Entrenador chileno sobre tragedia en Indonesia: "Hubo aficionados que murieron en los brazos de los jugadores" | Deportes | DW | 02.10.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Entrenador chileno sobre tragedia en Indonesia: "Hubo aficionados que murieron en los brazos de los jugadores"

"Lo más terrible fue cuando empezaron a entrar víctimas" al vestuario, relató Javier Roca, técnico del equipo local en el mortal partido de fútbol. "Tuvimos cerca de 20, 25 personas y fallecieron cuatro", lamentó.

"Hubo aficionados que murieron en los brazos de jugadores", contó este domingo (02.10.2022) a la emisora española de radio Cadena Ser el entrenador chileno del club indonesio Arema, Javier Roca, al relatar cómo vivió en el estadio de Malang la avalancha que provocó al menos 125 muertos en la isla de Java, en Indonesia.

Roca detalló que se fue al vestuario tras el partido y algunos jugadores se quedaron en el campo. "Al volver de la conferencia de prensa me encuentro con el caos dentro del estadio, donde los muchachos pasaban con víctimas en brazos", dijo.

"Lo más terrible fue cuando ya empezaron a entrar las víctimas" al vestuario "a ser atendidas", continuó el técnico. "Tuvimos cerca de 20, 25 personas y fallecieron cuatro. Hubo aficionados que murieron en brazos de algunos jugadores", lamentó.

Los incidentes comenzaron cuando aficionados del equipo local Arema saltaron al césped del estadio de Kanjuruhan, después de la derrota de su equipo por 3-2 contra el Persebaya Surabaya.

La policía trató de dispersar a los aficionados y devolverlos a las gradas mediante el uso de gases lacrimógenos tras la muerte de dos agentes, lo que provocó avalanchas y movimientos incontrolados.

"Estoy destrozado mentalmente. Siento una carga muy fuerte, incluso responsabilidad. Los resultados mandan y determinan lo que pasa al acabar. Si hubiésemos empatado, esto no hubiese pasado", afirmó Roca en la entrevista.

"Nunca había pasado nada así en el estadio, y se vio colapsado por la cantidad de gente que quería huir. Creo que la policía se extralimitó, aunque no estaba en el campo y no viví el desenlace", agregó.

"No hay ningún resultado, en ningún partido, por muy importante que sea, que merezca la pena por una vida", sentenció el técnico chileno.

afp/cadena ser /rr