Exhumación de Neruda: “Vale la pena intentarlo” | América Latina | DW | 17.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Exhumación de Neruda: “Vale la pena intentarlo”

La alemana Alexandra Manescu, representante de Cruz Roja en el proceso, cuenta detalles de la investigación sobre las verdaderas causas del deceso del Premio Nobel.

default

Alexandra Manescu, de la Cruz Roja.

En mayo de 2011, Manuel Araya conversó con la revista mexicana Proceso. Araya, exchofer del poeta chileno Pablo Neruda, contó que él creía que la muerte del Premio Nobel de Literatura tenía que ver con razones políticas más que médicas. Si bien Neruda padecía cáncer, Araya expresó que a su juicio el poeta murió asesinado con una inyección que le aplicó un médico y no debido a un empeoramiento de su enfermedad.

En noviembre del mismo año Araya fue interrogado por el juez Mario Carroza, que lleva la causa que busca determinar las verdaderas razones de la muerte de Neruda, un comunista apasionado y partidario del depuesto presidente Salvador Allende. El poeta murió el 23 de septiembre de 1973, apenas doce días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet, luego de ser trasladado a Santiago para ser atendido en la clínica Santa María, donde años más tarde murió en misteriosas circunstancias el expresidente Eduardo Frei Montalva.

Independencia e imparcialidad

La tumba de Pablo Neruda, en Isla Negra.

La tumba de Pablo Neruda, en Isla Negra.

En ese contexto se explica el interés que ha generado la exhumación del cuerpo de Neruda. La alemana Alexandra Manescu trabaja para el Comité Internacional de Cruz Roja y estuvo presente el 8 de abril de 2013 cuando el cuerpo de Neruda fue exhumado en Isla Negra, donde sus restos descansan junto a los de su tercera esposa, Matilde Urrutia. algunas muestras de los restos del artista serán analizadas en Estados Unidos.

Manescu cuenta a Deutsche Welle que ella forma parte del equipo en su condición de representante de Cruz Roja. “Tenemos entendido que las autoridades chilenas decidieron involucrar expertos internacionales en este proceso por razones de independencia e imparcialidad. Mi rol fue el de acompañar a las familias, observar que todos procedimientos respeten los derechos de las familias y la dignidad del fallecido”, explica Manescu.

Experiencia en casos similares

La Cruz Roja tuvo a dos representantes en el proceso. Junto a Manescu estuvo el médico forense y antropólogo Morris Tid-ball, quien se encargó de observar que las pericias se desarrollaran de acuerdo a los estándares profesionales. Qué tan probable sea encontrar algo para aclarar la causa de la muerte de una persona que falleció hace casi 40 años es algo que está por verse, aunque Manescu explica que “se parte de la base de que es posible y de que vale la pena intentarlo, aunque sea difícil”.

La alemana explica que la presencia de Cruz Roja en el proceso “fue solicitada por los familiares de Pablo Neruda y por el Servicio Médico Legal de Chile. Nosotros queremos asegurar que la voluntad de la familia sea respetada durante todo el proceso y que la exhumación sea realizada de acuerdo con los estándares internacionales”. Añade que “desde el 2006 hemos  apoyado a autoridades y especialistas chilenos en la identificación de los restos de víctimas de violaciones de derechos humanos durante el régimen militar, de víctimas del terremoto de 2010, así como en un proceso similar en la exhumación del expresidente Salvador Allende, en 2011”.

Uno de los mayores poetas del siglo XX

La exhumación de Neruda generó interés en Chile, pues de ser ciertas las sospechas, se estaría en presencia de un homicidio de repercusión internacional. Por eso las autoridades han sido especialmente cuidadosas en prestar todas las garantías necesarias. “Hemos tenido toda la libertad para cumplir con nuestro trabajo y contamos con todas las condiciones necesarias, así como un fácil acceso a las autoridades involucradas cuando necesario. La exhumación incluyó a los familiares y en todo momento se ha respetado la dignidad de la familia y del poeta”, aclara Manescu.

La funcionaria de Cruz Roja, quien cuenta que leyó en alemán el “Canto general” de Neruda hace unos 15 años y que antes de entrar al proceso leyó la autobiografía del autor chileno (“Confieso que he vivido”), dice que todos en el proceso “estamos muy conscientes de que se trata de uno de los más grandes poetas del siglo XX”. Pero, más allá de ese dato, afirma que “cualquiera que sea el resultado de las pericias, el objetivo es llegar a éste de manera independiente, imparcial y transparente, siguiendo las normas y estándares científicos internacionales”.

Autor: Diego Zúñiga

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda