Eurocopa: prohibido mendigar | Deportes | DW | 30.03.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Eurocopa: prohibido mendigar

Pese a las protestas de organizaciones sociales, el Parlamento de Austria aprobó un decreto mediante el cual quedará prohibida la mendicidad a cargo de menores de edad durante la Eurocopa 2008.

default

La pobreza azota a muchos niños rumanos.

Un niño pequeño corre entre los transeúntes y ofrece con mirada implorante una rosa. Una mujer joven aprieta un bebé contra su pecho y se desplaza con la mano extendida entre las mesas al aire libre de una cervecería.

Ernst Happel Stadion Wien

El estadio Ernst Happel será una de las sedes austríacas de la Eurocopa.

Estas escenas, que en la actualidad son algo cotidiano en la coqueta capital austríaca, no deberán seguir produciéndose, luego de que el Parlamento de Viena aprobara el viernes la prohibición de mendigar con niños, pese a las protestas de organizaciones sociales.

Severas multas

A partir del 1 de junio, pocos días antes del inicio de la Eurocopa 2008 de fútbol en el país, la mendicidad con niños será penada con hasta 700 euros (1.100 dólares) o una semana de prisión.

Los niños deben ser protegidos, justificaron los legisladores. Sin embargo, Iglesias y organizaciones sociales temen que ocurra lo contrario y critican la ley como una operación cosmética de la ciudad de cara a la Eurocopa. "Mendigar con niños es malo para la imagen de una ciudad, y ahora la imagen es mejorada rápidamente", señala el portavoz de la Acción Católica de la arquidiócesis de Viena Marcel Kneuer.

Cuando entre en vigencia la prohibición de mendigar con niños, las personas que los manejan podrían obligarlos a realizar otras actividades para hacerse de dinero, como el robo y la prostitución, criticó Cáritas. "No se trata de protegernos de la justificada impresión que transmite la mendicidad y la pobreza, sino de proteger a los niños de la explotación", indicó el portavoz de la organización Werner Binnenstein-Bachstein.

Según opinan los expertos, ante todo personas pobres de Europa del este -sobre todo de Rumania- llegan a Viena para mendigar con niños.

Al mismo tiempo la capital austríaca es la base desde el cual las personas se dispersan a toda Europa occidental.

Explotación de menores

Por el momento son dos grupos los que mendigan por las suntuosas calles del centro de Viena repletas de turistas: por una parte, mujeres rumanas desocupadas, que por iniciativa propia se trasladan a la ciudad por algunos meses con sus niños pequeños para mendigar, y por la otra, niños en edad escolar, que son llevados por brutales bandas organizadas a través de la frontera.

La organización "Drehscheibe" de Norbert Ceipek se ocupa desde hace años de los niños provenientes de Europa del este que son aprehendidos por la policía.

Schloss Schönbrunn in Wien

Las autoridades temen que se ''manche'' la imagen de la esplendorosa Viena.

Según estima el pedagogo, en la actualidad son cerca de 100 niños que rondan los 5 años los que son enviados a la calle para mendigar.

Provienen generalmente de familias endeudadas de Rumania, que entregan a su progenie a traficantes profesionales con una especie de "contrato de Leasing" por varios meses.

Al cabo de cada jornada los pequeños deben entregar unos 350 euros (553 dólares), de lo contrario no reciben comida y son golpeados. "Ya he tenido niños aquí que estaban completamente morados por los golpes recibidos y se comportaban como marionetas", indicó Ceipek, quien básicamente no está en contra de la prohibición de mendigar con niños.

Medida discriminatoria

Sin embargo, la Iglesia Católica entiende que la prohibición discrimina a las 50 mujeres rumanas que mendigan por las calles, llevando voluntariamente a sus hijos, para ocuparse de ellos. Con la prohibición tendrían que dejar a sus hijos en alguna parte o no podrían ganar dinero. "Mendigar forma parte de la vida, y es algo que una ciudad y una sociedad deben tolerar", señala Kneuer de la Acción Católica.

Sin embargo, durante la celebración de la Eurocopa de fútbol, Austria deberá enfrentar un problema totalmente diferente, sostienen los expertos. Se espera una afluencia de carteristas especialmente entrenados desde Europa del este.

DW recomienda