, pregunta Deutschlandfunk. “El acceso de los palestinos a ayuda humanitaria, el mejoramiento de sus condiciones de vida y el fin del bloqueo son cosas que nosotros estaríamos dispuestos a propiciar”, aclara Primor. “Pero el levantamiento del bloqueo debe estar acompañado de alguna medida de seguridad que le impida a Hamás rearmarse con ayuda de Irán. Para eso necesitamos la ayuda de la comunidad internacional y, por supuesto, de los Estados árabes”.

Una oportunidad de paz perdida

La ministra de relaciones exteriores Tzipi Livni habla de años y años de ataques contra Israel perpetrados desde Gaza y el ministro de defensa Ehud Barak, de meses y meses de preparación por parte del ejército israelí para organizar la ofensiva que hoy acapara la atención de la comunidad internacional. Pero hasta el 19 de diciembre tuvo lugar una tregua de seis meses –lograda gracias a una laboriosa intervención diplomática de Egipto– durante la cual no se lanzaron cohetes a diario contra Israel. Y cuando uno u otro ataque amenazó con alterar esa tregua, hasta en Jerusalén se insistió en tranquilizar a los ciudadanos asegurándoles que se trataba de un hecho aislado atribuible no a Hamás sino a pequeños grupos o islamistas solitarios. Y así habría seguido la historia si Hamás no se hubiera negado a prolongar la tregua más allá de los seis meses establecidos, comenta Peter Philipp, de Deutsche Welle, en su reportaje “Pocas oportunidades para la paz”.

Hamás justificó su decisión de romper el alto al fuego y dar inicio a la ofensiva con cohetes poco después, argumentando que, debido al bloqueo israelí, la situación humanitaria en Gaza no había mejorado sino todo lo contrario. Fue así como se llegó a la explosiva constelación que a su vez abrió un nuevo capítulo en la vieja historia de la crisis geopolítica del Medio Oriente: la puesta en peligro de la población civil israelí en el sur del país, la resucitación de la controversia –justo a tiempo para el período de campaña electoral– en torno a la decisión unilateral de retirarse de Gaza en 2005, los vestigios de la guerra del Líbano –un tema que aún no ha sido digerido del todo– y un proceso de paz que en gran parte ha fracasado, todo eso parece haberle creado la necesidad al gobierno de Israel de “poner las cosas en orden” en Gaza.

Gaza Angriff Israel

Intensos ataques.

Peter Phillip cierra su reportaje con un sombrío pronóstico: “La escalada de la violencia de los últimos días ha dejado víctimas no solamente en Gaza, sino también en el ámbito político de la región, y podría dejar sus rastros también en la política interior de Israel al ayudar a Benjamín Netanjahu –ex primer ministro de Israel y actual líder de la oposición– a ganar las próximas elecciones. Pero Netanjahu ya demostró en el pasado, nada menos que como jefe de gobierno, que un acuerdo de paz con los palestinos bajo su mandato es difícil de imaginar. De ser así, los chances de establecer la paz en el Medio Oriente se reducen, por mucho que Israel derrote a Hamas militarmente hablando”.

DW recomienda