En un avión solar de Bruselas a París | Ciencia y Ecología | DW | 15.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

En un avión solar de Bruselas a París

Objetivo a largo plazo: la vuelta al mundo. Los ingenieros del avión “Solar Impulse”, movido sólo con energía solar, se acercaron algo más a su sueño. Pero esta vez, solo la fuerza del sol no alcanzó.

default

André Borschberg, piloto del "Solar Impulse".

La segunda fue la vencida: el avión solar suizo “Solar Impulse” logró llegar el martes por la noche a Le Bourget, en París, proveniente de Bruselas: un gran paso en la senda hacia el objetivo planteado para el 2014, la vuelta al mundo sin otra energía que el sol.

El prototipo realizó el vuelo de 16 horas ininterrumpidas entre Bélgica y Francia sin percances, al mando del piloto André Borschberg. Con el vuelo, el proyecto logró superar, si bien no hacer olvidar, un traspié sufrido el fin de semana pasado.

Landung des Solarflugzeugs Solar Impulse in Paris Flash-Galerie

El "Solar Impulse" aterriza en París.

En un primer intento de alcanzar París, el “avión ecológico” había debido retornar a mitad de vuelo. La causa: fuertes vientos en contra y mal tiempo en Bruselas, que obligó a los ingenieros a cargar las baterías en parte con energía convencional.

De las profundidades a las alturas

Que así no vale bien lo sabe el iniciador del proyecto, Bertrand Piccard, hijo del famoso investigador marino suizo Jacques Piccard, pionero en alcanzar la máxima profundidad marina en un batiscafo. Bertrand Piccard no se dedicó a investigar las profundidades, sino las alturas: fue ya el primer piloto en realizar la primera circunvalación del mundo en globo aerostático sin escalas.

En las alas del Solar Impulse, de una envergadura de 64 metros –aproximadamente la de un Airbus A340, para largas distancias– se hallan 12.000 células solares, que cargan las baterías. Éstas alimentan cuatro motores eléctricos de unos 10 CV cada uno. El peso total del avión no pasa de 1.600 kilos.

La estructura de fibra de carbono, la propulsión, los instrumentos de a bordo, todo fue concebido y diseñado para ahorrar energía y resistir a las condiciones hostiles que representan las grandes alturas para el material y el piloto.

El problema de la energía

Schweiz Solar Impulse Solarflugzeug Flash-Galerie

El "Solar Impulse" sobre el fondo del paisaje en Suiza.

El problema de la energía condiciona todo el proyecto. Al mediodía, la superficie terrestre recibe en forma de energía luminosa el equivalente de 1000 vatios por m2, lo que equivale a 1,3 CV.

Distribuida sobre las 24 horas, la energía del sol sólo proporciona una media de 250 vatios por metro cuadrado. Con 200 metros cuadrados de células fotovoltaicas, la potencia media proporcionada por los motores del avión es de unos 8 CV o 6 kilovatios: aproximadamente de lo dispusieron los hermanos Wright en 1903 cuando realizaron el primer vuelo motorizado.

Dr. Bertrand Piccard Initiator und Präsident von Solar Impulse-Projekt

Dr. Bertrand Piccard

Para el reciente vuelo, el avión solar despegó del aeropuerto internacional Zeventem, cerca de Bruselas. A una velocidad promedio de 42 kilómetros por hora salvó algo más de 670 kilómetros. En Le Bourget, el Solar Impulse es invitado de honor en la tradicional Feria Internacional del Aire de París, que comienza el próximo lunes.

En los próximos meses se construirá un avión similar para largas distancias, el HB-SIA, con el que está planeado realizar varios vuelos en 2012 y 2013. En 2014 finalmente se intentará la vuelta al mundo solamente con la energía del sol. Con el proyecto se aspira a demostrar que el vuelo solar es posible. También los hermanos Wright demostraron a fin de cuentas que volar con un aparato más pesado que el aire también era posible.

Autor: Pablo Kummetz
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda