Entra en vigor acuerdo comercial CETA entre la UE y Canadá | El Mundo | DW | 21.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Entra en vigor acuerdo comercial CETA entre la UE y Canadá

El acuerdo comenzó a aplicarse de manera provisional. Si bien aún suscita dudas sobre su legalidad, la Comisión Europea tiene la esperanza de que sirva de base para la futura política comercial comunitaria.

Protesta contra el acuerdo comercial CETA frente a la Cancillería alemana.

Protesta contra el acuerdo comercial CETA frente a la Cancillería alemana.

"Este acuerdo engloba lo que queremos que sea nuestra política comercial: un instrumento para el crecimiento pero también para proteger nuestros valores, controlar mejor la globalización y dar forma a las normas comerciales globales", indicó este miércoles (20.09.2017) en un comunicado el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.

El político luxemburgués insistió en que el pacto ha sido objeto de un escrutinio "en profundidad" en la Eurocámara, que "refleja el aumento de interés de los ciudadanos en la política comercial", y confió en que a continuación lo aborden los parlamentos de los Estados miembros, que deben aún ratificarlo para que sea aplicado de manera integral.

Más información:

-Merkel y Turdeau defienden el CETA y resaltan valores mutuos en su encuentro bilateral

-Berlín apoya en Bruselas un acuerdo comercial con México

Los estados de la Unión Europea y el Parlamento Europeo dieron luz verde al acuerdo comercial. Pero como se trata de un acuerdo denominado mixto, también debe ser ratificado en los diferentes países de la UE por los Parlamentos nacionales, y a veces también regionales, para poder entrar plenamente en vigencia. Hasta ahora solo un puñado de países lo han ratificado. No hay plazos ni indicaciones temporales para aprobarlo.

Por su parte, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, hizo hincapié en que el CETA es un acuerdo "progresivo" que "subraya nuestro fuerte compromiso con el desarrollo sostenible y protege la capacidad de nuestros gobiernos para regular por el interés público".

Malmström hizo alusión así a una de las críticas más recurrentes de los detractores del CETA, que temen que la implantación del sistema de tribunales para resolver litigios Estado-inversor que incluye el acuerdo pueda coartar la capacidad de legislar de los países en favor de empresas.

El pasado 6 de septiembre Bélgica anunció que pedirá al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) una opinión sobre la compatibilidad del CETA con los tratados europeos.

VT (efe, dpa)

DW recomienda

Publicidad