Erupción volcánica en La Palma: entre la emergencia y el turismo | Europa | DW | 29.10.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Erupción volcánica en La Palma: entre la emergencia y el turismo

Mientras muchos habitantes de la pequeña isla canaria de La Palma escapan de la erupción, algunos turistas llegan precisamente a verla. Desde La Palma, Stefanie Claudia Müller.

Spanien La Palma | Menschen beobachten den Vulkan

Una erupción volcánica también puede ser hermosa, sobre todo si estás lo suficientemente lejos y no te afecta.

Apenas el avión se aproxima al aeropuerto de Santa Cruz, los pasajeros provenientes de Madrid sacan sus celulares con la esperanza de captar alguna imagen de la lava y la fumarola desde la ventanilla de la aeronave. El piloto se encarga de traerlos a tierra: "Hoy el viento sopla en la dirección opuesta".

Hasta hace unos días, todavía llovían cenizas en La Palma. Por ello, el aeropuerto estuvo cerrado parcialmente. Gafas y cascos eran obligatorios para quienes quisieran visitar el volcán, debido al riesgo de sufrir infecciones oculares. En algunos días, incluso, se hizo necesario usar máscaras de gas.

Pero todas estas imágenes son perjudiciales para los negocios de La Palma. La isla volcánica, que no es más grande que la ciudad alemana de Hamburgo, intenta desesperadamente salvar la temporada de invierno, que normalmente se caracteriza por la presencia de turistas alemanes adinerados.

Pero tanto barrer y limpiar no ayuda en nada, y en el Aparthotel Hacienda San Jorge, cerca de la capital, Santa Cruz, la capa de ceniza negra se pega a los pies de los pocos huéspedes que se atreven a acudir a la piscina. También en las calles hay una gruesa capa negra producto de la última lluvia de restos volcánicos.

Karim Gaggstatter, dueño de uno de los hoteles de La Palma.

Karim Gaggstatter, dueño de uno de los hoteles de La Palma.

"Primero la pandemia y ahora esto", dice a DW el director del hotel, Karim Gaggstatter. El empresario teme una oleada de quiebras en los hoteles, ya endeudados por el coronavirus, a pesar de que Santa Cruz está, por ahora, del lado seguro de la isla, donde el volcán no debería causar estragos. Al menos, hay visitantes españoles, que llenan el hotel los fines de semana.

Ánimo festivo en el volcán

La numerosa presencia de medios es nueva para la pequeña isla, pero las erupciones volcánicas no. En setenta años ha habido al menos tres grandes: una en 1949, otra en 1971 y la actual. Esa es una de las informaciones que reciben los turistas que se anotan en los tour al volcán, que son la novedad en La Palma.

Las empresas Isla Bonita Tours y Getholiday fueron las primeras que anunciaron esa oferta. Ahora, todas lo hacen. Las ganas de visitar el volcán Cumbre Vieja son tantas, que los proveedores se tienen que ayudar entre sí para dar abasto.

Volcán en La Palma: turistas observan desde un mirador.

En un mirador, los interesados observan la erupción volcánica con bocadillos y cerveza.

Hay visitas diurnas y nocturnas. En la noche, sin duda, el espectáculo es más impresionante y el ambiente en el bus es exaltado, ante la ardiente fuerza exhibida por la naturaleza. Algunos incluso llevan botellas de vino. Como en Nochevieja, solo que con pequeños temblores y ríos de lava.

Víctimas y ganadores

En apenas unas semanas, todo cambió en La Palma. "Antes, los turistas venían por al menos una semana, porque querían caminar. Ahora, a veces reservan por apenas tres días, solo para ver el volcán", cuenta a DW el guía turístico Romeo Weber. Está feliz porque tiene trabajo de nuevo, y no piensa mucho si esta clase de turismo es o no ético.

Tourguide Romeo Weber im Aussichtspunkt El Mirador während der Vulkan-Tour, La Palma

El guía turístico Romeo Weber muestra el volcán a los turistas.

Los tour nocturnos duran seis horas y se realizan en un pequeño bus Mercedes de color negro. Algunas de las víctimas de esta crisis se topan con los visitantes. Algunos siguen lamentando las pérdidas materiales, otros se quedan para vigilar que su casa, que ha sido evacuada por las autoridades, no sufra robos.

"Este nuevo turismo invita a la reflexión, pero no divide a los 80.000 habitantes de la isla, ya que a largo plazo atraerá a investigadores aficionados a La Palma y, quizás, también a centros científicos", piensa Gaggstatter. Aquí se puede observar de cerca el impacto en la naturaleza del cambio climático.

La isla está dividida en dos zonas climáticas, de norte a sur, por una cadena montañosa de hasta 2.400 metros de altura. Y no solo alberga volcanes activos, sino también el observatorio astronómico más importante de Europa, en la montaña Roque de los Muchachos.

Piscina de hotel vacía en La Palma

Las tumbonas y la piscina permanecen vacías.

¿El Hawái de Europa?

El cielo despejado y estrellado de La Palma permite que en la tarde la vista del volcán desde la iglesia del pequeño pueblo de Tajuya sea especialmente impactante. Cada titular negativo en la prensa implica pérdida de turistas. Por eso, el Gobierno no quiere correr riesgos. La Policía se hace presente a cada rato durante el tour nocturno. Ninguna persona no autorizada puede ni debe ingresar en la extensa zona de seguridad erigida alrededor del cráter.

Al mismo tiempo, la Policía debe mantener a raya a los saqueadores, lejos de las aproximadamente 8.000 casas y edificios que han sido evacuados. Los drones han estado sobrevolando el volcán durante semanas, proporcionado a los servicios de seguridad e información españoles datos vitales para posibles futuras evacuaciones.

Muy activo en estos momentos: volcán de La Palma.

Muy activo en estos momentos: volcán de La Palma.

Hasta ahora, cerca de 2.000 casas y negocios han quedado reducidos a escombros. "Por eso, no anunciamos los recorridos", explica Gaggstatter. Pero, a largo plazo, este alemán de 31 años piensa que La Palma se va a convertir en una especie de Hawái y podrá generar dinero gracias al volcán. "Un viaje a Hawái cuesta alrededor de 4.000 euros. Como destino volcánico, La Palma es mucho más conveniente."

Éxito en la emergencia

Algo similar espera Jonás Pérez, jefe de la empresa Isla Bonita Tours. Su teléfono no para de sonar, desde que algunos medios informaron sobre sus ofertas de tours. Este carismático isleño multilingüe responde todos los mensajes y realiza tours personalizados. Su esposa coordina todo desde la sala de estar de sus suegros. Pérez vive con su familia a los pies del volcán Puerto Naos y ahora también ha sido evacuado.

Spanien | Vulkanausbruch auf La Palma

Jonás Pérez, responsable de Isla Bonita Tours, se convierte brevemente en turista durante la erupción volcánica.

Pese a todo, está feliz por su fulgurante éxito en medio de la emergencia. Sus clientes llegan de todas partes del mundo, como el escritor gallego Javier Sanz, que trajo prismáticos de gran calidad para el tour. "He subido solo un par de veces, pero es una experiencia mucho más increíble en grupo", sostiene.

Gaggstatter aún no realiza el tour, pero ha ido al volcán por su cuenta y quedó impresionado: "Nadie sabe cuánto puede durar esto, así que tenemos que hacer las paces con el volcán y empezar a pensar cómo conviviremos con él". Hawái será, a todas luces, el modelo a seguir.

(mn/rml)

DW recomienda