Encuentro entre Obama y Dalai Lama desata protestas de China | El Mundo | DW | 21.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Encuentro entre Obama y Dalai Lama desata protestas de China

China instó a que EEUU suspenda la reunión y advirtió que ésta dañaría las relaciones bilaterales. La presidencia norteamericana acepta la soberanía china en Tíbet, pero reconoce la influencia cultural del Dalai Lama.

El Dalai Lama y Barack Obama durante su encuentro, este 21 de febrero en Nueva York.

El Dalai Lama y Barack Obama durante su encuentro, este 21 de febrero en Nueva York.

El encuentro entre el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Barack Obama, y el líder espiritual tibetano, Dalai Lama, que se llevará a cabo hoy a las 15.00 GMT (16:00 hora de Alemania) ha desatado fuertes protestas y advertencias de parte de China.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, instó en un comunicado a que el presidente norteamericano suspendiera inmediatamente la reunión. “Sería una interferencia grosera en los asuntos internos de China y una grave violación de las normas de las relaciones internacionales", advirtió. Justificó su afirmación alegando que “el presidente de los Estados Unidos puede reunirse con quien desee, pero no con el Dalai Lama; quien, definitivamente, no es una pura figura religiosa, sino alguien que emplea el manto de la religión para involucrarse en actividades a largo plazo que buscan dividir China”.

Exigió además que el gobierno norteamericano “no facilite ni proporcione una plataforma para las actividades separatistas contra China que el Dalai Lama lleva a cabo en Estados Unidos", refiriéndose a la agenda conferencias e intervenciones que el líder nepalí suele llevar a cabo en cada visita.

Respuesta diplomática

Estados Unidos, a través de la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, ha insistido en que reconoce al Tíbet como parte de China y que no apoya ninguna iniciativa independentista. Aclaró que el encuentro con el Dalai Lama se debe a su condición de “internacionalmente respetado líder religioso y cultural”. No obstante, enfatizó que “los Estados Unidos respaldan firmente los derechos humanos y la libertad religiosa en China. Nos preocupan las continuas tensiones y el deterioro de la situación de los derechos humanos en algunas zonas de Tíbet”.

El presidente Barack Obama y el Dalai Lama se reunirán, en lo que pareció ser una concesión ante las objeciones chinas, en la Sala de Mapas de la Casa Blanca, un sitio de importancia tradicionalmente menor a la del conocido Salón Oval. Ésta se trata de la tercera ocasión en que los dos líderes, ambos galardonados con el Premio Nobel de la Paz, se reúnen. Los anteriores encuentros se dieron en febrero de 2010 y julio de 2011.

Lazos comerciales y políticos

El incidente se produce en un contexto diplomático muy activo. El Secretario de Estado John Kerry visitó China hace menos de una semana y se espera que el presidente Barack Obama se encuentre con su colega chino, Xi Jinping, el próximo mes, en Holanda, en un encuentro sobre seguridad nuclear. Hay, además, expectativas sobre las repercusiones que esto pueda tener en la Cumbre del Foro Asia-Pacífico, en noviembre, donde ambos mandatarios se darán cita.

China es tenedora de 1.28 billones de dólares en Bonos del Tesoro Estadounidense, según datos oficiales. Estados Unidos ha expresado sus reservas con respecto a lo que considera a su política reciente en el Mar de China, a la que juzga más intransigente,. Así mismo, requiere de la cooperación de Pekín para cualquier negociación que se lleve a cabo con Corea del Norte.

China ocupó Tíbet en 1950. El Dalai Lama, de 78 años de edad y cuyo nombre de nacimiento es Tenzin Gyatso, partió a su exilio en India en 1959, tras el fracaso de una revuelta independentista contra las autoridades chinas. Fundó y dirigió un gobierno en el exilio en la ciudad de Dharamsala, el cuál no ha sido reconocido por ningún país y al que renunció en 2011, para dedicarse exclusivamente a su condición de líder espiritual y religioso. Desde 2009, cerca de 120 independentistas tibetanos se han autoinmolado en China, a manera de protesta.

DMS (reuters, afp)

DW recomienda

Publicidad