España tendrá un censo de posibles ″niños robados″ | Europa | DW | 12.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

España tendrá un censo de posibles "niños robados"

El gobierno español anunció la creación de un censo de posibles casos de niños arrebatados a sus padres al nacer, que según asociaciones de afectados podrían llegar hasta los cientos de miles a lo largo de décadas.

Los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, Interior, Jorge Fernández Díaz, y Sanidad, Ana Mato, así como el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, efectuaron el anuncio al reunirse en Madrid con representantes de asociaciones de afectados por los robos de niños ocurridos en España en el último medio siglo.

En un comunicado, el Ministerio de Justicia afirmó que la creación del censo busca "concretar la dimensión real del problema", algo para lo cual se facilitará la obtención de datos del Registro Civil, como nacimientos y posibles fallecimientos de recién nacidos. Por su parte, previa autorización, Sanidad recabará información de los centros sanitarios.

Para poner en marcha el proceso, se facilitará a los afectados unas fichas para completarlas e incluirlas en un archivo en las que se indicará entre otros datos la identidad, el domicilio, el lugar de nacimiento y la fecha. También se podrán adjuntar las pruebas de ADN que hayan realizado los afectados en laboratorios privados y que, hasta ahora, no se podían incluir en bases de datos oficiales.

Ruiz-Gallardón estimó que el camino para resolver la causa será "largo" y complejo" y que no existen "fórmulas mágicas", mientras que Torres-Dulce aseguró que dará "prioridad absoluta" al tema, para el que anunció la designación de un fiscal específico.

Según asociaciones de afectados, el número de "niños robados" en hospitales desde los años 50 hasta bien entrado ya el periodo democrático en España podría ascender hasta los 300.000. En muchos casos, se les decía a los padres que su hijo había muerto en el parto para, acto seguido, darlo en adopción a otra familia.

La reunión entre el Gobierno y los afectados coincidió con la comparecencia ante un tribunal de Madrid de María Gómez Valbuena, más conocida como sor María, la primera religiosa imputada en un caso de niños robados en España.

Sor María, de 87 años y acusada de detención ilegal y falsedad en documento público, fue denunciada por una mujer quien aseguró que la monja le arrebató a su hija después del parto en 1982 en una clínica de la capital española. La religiosa acudió al tribunal acompañada por una escolta policial, en medio de una gran expectación mediática, y se acogió al derecho de no declarar ante el juez.

En un comunicado publicado posteriormente, sor María aseguró que son completamente falsos los hechos que se le imputan y que le "repugna" la separación bajo amenazas de un recién nacido de su madre.

"Me repugna en lo más hondo de mi ser, considero inadmisible e injustificable en ninguna circunstancia y jamás he tenido conocimiento de la separación de un recién nacido de su madre biológica, realizada bajo coacciones y amenazas", afirmó la religiosa, quien dijo que espera que "se resuelva a la mayor brevedad" la situación de la mujer que la acusa de haberle arrebatado a su hija.

La demandante, María Luisa Torres, declaró la semana pasada ante el tribunal y aseguró que la monja le quitó a su bebé acusándola de ser una "adúltera", porque el padre no era su marido.

Para mañana viernes está prevista la declaración en calidad de testigos de los padres adoptivos de la supuesta niña robada (dpa).

Publicidad