Exportaciones de armas: entre dos frentes | Alemania | DW | 29.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Exportaciones de armas: entre dos frentes

Sigmar Gabriel, el ministro alemán de Economía, quiere reducir las exportaciones alemanas de armas. En el Gobierno de coalición se enfrenta, sin embargo con resistencias. Y la industria teme pérdidas de mercados.

“Aspiramos a un régimen de exportaciones de armas que se oriente nuevamente por los principios básicos del Gobierno alemán”, dijo Gabriel, presidente del SPD y vicecanciller federal, en una reciente entrevista en la TV alemana. Esos principios incluyen que los efectos para el mercado laboral, es decir, una posible eliminación de puestos de trabajo, no pueden desempeñar un papel decisivo en la exportación de armamento.

Fue un claro mensaje a CDU/CSU, los socios de coalición. Gabriel está “absolutamente convencido de que la política de exportación de armamento no es un instrumento de la política económica”, dijo su portavoz el lunes (28.07.2014), respondiendo indirectamente a críticas de filas social y democristianas.

Sigmar Gabriel.

Sigmar Gabriel.

Horst Seehofer, presidente de la CSU, había criticado el fin de semana duramente a Gabriel, afirmando que este ha interrumpido de hecho la exportación de armas, sin plan y sin claros objetivos. Además acusó al ministro de Economía de agudizar los problemas de la industria del armamento y exigió tener en consideración también los intereses de seguridad y económicos de Alemania.

Preocupación en el sector del armamento

La línea de Gabriel despierta preocupaciones también en el sector alemán del armamento. Muchos países de la UE y la OTAN gastan cada vez menos en defensa y compran bienes militares nacionales. La exportación a países fuera de la UE y la OTAN genera por ello un creciente porcentaje de la facturación de muchas empresas.

En 2013, más del 60 por ciento de las exportaciones de bienes militares tuvo como destino a terceros países, tales como Arabia Saudí, Indonesia y Argelia. Las ventas a esos países son, sin embargo, controvertidas, ya que la exportación de armas a regiones en crisis o países cuyos Gobiernos oprimen con ellas su propia población está prohibida. Y, según críticos, ese es el caso en muchos países destinatarios de las ventas de armas alemanas.

A esos países no deben exportarse armas, dice Gabriel, “a menos que particulares intereses alemanes de seguridad posibiliten hacer una excepción; en el pasado, CDU/CSU han transformado las excepciones en una regla”.

Según el sector de armamentos, en el ministerio de Economía se acumulan las solicitudes de exportación de munición, tanques y armas, sin que se las procese. En todos los casos se trata de ventas a terceros países.

Claro no a las exportaciones a Rusia

El portavoz de Gabriel rechazó las quejas: “No se acumulan más solicitudes que antes”. Agregó que él no tiene conocimiento de que las empresas consideren que el proceso de autorización lleve demasiado tiempo y subrayó que es necesario analizar detalladamente las solicitudes para no exponerse a críticas de no poner el suficiente celo.

En un caso actual, el Gobierno federal ya se decidió, sin embargo, contra el cumplimiento de un contrato: el envío de partes de un centro de pruebas de combate por parte de la empresa Rheinmetall a Rusia fue suspendido, en acuerdo con la propia empresa, a comienzos de la crisis de Ucrania.

También el sector del armamento apoya sanciones contra Rusia y un embargo a la venta de armas a ese país en la situación actual, dijo Georg Adamowitsch, director de la Asociación de la Industria de Seguridad y Defensa de Alemania en una entrevista radiofónica hoy (29.07.2014).

Publicidad