Espera Santos firmar este año la paz con las FARC | América Latina | DW | 17.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Espera Santos firmar este año la paz con las FARC

El presidente de Colombia consideró poco probable que se produzca un acuerdo con la guerrilla antes de las elecciones del 25 de mayo.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo este viernes que espera que el proceso de paz con la guerrilla de las FARC termine este año con la firma de un acuerdo, aunque puso en duda que eso se logre antes de las elecciones presidenciales de mayo.

"Estoy convencido de que si la voluntad de las partes se mantiene, vamos a lograr la paz, una paz que va a cambiar este país", dijo el mandatario en declaraciones a una radio de la ciudad de Popayán (suroeste).

Al ser interrogado sobre si la firma del eventual acuerdo final se producirá antes de las elecciones del 25 de mayo, en las cuales buscará su reelección para el periodo 2014-2018, Santos lo consideró poco probable.

"Dudo que acabemos (antes de esa fecha), pero que sí creo que podemos avanzar mucho más de lo que hemos avanzado hasta el momento, de aquí a las elecciones presidenciales", afirmó el gobernante, tras declararse "cautelosamente optimista" en torno a las negociaciones.

Condena atentado

"En la medida en que avancemos lo más rápido posible, vamos a salvar más vidas. Y vamos a tener menos atentados irracionales como el de ayer en Pradera", dijo Santos en referencia a un atentado con explosivos cometido en ese municipio del departamento de Valle del Cauca (suroeste).

Autoridades de Pradera atribuyeron el ataque al sexto frente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el cual dejó un muerto y más de 50 heridos por la explosión de una bomba que estaba en una motocicleta abandonada a corta distancia de la Alcaldía.

El gobierno y las FARC iniciaron el proceso de paz en noviembre de 2012 en Cuba, donde ya llegaron a acuerdos en los dos primeros puntos de la agenda, referidos al desarrollo agrario integral y la participación en política de los guerrilleros que se desmovilicen.

Ambas partes discuten actualmente el tema de la solución al problema de las drogas. Mientras las autoridades colombianas aseguran que las FARC están estrechamente relacionadas con el tráfico de drogas, el grupo armado afirma que no es un cártel, aunque admite que cobra "impuestos" sobre los cultivos ilegales en sus zonas de influencia.

EL(dpa, EFE)