Expansión rusa en el Mediterráneo: ¿Se convertirá Libia en la nueva Siria de Putin? | El Mundo | DW | 23.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Expansión rusa en el Mediterráneo: ¿Se convertirá Libia en la nueva Siria de Putin?

Rusia tiene ahora presencia militar en Libia, desde hace unas semanas. Moscú tiene intereses muy específicos allí.

Milicionarios del general Haftar, asentado en Benghazi, que lucha contra el gobierno de Libia.

Milicionarios del general Haftar.

Alemania está planeando una conferencia internacional sobre Libia en enero de 2020 para apoyar una solución política con  la mediación de las Naciones Unidas. Pero ni Moscú ni Ankara, actores claves en el conflicto, han aceptado hasta este 23 de diciembre, oficialmente la invitación, si bien se piensa que aún podrían hacerlo.

En Libia tiene lugar una guerra con muchos y difusos frentes que son difíciles identificar, dice Andreas Dittmann, profesor  del Instituto de Geografía de la Universidad de Gießen. "La situación es complicada porque hay una guerra subsidiaria dentro de una guerra subsidiaria", dice.

Los mercenarios del grupo "Wagner"

Desde septiembre de este año, según la revista Foreign Policy, Rusia se ha involucrado en esta guerra. Su corresponsal informa de la llegada de más de cien mercenarios del llamado "grupo Wagner", una unidad bien entrenada, según la revista, que cita al comandante libio Mohammed al-Darrat, que lucha por el "Gobierno de Entendimiento Nacional", dirigido por el Primer Ministro Fayiz as-Sarradsch. Según al-Darrat, demuestran una profesionalidad nunca antes había vista y son responsables del 30% de las muertes de hombres de su unidad.

El presidente turco, Tayyip Recep Erdogan, se remitió a estas tropas a principios de diciembre cuando dijo que su país estaba listo para enviar tropas a Libia si el gobierno Sarradsch se lo pedía. Rusia negó la existencia de esta fuerza, pero Erdogan no se mostró convencido. "Hay una compañía de seguridad de Rusia llamada Wagner. Han enviado a su personal de seguridad allí (a Libia)", dijo Erdogan, según medios.

La fuerza mercenaria está luchando del lado del general Haftar, el hombre fuerte del "contra-gobierno" libio que reside en el Este del país, que se ve a sí mismo como legítimo representante de la población libia. Haftar, que estudió en Moscú y vivió en Estados Unidos durante años, también contó con el apoyo del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, hasta el otoño de 2019.

En noviembre, sin embargo, una delegación de Washington, encabezada por el embajador de Estados Unidos en Libia, Richard Norland, lo instó a abandonar su ofensiva hacia Trípoli porque, "a Estados Unidos le preocupa la explotación rusa del conflicto a expensas del pueblo libio".

Los intereses de Moscú

Putin supone aparentemente que el general Haftar, quien es apoyado por algunos Estados del Golfo pero también por Francia, prevalecerá, en última instancia. Sus tropas han controlado casi todos los importantes campos petroleros de Libia desde 2016. La compañía rusa Tatneft ya está activa en la cuenca de Ghadames, que es reclamada por ambos gobiernos, en el extremo oeste del país.

Si Moscú llega a desempeñar un papel más importante en el sector petrolero libio, tendría una enorme influencia en el mercado energético internacional que también podría utilizar políticamente. Lo mismo vale para los movimientos migratorios. Libia es un punto de acceso crucial en África: una gran parte de las migrantes que avanza hacia Europa pasa por Libia. Si Moscú pudiera controlar estos movimientos, también sería un actor inevitable en este problema tan importante para Europa.

Europa titubea

Europa es sorprendentemente cautelosa en este caso, según el historiador Adel al-Latifi, docente de la Universidad de París. "Esta vacilación en Europa no es nueva. Se pudo ver antes en Siria, e incluso en Ucrania. Y Ucrania está mucho más cerca de Europa", dijo al-Latifi a DW. "Además, Europa no está de acuerdo con respecto a Libia. Italia está comprometida con el gobierno en Tobruk, mientras que Francia apoya al general Haftar".

Mientras Francia, Italia y Europa en su conjunto no se ponen aún de acuerdo frente a cómo proceder en el caso libio, Alemania apuesta a la diplomacia. Al tiempo que Rusia y Turquía prefieren hacer valer sus intereses en la misma Libia.

(jov/dz)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda