Erfurt: la del puente y Lutero | Ciudades y Rutas | DW | 17.05.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciudades y Rutas

Erfurt: la del puente y Lutero

Erfurt, la capital de Turingia, albergó a Martín Lutero. Aunque la universidad en la que estudió el ilustre alemán ya no existe, la ciudad atesora sus huellas.

Preciosas casas construidas sobre el Puente de los Tenderos.

Preciosas casas construidas sobre el Puente de los Tenderos.

A primera vista no parece un puente ya que a lo largo de todo él se construyeron casas, sus moradores sólo tienen que lanzar la caña desde sus ventanas para pescar. Erfurt llama la atención porque siendo una ciudad bastante llana, en pleno centro ostenta una colina sobre la que se encuentra la Catedral de Santa María, gigantesca, opulenta, colosal. A su lado se encuentra la Iglesia de San Severino. Hay una escalera enorme que conduce a ambas edificaciones. Las calles se encuentran cerradas al tráfico, pero hay un tranvía con en el que se puede recorrer la ciudad por el módico precio de 1,30 euros.

Visitantes ilustres de Erfurt

Martin Luther

Martín Lutero.

Una de las formas de disfrutar de la ciudad es encontrarse en una taberna, beber un vino o una cerveza al anochecer, escuchar el salpicar del agua en las orillas del Gera, inmerso en una atmósfera de silencio y armonía. La cálida acogida que se brinda a turistas y forasteros es tradición desde que la ciudad fuera centro cultural y político de Turingia y atrajera a figuras de la talla de Goethe, Schiller, Bach y a un famoso estudiante llamado Martín Lutero, quien estudió en la Universidad de Erfurt, fundada en el siglo XIV.

Lutero y el Engelsburg

Krämerbrücke in Erfurt

La universidad ya no existe, pero lo que sí existe todavía es el Engelsburg, un lugar muy animado y en su tiempo frecuentado por Martín Lutero. Está situado en el barrio de Andreas –antigua residencia de estudiantes-. Hoy sigue siendo su punto de reunión. Aquí pueden ir al cine, al teatro, a la discoteca, gozar del arte de aficionados en el café o en la taberna.

Ignorancia socialista

Los socialistas de la extinta República Democrática Alemana quisieron acabar con el casco medieval de la ciudad y en su lugar construir una autopista. Pero afortunadamente, tras la caída del Muro en 1989, se abolieron esos planes. En la actualidad se están restaurando las preciosas casas de entramado y renacentistas que conforman su casco.

DW recomienda