Erdogan ultima la purga de sus fuerzas armadas despidiendo a 18.632 funcionarios | El Mundo | DW | 08.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Erdogan ultima la purga de sus fuerzas armadas despidiendo a 18.632 funcionarios

El estado de emergencia decretado tras el intento de golpe de Estado en julio de 2016, que concluye mañana, posibilita el nuevo despido, que incluye a profesionales de la Justicia y a profesores.

El Gobierno turco ordenó el despido de 18.632 funcionarios, en su mayoría militares y policías, por supuestos vínculos con "organizaciones que amenazan la seguridad del Estado". El decreto con las expulsiones fue publicado este domingo (08.07.2018) en el Boletín Oficial al amparo del estado de emergencia impuesto en el país tras el fallido golpe de Estado de julio de 2016, y que está previsto que concluya mañana.

En total fueron despedidos 8.998 policías y 6.152 militares (3.077 de tierra, 1.949 de la fuerza aérea y 1.126 de la Marina), así como 1.052 funcionarios del Ministerio de Justicia e instituciones vinculadas y unos 650 profesores, de ellos 199 académicos de universidades de todo el país. Los medios turcos presentan la medida como la última bajo el estado de emergencia. Además, doce asociaciones, tres diarios y un canal de televisión han sido clausuradas también por el decreto, que incluye, por otro lado, la readmisión de 148 personas al funcionariado.

Estos despidos se enmarcan dentro de la intensa purga en la Administración, destinadas a expulsar del funcionariado a simpatizantes del predicador exiliado Fethullah Gülen, al que Ankara acusa de haber instigado el fallido golpe de Estado de 2016. El Gobierno del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), que en el pasado fue un estrecho aliado del predicador, acusa a la red de Gülen de haber organizado el golpe de Estado, algo que el clérigo niega.

Desde el fallido golpe fueron expulsados de sus trabajos unos 160.000 funcionarios públicos, según contabilizó en marzo la Oficina de Derechos Humanos de Naciones, por supuesta pertenencia a la red de Gülen. De ellos, unos 50.000 han sido formalmente acusados por la asonada y permanecen detenidos a la espera de juicio. Los aliados occidentales de Turquía han criticado duramente esta represión y la oposición turca acusa a su gobierno de haber aplastado toda disidencia con el pretexto del fallido golpe de Estado.

Los medios turcos afirman que el estado de emergencia se levantará mañana, tras la toma de posesión del presidente Recep Tayyip Erdogan, ya que fue una de las promesas de su campaña en las pasadas elecciones parlamentarias y presidenciales del 24 de junio. Mañana entrará también en vigor un nuevo sistema presidencial que otorga amplísimos poderes ejecutivos al presidente.

LGC (EFE/Reuters/AFP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda