Fútbol francés: huelga contra impuesto a los ricos | Europa | DW | 24.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Fútbol francés: huelga contra impuesto a los ricos

El fútbol profesional francés anunció una huelga en señal de protesta contra el futuro impuesto a los ricos, que llegará al 75 por ciento de los ingresos.

Los partidos de las jornadas del 29 de noviembre y 2 de diciembre no se jugaran, según comunicó el jueves (24.10.2013) hoy el presidente de la Asociación de Clubes, Jean-Pierre Louvel, tras una asamblea general extraordinaria en París.

"Será un fin de semana sin fútbol y con un día de puertas abiertas de los clubes", explicó Louvel.

Si se mantiene el paro, sería el primero que vive el fútbol francés desde 1972.

La convocatoria de huelga se produce a una semana de que el mundo del fútbol sea recibido por el presidente, François Hollande, artífice de ese nuevo impuesto.

"Esta medida supone la muerte del fútbol francés, nos condena a un fútbol de tercera categoría en Europa", señaló Louvel, que señaló que el mundo del fútbol "siempre ha pagado, pero ya no puede pagar más".

Como se comprometió durante la campaña electoral, Hollande puso una tasa del 75 por ciento a los salarios de más de un millón de euros, con un tope del 5 % de la facturación de las empresas.

Ese impuesto afecta a todas las sociedades, pero el mundo del fútbol considera que es particularmente dañino para ellos, ya que supone una desventaja con respecto a sus competidores de otros países.

Han calculado que el nuevo impuesto les costará 44 millones de euros, 20 millones solo para el París Saint-Germain. El Mónaco, el otro club que paga salarios más altos, no debe afrontar esta nueva tasa al estar sujeto a la fiscalidad del Principado, mucho más benevolente.

El Olympique de Marsella pagaría 8 millones y el Lyon y el Lille unos 5, mientras que al Girondins de Burdeos le costaría 4 millones.

Los dirigentes del fútbol consideran que la tasa debilitaría todavía más su situación económica, muy crítica en algunos casos, como el del Lille, ya al borde de la quiebra.

PK/ dpa, efe

Publicidad