Essen, el arte de abandonar el carbón | Ciudades y Rutas | DW | 02.10.2003
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciudades y Rutas

Essen, el arte de abandonar el carbón

En el corazón de la región industrial de la cuenca del río Ruhr, Essen, que fuera durante décadas la ciudad minera más grande de Europa, ya no tiene manchas de carbón.

Zollverein, la última mina de carbón.

Zollverein, la última mina de carbón.

Situada en el corazón de la región industrial de la cuenca del río Ruhr, Essen fue durante décadas la ciudad minera más grande de Europa. El "oro negro" extraído desde la profundidad de las minas alimentaba el milagro económico alemán, mientras convertía a esta región en una de las de mayor polución de Europa.

Ayer carbón, hoy servicios

Pero en Essen ya no hay más polvo de minas. En 1986 cerró la última empresa minera y, desde entonces, la ciudad está puliendo su imagen. "Essen se ha quitado las manchas de carbón", dice un folleto publicitario. Pero esto implica que miles de trabajadores debieron aprender un oficio nuevo o quedaron desempleados. Toda una región debió reinventarse a sí misma.

En antiguas plantas siderúrgicas, allí donde antes los obreros sudaban, hoy abundan los amantes del arte, los noctámbulos y las empresas multimedia. Essen –como otras ciudades que comparten su destino- descubrió que las salas de maquinaria oxidadas son parte del futuro. Así, Essen ha dejado un monumento de acero de categoría internacional: la mina Zollverein, la última que quedaba. Sus instalaciones -de las que se dice que son las más bonitas de Europa- albergan hoy el Centro de Diseño de Renania del Norte-Westfalia.

En medio de la cuenca del Ruhr

En el mapa de Alemania, la cuenta del Ruhr es una mancha roja: hay 25 ciudades pegadas unas a otras, desde Dortmund en el este hasta la frontera germano-holandesa en el oeste. Una amplia red de autopistas, carreteras, canales y trenes conforma la aglomeración urbana más grande de Alemania. Sus habitantes lo llaman cariñosamente la `olla´, en la cual viven cinco millones y medio de personas, 600 mil de ellas en Essen. Este número tiende, sin embargo, a descender. Essen lleva décadas reduciendo su tamaño debido a la desindustrialización; ya no es el imán que era en los años 50 y 60, cuando llegaban obreros de toda Alemania, de Turquía y del sur de Europa. La región se ve afectada ahora por el déficit de las finanzas públicas y tasas de desempleo relativamente altas.

Monumentales edificios industriales

Essen: Folkwang-Hochschule für Musik, Theater, Tanz

De todas formas, Essen goza de una mejor imagen que ciudades vecinas con industria pesada, como Bochum, Dortmund, Duisburg y Oberhausen. Cada vez más turistas eligen los monumentales edificios industriales y las exuberantes zonas boscosas de la región como un destino de excursiones y viajes. Quien vive en la `olla´ disfruta, además, de una gran oferta deportiva, cultural y comercial. Como ejemplo baste un botón: la famosa Escuela Superior Folkwang para Teatro, Música y Danza se encuentra en Essen.

Muchas posibilidades para aprender

Lo mismo puede decirse de la educación y la investigación. Hasta mediados del siglo XX, Essen y la cuenca del Ruhr no figuraban en el mapa de los estudios en Alemania.

Essen: Performance an der Folkwang-Hochschule

Pero la apertura de varias universidades fue el inicio de una veloz recuperación en este terreno. En poco tiempo, en Essen se construyó un inmenso campus universitario. En la actualidad no hay otro lugar en Alemania donde los estudiantes tengan tantas universidades como en la cuenca del Ruhr.

DW recomienda