Filipinas: niegan que mortal campaña anti-drogas sea “genocidio” | El Mundo | DW | 29.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Filipinas: niegan que mortal campaña anti-drogas sea “genocidio”

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, negó que su brutal campaña contra el narcotráfico, que ha dejado ya más de 1.000 muertos, sea un acto de genocidio y se mostró dispuesto a ir a prisión por los asesinatos.

Ronald Dela Rosa, jefe de la Policía de Filipinas.

Ronald Dela Rosa, jefe de la Policía de Filipinas.

Duterte ignoró las advertencias de expertos defensores de los derechos humanos de que podría considerársele responsable de crímenes contra la humanidad en la guerra contra el comercio ilegal de drogas y se defendió aduciendo que no ha matado ni a mujeres ni a niños.

"Deben de estar locos. ¿Genocidio? Estoy luchando contra criminales", dijo en un discurso coincidiendo con el Día de los Héroes Nacionales. "No he matado a niños. No he lanzado bombas barril como (el presidente sirio, Bashar) Al Assad y los idiotas (del autoproclamado Estado Islámico), no he quemado a mujeres por negarse a tener relaciones sexuales", dijo.

Según las estadísticas de la Policía, al menos 771 sospechosos de implicación en el negocio de las drogas han sido asesinados en operaciones de la Policía entre el 1 de julio y el 25 de agosto. En total, 1.100 personas habrían muerto en ese lapso, pero no todos los casos se pudieron relacionar directamente con las drogas.

Duterte: “Iré a la cárcel por ustedes”

El presidente, de 71 años, apodado "el castigador" por su dura línea contra el crimen, aseguró todo su apoyo a la Policía y el Ejército en su lucha contra el narcotráfico. "No se preocupen", dijo. "(...) ustedes no deben preocuparse por una responsabilidad penal. E iré a la cárcel por ustedes. Asumo la completa responsabilidad legal".

Agnes Callamard, la relatora especial de la ONU para las ejecuciones sumarias, condenó hace días los asesinatos y llamó a Duterte a dar pasos para ponerles freno. "El derecho de combatir el narcotráfico ilegal no exime al Gobierno de sus obligaciones legales internacionales y no protege a los actores estatales o a otros de su responsabilidad por los asesinatos ilegales", señaló.

JOV (dpa, hrw)

DW recomienda

Publicidad