En Much hay un lugar sin barreras... | Así es Alemania | DW | 11.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

En Much hay un lugar sin barreras...

Todo lo que se fabrica podría ser concebido sin barreras de accesibilidad, pero no lo es. Un hotel alemán ha asumido el reto de erigirse en un oasis para las personas con distintos grados de discapacidad física y mental.

default

En el hotel FIT de Much la diversidad funcional de sus visitantes es bienvenida.

La familia Merschbrock quedó positivamente impresionada por el hotel FIT desde que arribó a sus instalaciones, ubicadas en el Condado del Monte, entre las montañas que rodean al poblado de Much, en Renania del Norte-Wesftalia. “Fit” significa “estar en forma” en alemán, pero las siglas de la posada también hacen alusión a las palabras libertad (Freiheit), integración (Integration) y conferencia (Tagung).

Eso es lo que la empresa bajo la dirección de Indira Gupta ofrece a su clientela: espacios para coloquios, la certeza de que la diversidad funcional de los visitantes es bienvenida y, en consecuencia, una permanencia sin barreras de accesibilidad para las personas con discapacidades físicas y mentales. Eso fue lo que atrajo a los Merschbrock desde un principio: Chantal, la hija de Clemens y Barbara Merschbrock, sufre de hemiplejía.

Ponerse en los zapatos del otro

Reisen mit Behinderung

Indira Gupta, gerente ejecutiva del hotel FIT en Much, Renania del Norte-Westfalia.

Gupta admite que satisfacer las necesidades de los visitantes con discapacidades es un desafío serio. El reto comienza con la elección de los empleados, explica la pedagoga social. Algunos de sus trabajadores tienen discapacidades y otros no, pero todos deben aprender cómo relacionarse con otras personas de capacidades físicas o cognitivas reducidas.

Huéspedes con discapacidades mentales necesitan que se les hable de una manera determinada y a aquellos cuya facultad para ver es limitada se les debe ofrecer recursos de orientación sensorial, señales que los ayuden a ubicarse en el espacio, explica Gupta a modo de ejemplo. A sus ojos, la ubicación del hotel, arriba en la montaña, ofrece el entorno ideal para que los visitantes afinen sus sentidos.

“¿Y si las ciudades consideraran la diversidad funcional…?”

Reisen mit Behinderung

Clemens y Barbara Merschbrock, a su llegada a la posada sin barreras de accesibilidad.

Clemens Merschbrock está acostumbrado a las estrecheces que las ciudades suelen imponerle a su familia. De ahí el alivio que lo embargó cuando llegó al estacionamiento del hotel y se encontró con que había espacio suficiente para sacar del coche la silla de rueda de Chantal y armarla sin problemas. Entrar al hotel tampoco fue incómodo; no había barreras ni escalones obstaculizando el acceso.

Los Merschbrock no esperan que todos sus viajes estén libres de imprevistos, pero el diseño del hotel FIT los hace soñar por un momento: ¿y si las ciudades estuvieran concebidas pensando también en la diversidad funcional de la población? En esta hospedería las puertas se abren presionando un botón y por sus pasillos pueden caminar tres personas, una al lado de la otra.

Entrenamiento y entretenimiento

Reisen mit Behinderung

Los Merschbrock no esperan que todos sus viajes estén libres de imprevistos, pero fantasean con esa posibilidad.

El fin de semana que Chantal y sus padres pasan en el hotel FIT ha sido pagado por una fundación alemana que ayuda a las víctimas de accidentes cerebrovasculares, como el que padeció Chantal poco después de nacer. En la posada, psicólogos, logopedas y otros profesionales entrenan y entretienen a los huéspedes con discapacidades para que también quienes los cuidan se relajen.

“En el hotel siempre nos dicen: ‘Despreocúpese, nosotros nos encargamos de su hija’ ”, comenta Clemens, contrastando este viaje a Much con otros menos placenteros que la familia hizo a Chipre, Turquía, España y Holanda. “Las travesías para llegar fueron una tortura”, agrega, poniendo como ejemplo la grúa que subió a Chantal a un avión, con todo y silla de ruedas, frente a todos los pasajeros.

En la diversidad está la riqueza

Cuando el fin de semana se acerca a su fin, una sutil melancolía se apodera de los Merschbrock; ellos lamentan que oasis para personas con disfunciones físicas o mentales, como el hotel FIT, sean la excepción y no la regla. Mientras tanto, su gerente ejecutiva, Indira Gupta, sopesa la posibilidad de ampliar su oferta para acoger a personas con y sin discapacidades físicas y mentales. En la diversidad está la riqueza.

Autores: Karin Jäger / Evan Romero-Castillo
Editor: Enrique López

DW recomienda