Firma holandesa paga multa millonaria a Guatemala | Europa al día | DW | 28.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Firma holandesa paga multa millonaria a Guatemala

La empresa holandesa APM Terminals pagó al Estado de Guatemala 32,7 millones de dólares en concepto de reparación civil, debido a que su filial Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) es el eje de una trama de corrupción millonaria. En un comunicado, la entidad indicó este martes (27.09.2016) que esta trasferencia se realizó esta semana y que corresponde al acuerdo establecido en el Memorándum de Entendimiento firmado con el Gobierno de Guatemala, en el que se recogía un pago de 43,2 millones de dólares.

Las cláusulas señalaban que en los primeros 15 días después de la rúbrica del documento, que se produjo el pasado 13 de septiembre, APM debía hacer este primer depósito, que estará disponible desde que el Congreso apruebe el acuerdo de concesión, que aún está pendiente de ser conocido por el pleno.

Los 10,5 millones de dólares restantes se pagarán durante el período de vigencia de la concesión pendiente de aprobación en forma "de una inversión” a través de proyectos de desarrollo social para el mejoramiento de comunidades aledañas a la terminal, ubicada en el departamento de Escuintla, en materia de salud o educación.

APM Terminals es dueña del 85 por ciento de TCQ, que administra la terminal y las obras de ampliación del Puerto Quetzal, la mayor portuaria de Guatemala, mientras que el otro 15 por ciento es propiedad de la Corporación Financiera Internacional (IFC), entidad del Grupo Banco Mundial. La ampliación del puerto, en el departamento sureño de Escuintla, se produjo a través de un usufructo entre TCQ y la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), los que firmaron un contrato por 25 años prorrogables por un terreno de unas 34 hectáreas.

Este es el eje de una trama de corrupción supuestamente liderada por el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quienes exigían el pago de un soborno de unos 30 millones de dólares para la adjudicación del proyecto, de los que 24,5 estaban destinados a los socios locales (entre ellos los dos exfuncionarios), a unos socios argentinos y 500.000 dólares para gastos. (EFE)

ADVERTISEMENT