Europa bajo amenaza yihadista: la marginación dispara las ideas radicales | Europa | DW | 04.11.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Europa bajo amenaza yihadista: la marginación dispara las ideas radicales

¿Qué tan específica es la amenaza terrorista en Europa? ¿Qué pueden hacer las autoridades de seguridad y los políticos? Las redes sociales son mercado de reclutadores y escuela de terroristas.

El canciller austriaco Sebastian Kurz habla de una lucha entre la civilización y la barbarie, que surge del "odio a nuestra democracia". Cuanto más se aclaran los antecedentes del delito, más ayuda a las autoridades de seguridad a comprender la continua y difusa amenaza del terror de motivación yihadista en Europa.

Mientras Europa seguía conmocionada por el atentado de Niza, la Europol informó de una victoria en la lucha contra el terrorismo: la policía española desarticuló una célula en el norte del país que preparaba actos terroristas yihadistas en nombre del Estado Islámico (EI). "Esta célula era muy activa en redes sociales, difundiendo propaganda yihadista para reclutar y adoctrinar a los jóvenes. (...) Los jóvenes eran retratados como modelos para seguir en la lucha yihadista", dijo Europol. Algunos de los numerosos perfiles y redes en los medios sociales tenían más de 10.000 seguidores.

En reuniones reales, los jóvenes miembros eran entrenados física y mentalmente para actos terroristas, en grupos deportivos y mediante manuales de manejo de cuchillos y armas de fuego. La policía española tardó dos años en desbaratar dicha red.

Nueva forma de terrorismo internacional

"El cambio de estrategia por parte de Estado Islámico hacia los ataques de tipo comando, que se centran particularmente en Europa, combinado con el creciente número de combatientes extranjeros, muestra los nuevos desafíos en la UE", escribe Europol en su evaluación anual de la situación terrorista en Europa.

La buena noticia es que en 2019, de los 119 atentados planificados, se han llevado a cabo "solo” 21, gracias a que las autoridades han podido evitar la mayoría. Las autoridades suelen identificar a tiempo a los grupos de yihadistas detrás de los atentados, pero están casi impotentes ante los llamados "lobos solitarios".

Redes sociales: mercado y escuela de terroristas

La amenaza del terrorismo en Europa ha disminuido, pero sigue existiendo, confirma Thomas Renard, del Instituto Egmont de Bruselas. Sin embargo, el grupo de perpetradores se ha vuelto más difuso porque en su mayoría actúan solos, aunque tengan contactos con la propaganda y las redes yihadistas. "Son el legado del llamado califato (en Siria e Irak) y son responsables de que, incluso a un nivel de amenaza menor, se sigan cometiendo ataques con regularidad", dice el investigador.

Incluso después de la caída del régimen de EI, el núcleo de la propaganda ha permanecido en gran parte igual: incita a los "buenos musulmanes" contra el "Occidente corrupto e inmoral", alaba la lucha global del Islam contra los infieles y exige venganza por las acciones de Occidente contra los musulmanes. Los ataques terroristas todavía pueden inspirarse en esto, explica Renard.

Thomas Renard estima que hay unas 50.000 personas en Europa relacionadas con el yihadismo, que son conocidas por las autoridades de seguridad. Muchos son combatientes de EI que regresan y viajeros frustrados que querían unirse a Estado Islámico, pero que fueron detenidos en la frontera turco-siria y regresaron a Europa.

Sin embargo, el perfil y la motivación de los autores es diferente para cada asesinato, lo que dificulta el trabajo de las fuerzas policiales antiterroristas. En Viena, el sospechoso era un supuesto "viajero frustrado" con experiencia en redes sociales. El hecho de que Estado Islámico haya reconocido oficialmente el ataque en Viena también habla de esta relación concreta con el núcleo del movimiento.

En Niza, en cambio, el autor había tenido menos contactos reales y probablemente se había radicalizado sobre todo en Internet. Renard explica que, por un lado, la amenaza sigue existiendo y es menos predecible. Por el otro, el mensaje yihadista está perdiendo lentamente su atractivo porque ya no hay un califato real para sus seguidores.

Urge cooperación entre policía, escuelas, cárceles e Internet

El estudioso del terrorismo advierte contra las reacciones políticas exageradas que podrían ser contraproducentes. Ahora se sabe que la cooperación entre la policía, las escuelas, las prisiones, los servicios sociales y la vigilancia en línea da los mejores resultados. En particular, se necesitaba un sistema de alerta temprana para la radicalización entre los jóvenes, ya que la mayoría de los autores tienen entre 18 y 25 años.

"Los hemos descuidado por la epidemia, pero ellos no nos han olvidado a nosotros", dice Alexander von Rosenbach, del Centro Internacional de Lucha contra el Terrorismo de La Haya. Los yihadistas actúan de manera oportunista y verán la oportunidad de atacar a los Estados y sociedades en un momento de debilidad.

En cuanto al peligro de que otros quieran imitar los actos de terrorismo, von Rosenbach ve un papel decisivo por parte de la política y los medios de comunicación: precisamente porque hay individuos radicalizados en sus casas, dice, "los actos terroristas no deben recibir demasiada publicidad. Por lo que políticos y periodistas debieran mencionar las ideas y nombres de los terroristas lo menos posible para reducir el impacto que buscan los atentados, que es la percepción pública".

Pero el debate "no se puede ldar solo desde el punto de vista de la seguridad", dice Alexander von Rosenbach. Él también aboga por una estrategia de acercamiento a los potenciales terroristas: en las redes yihadistas, los perpetradores buscan una comunidad y una narrativa que de sentido a sus vidas. Por consiguiente, Europa debería debatir sobre exclusión social y comprender por qué estas personas se sienten extrañas. La marginación dispara las ideas radicales.

(jov/er)

DW recomienda