Extremistas de derecha en la Bundeswehr | Alemania | DW | 19.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Extremistas de derecha en la Bundeswehr

El servicio secreto militar alemán dio a conocer que en 2012 hubo 400 sospechas de extremismo en la Bundeswehr. ¿Se está filtrando el terror de derecha en el Ejército?

Los tres servicios de inteligencia alemanes están pasando por una época difícil. Se presume que el Servicio Secreto (BND) no solo tenía conocimiento del programa de espionaje “Prism” sino que, además, utilizó los datos recogidos por este. Además, a la Oficina de Protección a la Constitución se la acusa de no haber investigado lo suficiente y de no haber actuado con la suficiente transparencia en el esclarecimiento de los crímenes cometidos por la célula neonazi NSU. El Servicio Secreto Militar (MAD), por su parte, está en la picota por haber intentado, supuestamente, captar el terrorista de ultraderecha Uwe Mundlos como informante, según publicaron diarios alemanes, pero el Ejército lo desmiente. Sin embargo, el interrogante acerca de la existencia de extremistas de derecha en la Bundeswehr sigue abierto.

“Manejo de armas” interesa a la extrema derecha

En una entrevista con la emisora alemana Deutschlandfunk, el jefe del MAD, Ulrich Birkenheier, señaló que en el Servicio Secreto Militar investigó a cerca de 400 sospechosos de extremismo en 2012 dentro las filas del Ejército. De ellos, 300 tenían un trasfondo de extrema derecha y 50 eran de trasfondo islamista.

El foco está puesto en la ultraderecha porque los jóvenes de 18 a 25 años de la escena neonazi "demuestran un gran interés en aprender a manejar las armas”, dice Birkenheier. Ulrich Kirsch, director de la Asociación Alemana del Ejército, es decir, del sindicato que agrupa a los militares, confirma esa apreciación: “He tenido algunas malas experiencias, y hasta me han amenazado de manera personal”, dijo Kirsch a la emisora WDR, sin entrar en detalles “para no animar a que se produzcan más actos de ese tipo”.

400 casos y 40 extremistas detectados por año

El número de casos de extrema derecha en el Ejército en 2012 llama aún más la atención si se tiene en cuenta que el promedio de extremistas detectados es de 40 personas, según informó la Bundeswehr a Deutsche Welle. De acuerdo con informaciones del portavoz del Ejército, Ludger Terbrüggen, no se cuenta con datos sobre los últimos diez años, ya que los datos se borran después de cinco años. Un comunicado escrito del Ejército informa, asimismo, que “es incorrecto deducir que este aumento de casos de extremismo se debe a cambios en el proceso de verificación".

Según Terbrüggen, se debe diferenciar claramente entre casos sospechosos y casos de extremismo confirmados. “La cantidad de casos no se ha modificado de manera significativa en los últimos años”, asegura, y añade que los soldados identificados como extremistas provienen de todas las capas sociales. Pero si se comparan las cifras de la Bundeswehr, se llega a un resultado sorprendente: de cerca de 400 sospechas y de 40 casos confirmados, cada uno de sus protagonistas debería haber despertado sospechas diez veces. A eso, el Ejército señaló en dicho comunicado que elgunas de las sospechas resultaron ser infundadas, y algunas de esas personas eran reincidentes.

Servicios secretos del Ejército quieren más participación

Dado que los servicios de inteligencia militares solo pueden entrar en acción si el sospechoso es un soldado, un empleado o un funcionario del Ejército, el jefe del MAD, Ulrich Birkenheier, quiere que su organización participe desde el comienzo, es decir, desde el proceso de selección de personal.

El experto en Defensa del Partido Socialdemócrata alemán Rainer Arnold advierte sobre una duplicación de responsabilidades: “No creo que es correcto que el MAD tenga derecho a investigar a candidatos a puestos en el Ejército. Para eso está la Oficina de Protección a la Constitución”. Según Stefan Hansen, director del Instituto de Políticas de Seguridad, con sede en Kiel, las Fuerzas Armadas de países democráticos siempre fueron y serán un “espejo de la sociedad”, ya que reflejan los problemas de esta.

Al respecto, un estudio de la Fundación Friedrich Ebert reveló en 2012 que un nueve por ciento de los alemanes se orienta hacia la extrema derecha. Pero en lo que respecta al Ejército, Stefan Hansen aclara que esa institución somete a los candidatos a un estricto proceso de selección de varias etapas, y que los soldados son controlados doblemente: dentro del Ejército, a través del Servicio Secreto Militar, y fuera de él, por parte de la Oficina de Protección a la Constitución.

Autora: Johanna Schmeller/ CP

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda

Publicidad