Firman acuerdo de paz en Sudán del Sur | El Mundo | DW | 10.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Firman acuerdo de paz en Sudán del Sur

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, firmó un acuerdo de paz con su rival, el exvicepresidente Riek Machar, tras cinco meses de violentos enfrentamientos en el país. El conflicto deja 1,3 millones de desplazados.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, firmó un acuerdo de paz con su rival, el exvicepresidente Riek Machar, tras cinco meses de violentos enfrentamientos en el país. Ambos se reunieron este viernes (9.5.2014) en la capital de Etiopía, Adís Abeba, para mantener las primeras conversaciones directas tras el inicio de los combates. El convenio prevé, entre otras cosas, la inmediata interrupción de los actos violentos y la conformación de un “Gobierno transicional de unidad nacional”.

1,3 millones de desplazados

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un campo de refugiados internos de Sudán del Sur.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en un campo de refugiados internos de Sudán del Sur.

El acuerdo también contempla garantizarle a 1,3 millones de desplazados el acceso a la ayuda humanitaria. Toby Lanzer, el funcionario de la ONU a cargo de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en la República de Sudán del Sur (UNMISS, sus siglas en inglés), aprovechó la firma de este pacto de paz para pedirle tanto al Gobierno como a los rebeldes que faciliten el transporte de la ayuda humanitaria, desmontando las obstáculos colocados en carreteras y ríos.

Los detalles de la implementación del acuerdo serán elaborados en los próximos días por delegaciones de ambas partes. Kiir y Machar se volverán a reunir en 30 días. Las delegaciones de ambos bandos negociaban desde hace meses en busca de una solución al conflicto. Kiir y Machar accedieron a mantener un encuentro directo después de hablar la semana pasada con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Las negociaciones en Adís Abeba fueron lideradas por el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn, quien preside actualmente la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo (IGAD) de África Oriental, esta instancia actúa como mediadora en el conflicto desde hace meses. “Estaremos atentos a Sudán del Sur. No permitiremos que el país sufra la guerra una vez más”, señaló Desalegn al ser consultado sobre la prometedora tregua.

La restauración por venir

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir (derecha), junto al secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir (derecha), junto al secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

No obstante, los analistas creen que la restauración de la paz y el orden será muy difícil en Sudán del Sur. A pesar del alto el fuego negociado en enero de 2014, los enfrentamientos entre las tropas del Gobierno y los rebeldes continuaron, sobre todo en los estados del noreste del país, ricos en petróleo. El conflicto en Sudán del Sur estalló en julio, cuando Kiir despidió a Machar y a todo su Gabinete. La lucha de poder entre ambos rivales políticos se volvió violenta a mediados de diciembre.

El año 2013 culminó con enfrentamientos dentro de la guardia presidencial entre miembros del grupo étnico del presidente, los dinkas, y miembros del grupo étnico de Machar, los nuers. Los combates se extendieron rápidamente al resto del país. El conflicto ha dejado miles de muertos y al menos un millón de desplazados. Los expertos temen una catástrofe humanitaria en el país, que se independizó de Sudán en 2011. El jueves (8.5.2014) se denunciaron crímenes de lesa humanidad en ese joven Estado.

Amnistía Internacional sostiene que en Sudán del Sur se están perpetrando brutales ataques contra la población civil por motivos étnicos. “Niños y mujeres embarazadas son víctimas de violaciones, mientras que personas mayores y desamparadas son atacadas a tiros en sus camas de hospital”, indicó un informe de la organización de derechos humanos.

ERC ( dpa / AP )

DW recomienda

Publicidad