Faltan sacerdotes y desaparecen parroquias de la Iglesia Católica en Alemania | Alemania | DW | 22.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Faltan sacerdotes y desaparecen parroquias de la Iglesia Católica en Alemania

La Iglesia católica en Alemania se encuentra en estado de convulsión. Debido a la escasez de sacerdotes, pronto habrá muchas menos parroquias, incluso en Colonia, una de las diócesis más ricas del mundo.

La Bonner Münster, en el centro de Bonn.

La Bonner Münster, en el centro de Bonn.

A sus 53 años, Wolfgang Picken es todavía uno de varios pastores católicos en el centro de Bonn. Como deán de la ciudad, es el rostro más destacado de la iglesia en la antigua capital federal. Pero, desde la Bonner Münster, y según los planes de la Arquidiócesis de Colonia, Picken pronto será responsable de muchas más iglesias que antes. Será un "cambio loco", dice a DW.

Roma no cede: un sacerdote tiene que dirigir

'Reforma estructural' es ahora un concepto clave para la Iglesia católica. En vista del número decreciente de clérigos activos y la previsible disminución de los ingresos fiscales de la Iglesia, las diócesis se están reposicionando.

Wolfgang Picken, deán de Bonn

Wolfgang Picken, deán de Bonn.

La Arquidiócesis de Colonia, que es la diócesis con el mayor número de miembros en Alemania y una de las más ricas del mundo, quiere convertir a alrededor de 500 parroquias en unas 50 grandes congregaciones para 2030, cada una encabezada por un sacerdote. Colonia es el ejemplo más destacado hasta ahora.

El desmantelamiento de estructuras es la consecuencia más clara de la escasez de sacerdotes que afecta a la Iglesia católica en Alemania desde hace años. Los funcionarios eclesiásticos han abordado internamente el tema todo este tiempo. Pero, desde este año, el debate es cada vez más amplio. Cuando los obispos alemanes celebren su sesión plenaria de otoño en Fulda, esta semana, seguramente debatirán también el tema. Es una pieza del rompecabezas que lleva de la crisis de la Iglesia a la imaginación de su futuro, lidiando con escándalos de abusos y debates con Roma.

Ya en julio, una declaración del Vaticano sobre la reforma estructural causó irritación entre muchos obispos alemanes. La Congregación para el Clero insistió en que las congregaciones de la Iglesia deben ser dirigidas por un sacerdote siempre, en claro rechazo a cualquier intento de confiar el liderazgo de las parroquias a equipos de sacerdotes y laicos en igualdad de derechos. Pero el número de sacerdotes sigue disminuyendo, y las parroquias son cada vez más grandes. La administración es un frente; y la labor pastoral, otro.

En la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, antes de la pandemia de coronavirus, las misas siempre estaban llenas. Aquí hay suficientes sacerdotes.

En la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, antes de la pandemia de coronavirus, las misas siempre estaban llenas. Aquí hay suficientes sacerdotes.

"Irreal y absurdo"

El presidente del Comité Central de los Católicos Alemanes, Thomas Sternberg, ha dicho que, tras leer las instrucciones tuvo que "tragar en seco. Entonces, me dije: esto es, en parte, tan irreal y absurdo". Y hasta los obispos fueron igualmente claros. El arzobispo de Bamberg, Ludwig Schick, un abogado canónico, calificó la carta de "teológicamente deficiente". Y habló de que hacía "más mal que bien".

La diócesis de Trier es la que más años lleva trabajando en la reforma estructural. Una propuesta ya le fue anulada por el Vaticano en 2019. Disponía convertir sus 887 parroquias en 35 grandes parroquias, bajo el liderazgo de un equipo de sacerdotes y laicos. Tras el veto romano, se establecerán 172 asociaciones, cada una dirigida por un pastor.

La diócesis de Mainz, por su parte, quiere convertir 134 unidades de atención pastoral en 50 parroquias para el 2030, cada una igualmente con un pastor. Se "encontrarán formas adecuadas de compartir la responsabilidad", dice el obispo Peter Kohlgraf.

Casi 70 obispos pertenecen a la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal.

Casi 70 obispos pertenecen a la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal.

Más distancia de la Iglesia

Puede ser que los aparatos administrativos ya no sean necesarios como resultado de asociaciones comunitarias más grandes. Pero el camino de los creyentes a la misa dominical se está alargando. La distancia a la iglesia local está creciendo. Esto tiene implicaciones para las comunidades. Así como para el panorama social en Alemania, más allá de la Iglesia.

En entrevista con DW, el director general de la Asociación Alemana de Ciudades y Municipios, Gerd Landsberg, se refiere a todo lo que hacen las iglesias en el ámbito social, desde las guarderías hasta el trabajo juvenil y las ofertas de integración a los hogares de ancianos.

Llama a las iglesias a acercarse a sus miembros y tomar en serio sus preocupaciones. Es de temer que las ciudades y comunidades no puedan llevar a cabo "por su cuenta" muchos de los servicios que hoy brinda la iglesia, financiados en parte por el impuesto eclesiástico recaudado por el Estado. El Gobierno federal y los regionales tendrán que ayudar: "Si esto realmente sucede, en unos años necesitaremos una estructura social diferente", advierte.

Frustración en la base

Muchos representantes de la base eclesiástica observan "muy críticamente" los planes de reforma. En su opinión, todo está relacionado: la frustración de las bases y su abandono de la Iglesia, el rigor romano y la orientación de la institución hacia los sacerdotes. "Al final, el resultado es una Iglesia a la medida de la Iglesia", dice Susanne Ludewig, católica de Kassel y miembro del equipo nacional del movimiento "Somos Iglesia".

Muchos católicos que han alcanzado la mayoría de edad en los últimos años y décadas quieren experimentar la Iglesia y la congregación en sus comunidades: "Pero si tienen que conducir 50 kilómetros para llegar a misa, esto no tiene futuro", lamenta Ludewig.

Hace años que las manifestaciones de los grupos de base acompañan las reuniones de los obispos.

Hace años que las manifestaciones de los grupos de base acompañan las reuniones de los obispos.

"Somos Iglesia" y el movimiento "María 2.0" se manifiestan por más coraje para la reforma de la Iglesia. Relacionan la escasez de sacerdotes con la obligación al celibato e instan a una apertura fundamental.

En la búsqueda de nuevas condiciones marco para las parroquias, el deán de la ciudad de Bonn, Picken, por su parte, señala a "estructuras que ya nos son familiares". En algunas regiones de Asia, África y América Latina, recuerda, hace mucho que hay parroquias y un cristianismo vivo sin sacerdotes y sin grandes recursos económicos.

(rml/cp)

Ver el video 03:00

El compromiso de la Iglesia alemana ante la pederastia

DW recomienda