Exhumación de Bolívar: Chávez cree que el héroe fue envenenado | Destacados | DW | 21.07.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Destacados

Exhumación de Bolívar: Chávez cree que el héroe fue envenenado

“Los historiadores no han hallado pistas que apunten a que Simón Bolívar fuera asesinado y no ven necesidad de que se exhumen sus restos”, dice experto alemán, sugiriendo que se trata de una maniobra de distracción.

El Gobierno venezolano ordenó abrir el sarcófago del héroe independentista el viernes (16.7.2010)

El Gobierno venezolano ordenó abrir el sarcófago del héroe independentista el viernes (16.7.2010)

Este miércoles (21.7.2010) se consumó la exhumación de los cadáveres del dictador rumano Nicolae Ceausescu y su esposa Elena –fusilados el 25 de diciembre de 1989– para darle la paz que proporciona la certidumbre al único de sus hijos que aún vive; Valentin, de 62 años: hace mucho tiempo, los tres hijos de la pareja habían exigido que se hiciera un examen forense de los cuerpos porque dudaban que sus padres hubieran sido enterrados en la tumba que lleva sus nombres, en el cementerio Ghencea de Bucarest. Pruebas de tejido fueron tomadas, los restos volvieron a ser enterrados inmediatamente y ahora sólo cabe esperar por los resultados del análisis de ADN.

Pocas horas antes, al otro lado del Atlántico, los sucesores de otro personaje histórico exigían todo lo contrario: este martes (20.7.2010) en Caracas, los descendientes del prócer venezolano Simón Bolívar –conocido también como “el Libertador”– y de su hermana María Antonia publicaron una carta abierta expresando su rechazo a lo que describen como la “profanación” de sus tumbas. Representantes del Gobierno de Hugo Chávez abrieron el sarcófago del héroe independentista el viernes (16.7.2010) y confirmaron que los restos de su hermana serán exhumados a finales de agosto.

Flash Simon Bolivar

El Prof. Dr. Nikolaus Werz, experto en Venezuela de la Universidad de Rostock, sugiere que la exhumación es una maniobra de distracción.

¿Cortina de humo?

Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783 y murió en la ciudad colombiana de Santa Marta el 17 de diciembre de 1830, oficialmente, a causa de tuberculosis. Sin embargo, Chávez ha puesto en duda los motivos de su deceso y asegurado que fue "asesinado por la oligarquía". De hecho, las agencias de noticias lo citan alegando que Bolívar fue envenenado con arsénico por su rival colombiano, Francisco de Paula Santander. ¿Es exagerado pensar que, aparte de distraer a la sociedad venezolana de los serios problemas que la aquejan, el presidente pretende enturbiar aún más las de por sí tensas relaciones entre el Gobierno de Caracas y el de Bogotá?

Después de todo, la exhumación de los restos de Bolívar ocurrió pocas horas después de que Colombia denunciara de nuevo la presencia de líderes guerrilleros en territorio venezolano. “Aunque Chávez había anunciado que haría la exhumación hace un año, la misma se dio de una manera un poco sorpresiva”, dice el Prof. Dr. Nikolaus Werz, experto en Venezuela de la Universidad de Rostock, sugiriendo que se trata de una maniobra de distracción. “La situación en Venezuela no es nada fácil”, agrega, aludiendo a los pronósticos que apuntan hacia un segundo año de recesión en 2010 y a las elecciones legislativas del 26 de septiembre como trasfondo.

En las botas del Libertador

No obstante, Werz, quien ha escrito varios volúmenes sobre el ámbito político venezolano, observa: “Yo no me atrevería a decir que Chávez está usando el término ‘oligarquía' contra Colombia. Después de todo, en sus últimos días, Bolívar fue mejor tratado en Colombia que en Venezuela; fue la oligarquía venezolana la que lo expulsó del país y sólo permitió que su sarcófago fuera llevado al Panteón Nacional de Caracas mucho después de su muerte”, aclara el investigador de la Universidad de Rostock.

Simon Bolivar Flash-Galerie

“Los historiadores no han hallado pistas que apunten a que Bolívar fuera asesinado y, por eso, no ven la necesidad de que se exhumen sus restos".

“A mí lo que me resulta más interesante es el hecho de que Chávez quiera identificarse tanto con la figura mítica de Simón Bolívar, el Libertador de América. Chávez quiere erigirle un gran monumento; ya se dice que su creador será el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer y que será más grande que la Estatua de la Libertad de Nueva York”, acota Werz y sigue: “Esta noción de que Bolívar fue envenenado trae a la memoria su denuncia de que él mismo corre el peligro de ser asesinado; denuncia que hace con relativa regularidad”.

Bolívar ya no se remueve en su tumba

Los símbolos patrios –y los gestores de las independencias nacionales suelen ser considerados símbolos patrios casi intocables– se prestan a menudo para hacer política; pero así como es cierto que los mitos se agotan y pierden su aura con el tiempo, también lo es que su poder puede revertirse en contra de quienes los usan de manera negligente. “Abrir los sarcófagos, hacer analizar los restos mortales… todo eso constituye un arma de doble filo. Y en la historia latinoamericana eso ha ocurrido varias veces; ocurrió con Juan Domingo Perón y con Ernesto ‘Che' Guevara”, afirma Werz, asegurando que ningún historiador digno de ser tomado en serio ha defendido la teoría de que Bolívar fue envenenado.

“Los historiadores venezolanos no han hallado pistas que apunten a que Bolívar fuera asesinado y, por eso, no ven la necesidad de que se exhumen sus restos. Yo mismo revisé hace poco varias biografías de Bolívar y no encontré alusiones a su envenenamiento ni en el volumen de Gerhard Masur –a mi juicio la mejor biografía de Bolívar–, ni en el de Salvador de Madariaga, ni tampoco en el de Walther L. Bernecker, quien seguramente ha tomado en consideración la literatura más actualizada en la materia”, dice Werz, enfatizando que la muerte de un prócer ocurrida en 1830 no se presta para debates políticos contemporáneos. “Uno puede dejarle ese asunto a los historiadores y más bien preguntarse qué significa para la Venezuela del sigo XXI un personaje que murió en el siglo XIX”.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / Reuters

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda