Escándalo empaña reunión de la OTAN | El Mundo | DW | 19.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Escándalo empaña reunión de la OTAN

El escándalo en torno a las fotos de los militares estadounidenses que posan sonrientes junto a los restos de insurgentes afganos estalla justo cuando la OTAN define el proceso para retirar sus tropas del país asiático.

Así como la crisis financiera global ha obligado a los ministros de Economía a reunirse con los representantes de los organismos internacionales una y otra vez, sin mayores hiatos entre una cita y otra, también la misión militar de la OTAN en Afganistán lleva a los ministros de Defensa y Exteriores de la alianza atlántica a congregarse con una frecuencia que a ratos impide diferenciar la agenda de un encuentro de la de otro.

En el que culmina este jueves (19.4.2012), los asistentes debían describir sus planes de retirada del país asiático, pero Washington –que tiene el mayor número de tropas en Afganistán– dará a conocer su estrategia en mayo, en la cumbre de la OTAN de Chicago. Quizás entonces se haya disipado el escándalo que empañó la reunión más reciente e inspiró al jefe del Pentágono, Leon Panetta, a disculparse por la conducta de sus soldados.

“Lo que muestran estas imágenes viola todas las reglas y, más importante aún, irrespeta todos nuestros valores. Lo que ahí se ve no representa a la mayoría de los hombres y mujeres que prestan servicio en Afganistán”, dijo Panetta este miércoles (18.4.2012), aludiendo a las fotos –recién publicadas, aunque se cree que datan de 2010– en las que militares estadounidenses posan sonrientes junto a los restos de insurgentes afganos.

Clinton: Retirada según lo acordado

NATO Hillary Clinton

Hillary Clinton, Secretaria de Estado de EE.UU.

“También quiero decir esto: esto es una guerra. Y sé que la guerra es sucia y violenta. Y sé que, a veces, la gente joven, en el ardor del momento, toma decisiones muy equivocadas”, acotó el ministro estadounidense de Defensa, al margen de la reunión de la OTAN. “No los disculpo, no disculpo este comportamiento. No quiero que estas fotos dañen más a nuestra gente y nuestros vínculos con el pueblo afgano”, subrayó Panetta

El hombre fuerte del Pentágono aseguró que los otros ministros de Defensa de la alianza atlántica no tocaron el tema de las fotos, publicadas el mismo 18 de abril por el diario Los Angeles Times. Sin embargo, diplomáticos de la OTAN sostienen que las imágenes en cuestión salen a la luz en muy mal momento, justo cuando la organización está definiendo el proceso para poner la seguridad del país asiático en manos afganas.

Refiriéndose a las fotos y a los ataques perpetrados recientemente por talibanes y rebeldes afganos, la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, señaló que la última había sido una semana extremadamente difícil. No obstante, insistió en que la transferencia de responsabilidades tendrá lugar tal como fue planificada. “La OTAN está decidida a cumplir con lo acordado en Lisboa y a respetar su compromiso con Afganistán”, agregó Clinton.

Westerwelle: retirarse apresuradamente, un error

PK Berlin Außenminister Guido Westerwelle

Guido Westerwelle, ministro alemán de Relaciones Exteriores.

La retirada de las fuerzas de la OTAN fue pautada para 2014 en la cumbre de la capital portuguesa, celebrada en 2010. A diez años del inicio de la misión militar contra los talibanes y los miembros de la red terrorista Al Qaeda, los combatientes de la coalición atlántica ya experimentaban una cierta fatiga y los costos de la operación alcanzaron niveles preocupantes para los Gobiernos que la financian.

Aunque Estados Unidos todavía no tiene un plan concreto que presentar, los ministros de Defensa y Exteriores confirmaron este 18 de abril que la mayor parte de las tropas ISAF abandonarán Afganistán a más tardar a finales de 2014, como ya lo hicieron los soldados canadienses y neerlandeses, por ejemplo. Ya a mediados de 2013, la policía y las Fuerzas Armadas afganas se harán cargo de la seguridad de todas las provincias del país.

Los 5.000 soldados alemanes estacionados en Afganistán se están preparando para regresar a casa, pero es poco probable que ellos estén entre los primeros en partir: ellos son los responsables de velar por la seguridad de una de las rutas principales de retirada en el norte del país. “Sería un error poner fin a la misión en el Kunduz de manera apresurada y también sería un error abandonar Afganistán demasiado lentamente”, dijo el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle.

Autores: Bernd Riegert / Evan Romero-Castillo
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda

Publicidad