¿Es posible evitar el cáncer? | Salud | DW | 04.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

¿Es posible evitar el cáncer?

No solo nuestra herencia genética determina si enfermamos de cáncer. Nuestro comportamiento aumenta o disminuye el riesgo que corremos de sufrir ese mal. ¿Cuáles son los factores que ayudan a no enfermar de cáncer?

“El cáncer no es sólo una fatalidad del destino”, dijo Indrayani Ghangrekar, relatora de Salud en la organización británica Cancer Research UK de lucha contra el cáncer a Deutsche Welle. Si bien el origen del cáncer está en las mutaciones genéticas, la rapidez con la que se acumulan esas mutaciones depende mucho de nuestra forma de vida. “Por ejemplo, al no fumar, el riesgo de contraer cáncer disminuye”, añadió. Eso es lo que muestran las estadísticas del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., de enero de este año.

En EE. UU los casos diagnosticados de cáncer, de 2005 a 2009, disminuyeron de 87 a 78 en 100.000 hombres y de 57 a 54 en 100.000 mujeres. El motivo de esta evolución positiva es, según las autoridades, el hecho de que cada vez hay menos fumadores.

En Alemania, en el mismo período, también se redujo la cantidad de casos de cáncer, pero solo entre los hombres. En las mujeres, estos casos aumentan año tras año, porque ahora fuman mucho más que antes.

La mitad de los casos de cáncer son evitables

El estilo de vida influye más de lo que se cree en el surgimiento de un cáncer. Estudios

del investigador Max Parkin, de la Universidad Queen Mary, de Londres, en conjunto con el Cancer Research UK, señalan que en países industrializados como Gran Bretaña un 42,7 por ciento de los casos de cáncer en 2010 podrían haberse evitado, principalmente si los pacientes hubieran desistido de los cigarrillos y del alcohol, y hubieran hecho más ejercicio físico. También el peso y la alimentación son factores clave para evitar la enfermedad.

Para Alemania, eso significa que en más de 200.000 tumores por año los culpables no son nuestros genes, sino la forma en que vivimos, nos alimentamos y tratamos a nuestro organismo.

El cigarrillo, el peor asesino

Estudios a largo plazo, como, por ejemplo, un proyecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Investigación Prospectiva Europea sobre el Cáncer y la Nutrición (EPIC), en el cual se encuestó a 500.000 voluntarios de toda Europa acerca de su estilo de vida, reveló que en uno de cada cinco casos de cáncer el culpable es el cigarrillo. Las sustancias tóxicas que contiene el humo del tabaco se distribuyen por todo el cuerpo y provocan mutaciones en las células. “No todos los fumadores enferman de cáncer, y, lamentablemente, tampoco se puede decir que todos los que no fuman jamás tendrán cáncer”, explica Rudolf Kaaks, investigador del Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ), de Heidelberg. “Pero los fumadores enferman mucho más a menudo y mucho más temprano de cáncer que los no fumadores”, añade.

Aquel que fuma un paquete de cigarrillos por día durante años tiene un posibilidad 40 veces mayor de tener cáncer que un no fumador, señala Elio Riboli, Imperial College London, director del estudio EPIC. “Es una enorme diferencia. El consumo de carne, por ejemplo, también aumenta el riesgo de enfermar de cáncer, pero solo en un 1,5."

Células cancerosas a través del microcospio.

Células cancerosas a través del microcospio.

Diferentes tipos de cáncer según el país

En Alemania y en otros países occidentales, las personas enferman diez veces más de cáncer de mama, de útero, de intestino y de páncreas, dice Kaaks, del DKFZ. Muchos tipos de cáncer son producidos por la vida sedentaria y la mala alimentación en los países industrializados.

En países en vías de desarrollo, por el contrario, más gente sufre de cáncer de hígado, provocado a menudo por infecciones, como la hepatitis. El ataque de los virus a las células del hígado puede dañarla hasta que se vuelve más propensa a desarrollar una mutación.

El cáncer de piel, o melanoma, se da mucho más en Australia, Sudáfrica, Europa y en el norte del continente americano. Eso tiene que ver con que muchas personas de piel blanca viven en Australia y en Sudáfrica, donde la intensidad del sol los perjudica. “Y en Europa y en el norte del continente americano viven personas que se pueden dar el lujo de viajar a países donde el sol los afecta más”, explica Jessica Hassel, médica jefe del Centro Nacional de Tratamiento de Tumores, en Heildelberg.

¿Por qué muchos fumadores empedernidos no contraen cáncer?

No siempre fumar o exponerse al sol, ni poseer una mutación genética, conduce necesariamente a que alguien pueda enfermar de cáncer. Un 90 por ciento de todos los pacientes de cáncer de pulmón son fumadores. Pero aproximadamente solo a cerca de un 15 por ciento de los fumadores se le diagnostica cáncer de pulmón. “El organismo posee un increíble mecanismo de reparación”, aclara Martina Pötschke-Langer, directora del departamento de Prevención del Cáncer, en el DKFZ. Pero ese mecanismo no funciona en todo el mundo de manera eficaz. La herencia genética de nuestros ancestros determina en qué medida podemos cometer excesos sin que surja un cáncer. Pero nadie sabe a qué categoría pertenece, dice la experta, y remarca que “Fumar es jugar con la propia vida”.

Los científicos tampoco pueden determinar aún por qué algunos niños sufren de cáncer, ni por qué algunas personas enferman de un tumor cerebral y otras no. “En definitiva, en la vida todo es un cálculo de probabilidades”, dice Riboli. “¿Por qué nos colocamos un cinturón de seguridad cuando viajamos en automóvil? Porque las estadísticas demuestran que eso aumenta la probabilidad de que sobrevivamos a un accidente”, ejemplifica. Si llevar una vida sana contribuye a disminuir el riesgo de enfermar de cáncer, deberíamos intentarlo, subraya el investigador: “Después de todo, al final todos vamos a morir, pero podemos salvar vidas y evitar una muerte temprana”.

Publicidad