Escala conflicto entre España y Reino Unido por Gibraltar | Europa | DW | 16.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Escala conflicto entre España y Reino Unido por Gibraltar

Mientras el primer ministro David Cameron pidió intervención de la Unión Europea, Madrid presentó un reclamo ante su par londinense.

El enfrentamiento diplomático entre España y Reino Unido por el peñón de Gibraltar adquiere nueva fuerza. Ambos gobiernos toman medidas para enfrentar la polémica desatada por la decisión del territorio de ultramar británico de crear un coral artificial con bloques de concreto que perjudican a los pescadores españoles.

Este viernes (16.08.2013), el Ejecutivo de Mariano Rajoy presentó una nota verbal de protesta ante su homólogo londinense por la construcción de un espigón donde Gibraltar pretende ganar terreno al mar, expandir su territorio y construir un complejo inmobiliario con un hotel y 2.500 apartamentos.

No es primera vez que el Ministerio de Exteriores español reclama por ello. En esta oportunidad, el gobierno considera “inadmisibles” las operaciones, e insta al régimen de David Cameron a poner freno a estas acciones. Asimismo, pone en duda la factibilidad medioambiental de la iniciativa y llama a la UE a investigar el caso.

Cameron replica

Como respuesta al lanzamiento de los bloques que impiden trabajar a los pescadores, España intensificó los controles en su frontera con la colonia británica, extendiendo las esperas en hasta dos horas, un tema que molesta sobremanera a las autoridades gibraltareñas y británicas. Londres, de hecho, protestó por ello. España se defiende diciendo que lo hace para evitar el contrabando y recordando que Gran Bretaña no pertenece al Espacio Schengen.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, pidió este viernes la rápida intervención de la UE para resolver la disputa. En conversación telefónica con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, Cameron instó a Bruselas a cumplir cuanto antes con su promesa de enviar a la colonia británica en el extremo sur de la Península Ibérica un equipo de observadores.

Según el premier británico, la Comisión tiene la obligación de velar por el cumplimiento de las leyes comunitarias. Cameron calificó la actitud de España en la disputa sobre Gibraltar de tener motivaciones políticas y ser inapropiada. Barroso aseguró que la Comisión observa el caso con detenimiento y no habrá reparos en tomar las medidas que aseguren el respeto del derecho comunitario.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda