Enfermero mexicano en Alemania: “Decidí cambiar mi destino” | Sociedad | DW | 20.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Entrevista:

Enfermero mexicano en Alemania: “Decidí cambiar mi destino”

Herbert Pérez Victoriano es un joven méxicano que desde noviembre se encuentra trabajando en Alemania, como enfermero, en el hospital Charité de Berlín. Aquí cuenta cómo ha sido el camino para asumir este nuevo desafío.

Berlin | Krankenpfelger Herbert Pérez Victoriano aus Mexiko arbeitet in Deutschland (Herbert Pérez Victoriano)

Herbert Pérez Victoriano, desde noviembre, en el hospital Charité de Berlín.

Herbert Pérez Victoriano es enfermero, tiene 28 años y viene de una comunidad indígena de Playa Limón, al sur de México, en el Estado de Oaxaca. Hace algunos meses decidió que quería hacer un cambio radical en su vida e ingresó a un programa auspiciado por Alemania para irse a trabajar a ese país. El dos de noviembre de 2018, dejando todo atrás, llegó a Berlín para comenzar una nueva vida.

Herbet Pérez es uno más de las decenas de enfermeros y enfermeras de México que están llegando de a poco a Alemania para trabajar en un hospital o en un centro médico del país. Esta semana, el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, viajó allí para incentivar a nuevos aspirantes. "Cualquiera que quiera involucrarse y esté preparado para encajar en nuestra sociedad es bienvenido”, dijo.

Berlin Jens Spahn Internationaler Tag der Patientensicherheit (picture-alliance/dpa/T. Weller)

El ministro de Salud, de Alemania, Jens Spahn, visitó hace algunos días México.

Deutsche Welle: ¿Por qué Alemania?

Herbert Pérez Victoriano: Mi idea inicial siempre fue trabajar en Estados Unidos. Me preparé incluso con el inglés, pero después me dije, ¿por qué Estados Unidos? Lamentablemente la situación entre México y Estados Unidos está muy mala y ahí fue cuando pensé, ¿y por qué no Alemania? Investigando me encontré con una convocatoria de Alemania, me preparé y decidí cambiar mi destino.

¿Y cómo ha sido su primera impresión del país?

Yo llegué en noviembre cuando ya comenzaba el invierno y bueno, obviamente las personas no son tan cálidas como en Latinoamérica. No son tan alegres, más por esa fecha. Y en un principio todo fue del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. Pero me he ido acostumbrando de a poco e interiorizándome más de la cultura alemana. Me gusta la mentalidad del país, su disciplina y la búsqueda por ser siempre el mejor. De eso es lo que me quiero contagiar, de su disciplina.

Y bueno, me ha costado encontrar para comer (ríe), estar comiendo siempre pan no es algo tan agradable para un mexicano.

¿Y qué piensa de Berlín?

Me gusta su multiculturalidad. Acá se puede escuchar desde el español hasta un idioma de África. Puedes conocer desde un venezolano hasta un chino. En mi trabajo, por ejemplo, tengo colegas de todo el mundo, por lo que he podido aprender de nuevas culturas, sus comidas y hablar de cosas que yo ni siquiera sabía que existían. Eso me gusta de Berlín, el poder conocer nuevos mundos.

¿Cómo es su trabajo en Alemania?

Yo trabajo en un servicio de terapia intermedia del Hospital Charité, en Berlín, donde hay pacientes que necesitan mucho cuidado.

¿Y cómo llegó a ese hospital?

Es una larga historia que le resumo. Primero estuve con una agencia que estaba reclutando enfermeros, pero que luego se declaró en bancarrota, quedando a la deriva. Curiosamente, había tenido la oportunidad de estar en Berlín por una semana, gracias a esta agencia, y en ese viaje conocí a la directiva del hospital Charité. Y cuando la empresa se declaró en bancarrota, el hospital me dijo que no me preocupara y que trabajaría con ellos de todas maneras.

Hoy Charité tiene un programa con la Bundesagentur für Arbeit (Agencia Federal para el Trabajo) en Alemania y a partir de eso, comenzó un sistema de homologación de título que dura seis meses: tres meses en la escuela de enfermería en Charité y luego tres meses de práctica. Al término de esos seis meses, el enfermero recibe un título estatal que entrega el gobierno alemán.

¿Y cuántos enfermeros están hoy ya en el programa?

Ahora somos 20 enfermeros en Charité, desde noviembre. De a poco han ido llegando, dependiendo de lo que demora todo el proceso para venir desde México. Pero Charité nos paga los pasajes de vuelo, nos abre una cuenta bancaria en Alemania, pagan todo el proceso de documentación e incluso te encuentran un departamento.

Berlin | Krankenpfelger Herbert Pérez Victoriano aus Mexiko arbeitet in Deutschland (Herbert Pérez Victoriano)

Herbert Pérez Victoriano en Berlín.

¿A qué le atribuyes el interés de Alemania por trabajar con enfermeros de México?

En Alemania la enfermería como tal no es una licenciatura. En México un enfermero, generalmente, tiene que prepararse por cinco años en la universidad con mucha teoría y mucha práctica. Y creo que eso es lo que está viendo el gobierno alemán en nosotros. Pero claro, eso no quiere decir que los enferemos alemanes no son buenos, son todos buenos.

¿Ha tenido alguna mala experiencia en su estadía?

Hasta ahora no me ha pasado que alguien me discrimine. Me imagino que en esta sociedad están acostumbrado a ver gente de todo el mundo. Lo único, es que en algunas ocasiones me ha pasado que mis pacientes no me entienden por la dificultad del idioma y piden a otro enfermero. Pero está bien, es parte de mi adaptación y del tener que trabajar con un nuevo idioma. Creo que es normal.

¿Recomendaría esta experiencia a otros colegas de América Latina?

Sí, claro. Hablando de mi experiencia personal en Charité se los recomendaría. Vivir una nueva experiencia, conocer nueva gente y otras culturas. En Alemania, además, se preocupan por el trabajador. Incluso me pidieron alguna vez en el hospital que me tomara vacaciones. Eso en México nunca habría pasado. Yo trabajé hasta cuatro turnos seguidos en mi país y ese tipo de situaciones me hizo emigrar y buscar nuevas oportunidades.

Y que no se malentienda. Yo soy de México, soy indígena y amo mi país. Pero las condiciones de trabajo no son tan agradables como en Alemania.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda