Europa se prepara para un terremoto financiero | Economía | DW | 12.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Europa se prepara para un terremoto financiero

Ante las dimensiones de la crisis de la eurozona, va quedando en evidencia que no basta con lanzar salvavidas financieros a Grecia. El presidente de la Comisión Europea urge a blindar los pilares del sistema: los bancos.

default

A recapitaliar la banca urgió el jefe de la Comisión Europea.

Como una ciudad que se prepara para resistir los embates de un huracán, claveteando puertas y ventanas, en Europa parece haber llegado la hora de levantar un muro de contención que proteja a la banca, ante la amenaza del tsunami financiero que podría desatarse si Grecia sucumbe en el torbellino de la deuda.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, expuso este miércoles ante el Parlamento Europeo sus ideas acerca de cómo se debería reforzar la seguridad de los bancos del Viejo Continente. Su receta: ordenar una recapitalización de las instituciones financieras.

El modelo de Durao Barroso

José Manuel Durao Barroso.

José Manuel Durao Barroso.

Aunque no se habló de cifras concretas, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por su sigla en inglés) baraja la posibilidad de exigir a los bancos una cuota de capital propio del 9%, según informaciones del periódico británico Financial Times. Cualquiera sea en definitiva la cantidad, el modelo de Barroso contempla que los bancos amplíen su colchón amortiguador financiero recurriendo, en primer lugar, a los mercados para obtener los fondos necesarios. Pero también el presidente de la Comisión Europea tiene claro que, en vista de las circunstancias, parece utópico que los inversionistas se agolpen a las puertas de la banca para ofrecerle dinero fresco. Por eso sugirió que, si esta vía de capitalización no funciona, sean los Estados los que inyecten recursos a sus respectivos bancos. Y si tampoco eso fuera viable, por falta de dinero en las arcas fiscales, quedaría la opción de recurrir al Fondo Europeo de Estabilización Financiera.

De acuerdo con la propuesta de Durao Barroso, mientras los bancos no logren la recapitalización indicada, no podrían pagar bonos a sus ejecutivos, ni dividendos a sus accionistas. Parece lógica de Perogrullo, pero vale la pena mencionarlo en vista de la experiencia vivida tras el rescate de varios bancos que amenazaban con hundirse tras la crisis detonada por la quiebra de Lehman Brothers.

Incógnitas y críticas

Dexia: un banco que hubo que rescatar de la crisis griega.

Dexia: un banco que hubo que rescatar de la crisis griega.

Muchos detalles no entregó Durao Barroso, que se remitió a las propuesta concretas que debe presentar aún la EBA. Por lo pronto, hay que establecer cuánto capital adicional necesitarían los bancos europeos. El FMI había mencionado días atrás una suma de hasta 200.000 millones de euros, que fue considerada exagerada en círculos de la eurozona. La agencia de noticias Reuters, basándose en apreciaciones del sector bancario, calcula que la cifra podría llegar a 100.000 millones.

Aunque más vale prevenir que curar, los planteamientos de Durao Barroso fueron recibidos con escepticismo. Por ejemplo, el ministro alemán de economía, Philipp Rösler, sigue prefiriendo personalmente medidas voluntarias y no impuestas. El analista Dieter Hein, de Faireserch, opinó por su parte que se estaría imponiendo a los bancos sin aprietos evidentes algo que no necesitan. Y el gerente de la asociación alemana de bancos privados BdB, Michael Kemmer, consideró inapropiadas las propuestas “porque no combaten los motivos de la actual crisis de la deuda”.

Autora: Emilia Rojas

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda