Faltan maestros en las escuelas alemanas | Alemania | DW | 28.08.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Faltan maestros en las escuelas alemanas

Varios factores han propiciado una escasez de personal docente en Alemania. Expertos señalan que no se había registrado una carencia tan dramática desde hacía tres décadas. En total faltan aproximadamente 40.000 maestros

Durante meses, alentados por políticos cuyos discursos imitan el estilo provocador de los populistas de derecha, los medios de Alemania abordaron la concesión de asilo a refugiados y la integración cultural de los extranjeros y sus descendientes en su territorio como si esas fueran las principales fuentes de preocupación de la sociedad germana. Hace algunas semanas, sondeos de opinión revelaron que las inquietudes de la población giraban preponderantemente en torno a otros temas: la pobreza y la desigualdad socioeconómica, el desempleo, la seguridad social, la violencia criminal y la corrupción administrativa. También causa alarma el estado de la educación en la primera potencia financiera de la Unión Europea. Y no es para menos.

La prensa reporta que –aún sin considerar los flujos migratorios más recientes– el aumento de la tasa de natalidad entre los habitantes de Alemania, la jubilación de una generación numerosa de maestros y profesores, la falta de inversión pública y privada en el sistema educativo, y los requisitos para acceder a los programas de formación pedagógica en las universidades han propiciado una escasez de personal docente. "No habíamos registrado una carencia tan dramática desde hacía tres décadas. En total nos faltan 40.000 docentes”, comentó Heinz-Peter Meidinger, presidente de la Federación Alemana de Maestros (DL), tras el reinicio de las clases. Desde luego, las escuelas con más vacantes son aquellas donde los sueldos son más bajos.

Symbolbild Schulbildung für Flüchtlingskinder (picture-alliance/dpa/D. Karmann)

En algunos casos, el vacío está siendo llenado temporalmente por docentes novatos y jubilados.

Neófitos al rescate

Las escuelas primarias, las de formación profesional y aquellas que enseñan a los niños y jóvenes con discapacidades cognitivas tienen problemas para contratar personal nuevo. Lo mismo vale para los centros educativos de las zonas rurales de Alemania y de los distritos más pobres de grandes urbes como Berlín. "Nuestro país se encamina gradualmente hacia una emergencia educativa”, señaló este lunes (27.8.2018) el político democristiano Volker Kauder al ser consultado por la agencia de noticias alemana, dpa. En algunos casos, el vacío está siendo llenado temporalmente por docentes novatos y jubilados; en otros, se ha recurrido a personas con títulos universitarios, pero sin formación previa para educar a otros.

En Renania del Norte-Westfalia se apuesta a que, tras dos años de teoría y práctica, esos Quereinsteiger (neófitos provenientes de otros campos) puedan convertirse en maestros cualificados. Esa es una noción controversial en Alemania, donde se exigen diplomas y títulos de maestría para el ejercicio de oficios que en otros países pueden ser practicados sin credencial alguna. En 2013, los ministros de Educación de los dieciséis Estados alemanes acordaron permitir que personas sin experiencia en la enseñanza fueran empleadas como docentes, pero sólo en última instancia y de manera provisional. Hoy, un lustro más tarde, esa respuesta al problema se ha transformado en una solución a largo plazo, advirtió Udo Beckmann en entrevista con la estación de TV ZDF.

Symbolbild - Lehrer - Überfoderung (Imago/photothek/U. Grabowsky)

Las escuelas con más vacantes son aquellas donde los sueldos son más bajos.

Tiempo y calidad de formación

El sindicato Federación Educación y Crianza (VBE), dirigido por Beckmann, ha exigido que se estandarice la formación de quienes se unen de golpe a las filas de los maestros y profesores. Bajo las apremiantes circunstancias descritas, unas 4.400 personas fueron entrenadas en 2017 para cubrir puestos desocupados; la mayoría de ellas se concentran en Renania del Norte-Westfalia (800), Sajonia (1.100) y Berlín (1.270). Los últimos dos Estados alemanes son los más desesperados por la falta de docentes en las escuelas, pero son también los que menos seguridad laboral ofrecen. En la mayoría de los otros Estados federados, los maestros son funcionarios públicos con contratos permanentes y beneficios atractivos.

En Alemania abundan los críticos de estas medidas. Uno de ellos, Jörg Ramseger, profesor emérito de Pedagogía Primaria, arguye que quienes llegan a la enseñanza sin transitar la ruta tradicional no tienen tiempo para confirmar si tienen la vocación para el trabajo. "En la universidad, los estudiantes tienen cinco años para entender cómo piensan los niños, cómo aprenden y cómo se influye sobre los entornos de aprendizaje moderno”, esgrimió el experto en conversación con el diario berlinés Der Tagesspiegel. Por su parte, Peter Struck, exmaestro y profesor de Educación en la Universidad de Hamburgo, refutó el planteamiento de Ramseger, alegando que exigencias demasiado altas han derivado en la actual escasez de docentes.

Quienes aspiran a ser maestros y profesores deben tener un cuadro de calificaciones casi perfecto en numerosas cátedras para poder ser aceptados en programas de formación pedagógica que duran entre siete y ocho años, reprochó Struck al ser entrevistado por el semanario Die Zeit. Un estudio reciente de la Fundación Bertelsmann, estima en 105.000 la cifra de docentes que deberían ser contratados de aquí a 2025 para poder satisfacer las necesidades de las escuelas primarias alemanas y que, en ese lapso, un máximo de 70.000 personas con título universitario podría empezar a llenar los vacíos. Si esas cifras se convierten en realidad, los neófitos dejarán de ser una rareza en las escuelas germanas.

Nancy Isenson (ERC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad