¿Es ilegal quemar banderas en Alemania? | Alemania | DW | 12.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

¿Es ilegal quemar banderas en Alemania?

El fin de semana en Berlín manifestantes quemaron banderas de Israel en reacción a la decisión de Trump sobre Jerusalén. La canciller alemana amenazó con hacer valer el Estado de Derecho. ¿Qué significa esto?

En las manifestaciones existen reglas especiales. Por ejemplo, nadie se puede disfrazar o enmascarar para esconder su identidad. La violencia o las amenazas son consideras una alteración del órden público. Sin embargo, un asunto crucial a considerarse es el tema de la libertad de expresión.

Se ha encendido un nuevo debate en Alemania acerca de los límites de la libertad de expresión. Esto debido a que manifestantes quemaron banderas de Israel en respuesta a la decisión del presidente Donald Trump de apoyar el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. Las protestas que tuvieron lugar en la tarde del viernes (08.12.2017) frente a la embajada de los Estados Unidos en Berlín y que se trasladaron el domingo a los barrios de Neuköln y Kreuzberg fueron rechazadas por amplios sectores. 

Más información:

-Opinión: ¿De quién son las ideas de Trump sobre Jerusalén?

-Issacharoff: “israelíes y palestinos deben llegar a un acuerdo”

El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, manifestó claramente que la libertad de expresión y manifestación no es una licencia para realizar acciones antisemitas ni para incitar a la violencia. También la canciller alemana, Angela Merkel, señaló: "No aceptamos ninguna forma de antisemitismo o xenofobia. El Estado tiene que intervenir con todos los medios con los que cuenta el Estado de Derecho". ¿Pero éstos cuáles son?

Una situación legal complicada

Es muy difícil condenar a alguien por quemar una bandera. El artículo 104 del código penal alemán castiga con una multa o la privación de la libertad por hasta 2 años a quien destruya o dañe la bandera oficial de un país extranjero. Sin embargo, la acción solo es punible si la bandera quemada se encuentra, por ejemplo, en el edificio de alguna embajada.  En las protestas del fin de semana pasado, se trató de banderas que fueron llevadas por los mismos manifestantes y que incluso fueron pintadas por ellos. "En ese sentido no constituye un delito", dijo el portavoz de la Policía de Berlín, Thomas Neuendorf, a Deutsche Welle. 

Sin embargo, la Policía tiene la posibilidad de imponer condiciones a una protesta. Por ejemplo, puede prohibir que se quemen muñecos o banderas. El desacato de estas reglas puede llevar a que los infractores sean sancionados con una multa. Eso fue lo que sucedió en las protestas de Berlín el domingo: diez personas fueron arrestadas por infracción de reglamentos.

¿Qué consecuencias tienen las manifestaciones xenófobas?

Además de quemar las banderas, los manifestantes corearon cánticos como "Israel, asesino de niños" o "Israel, asesino de mujeres". El alcalde de Berlín, Michael Müller, aseguró que la Policía "va a disolver cualquier protesta en la que se cometan delitos".

No obstante, no será fácil llevar a cabo esta promesa con las herramientas del Estado de Derecho: según Neuendorf, los cánticos no son una incitación a la xenofobia, de acuerdo con el artículo 130 del código penal. Son permitidos en el marco del derecho a la libertad de expresión, manifestó el vocero de la Policía.

En Alemania está prohibido incitar al odio contra un grupo determinado que forme parte de la población germana. Si se quema una bandera de Israel o se difama al Estado israelí, pero no a los judíos en Alemania, estos actos también caen bajo el derecho a la libertad de expresión.

¿Libertad de expresión o incitación a la violencia?

El límite entre la libertad de expresión y los actos que incentivan a la violencia no es muy claro. En 2015, ocurrió un caso particular en Dresde: en una manifestación del movimiento xenófobo Pegida, un hombre había sostenido el modelo de una horca acompañada de carteles en los que se leía que la horca estaba reservada para Angela Merkel y el socialdemócrata Siegmar Gabriel. 

La fiscalía archivó la causa, argumentando que la miniatura de esta horca no era un llamado a cometer delitos ni representaba una amenaza al orden público. En esa ocasión, los carteles cayeron bajo la libertad artística.

Leonie von Hammerstein (SZ/VT)

DW recomienda

Publicidad