Formación profesional dual: la experiencia mexicana | #MEX_MANIA | DW | 27.07.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

#MEX_MANIA

Formación profesional dual: la experiencia mexicana

En México, unas 150 empresas participan en el programa de formación profesional dual. Andreas Müller, vicepresidente de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, habla de los retos y del alcance del proyecto.

Deutsche Welle: Señor Müller, recientemente la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA) calificó de éxito la formación profesional dual en México. ¿Por qué?

Andreas Müller: Para nosotros es un éxito que se haya logrado juntar el sector privado con el público, es decir con el gobierno. Y es que, en muchos otros casos a nivel mundial, no funciona la implementación de la formación profesional dual porque el gobierno trata de impulsar el proyecto, pero el sector privado no se involucra.

¿Cuándo surgió la formación profesional dual en México?

La formación profesional dual existe desde hace tiempo en México. El Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP), por ejemplo, es uno de los subsistemas más importantes de la formación profesional en México. Creo que hace poco tiempo celebró sus treinta años. La gran diferencia es que es sobre todo una formación escolarizada, y no dentro de una entidad empresarial. Desde hace mucho tiempo hay también empresas alemanas en México que ofrecen una formación dual. Un gran ejemplo es el instituto de Volkswagen, que hace poco celebró sus cincuenta años. Tienen mucha experiencia en la implementación de la formación profesional dual, porque saben de primera mano cómo funciona en Alemania, pero nunca han trabajado con una institución educativa mexicana. Lo nuevo ahora es que estamos logrando unir el sector privado con el sector académico aquí en México.

¿Qué virtudes y carencias tiene el proyecto en México?

Andreas Müller, en entrevista con DW.

Andreas Müller, en entrevista con DW.

Una de las virtudes es que hay una apertura hacia las empresas. Hasta ahora las empresas no se habían involucrado realmente. Como consecuencia, en México hay una gran falta de técnicos. El país es bueno para formar ingenieros. En México se gradúan más o menos 100.000 ingenieros al año. Es una cantidad muy alta, por arriba de muchos países europeos. En Alemania, por ejemplo, se gradúan unos 40.000 al año. Pero, aparte de estos 40.000 ingenieros, tenemos en Alemania unos 40.000 técnicos, fruto de la formación profesional dual, y eso es algo que falta completamente en México.

Entonces, cuando los ingenieros salen de las universidades, las empresas los contratan para hacer trabajos técnicos. La expectativa de los jóvenes es otra. Ellos quieren trabajar como ingenieros, pero su formación muchas veces no es suficientemente buena para este tipo de trabajos. Entonces, lo que los jóvenes encuentran en el mercado laboral son trabajos técnicos, pero no están preparados para ellos. Hay una brecha en el mercado laboral y otra gran brecha entre las expectativas de los jóvenes cuando llegan al mercado laboral y la realidad de éste, que demanda muchísimo de los técnicos.

¿Cómo piensan fortalecer el sistema de formación profesional dual en México?

Nuestro enfoque consiste en traer estándares de competencia alemanes y explicar a las empresas cómo hacer una formación efectiva. Nosotros tenemos una herramienta básica, un llamado plan de rotación. Se definen puestos de aprendizaje con sus objetivos, quién es el responsable de transferir conocimiento, cuáles conocimientos tienen que ser transferidos. La empresa se compromete a cumplir ciertos estándares, y hay herramientas sistémicas para ello. Nosotros, como Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, hemos formado a cerca de 500 expertos en la transferencia de conocimientos. Ese es otro factor clave: dentro de las empresas debe haber personas que puedan transferir conocimiento.

Aquí puede seguir leyendo la entrevista.

DW recomienda