“En México el enorme talento musical no es aprovechado” | Música | DW | 26.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

“En México el enorme talento musical no es aprovechado”

Jóvenes orquestas de todo el mundo se miden durante 17 días en el festival internacional Young Euro Classic de Berlín, que abre la orquesta mexicana OSENM- UNAM, bajo la batuta de Sergio Cárdenas.

“Es una oportunidad de oro de enorme trascendencia en la vida de estos jóvenes participar en un festival de tanto prestigio que se puede traducir en un gran empuje para ellos como músicos”, dice Sergio Cárdenas, director titular y artístico de la Orquesta Sinfónica de la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (OSENM- UNAM), en conversación con DW.

La orquesta juvenil, integrada por 92 músicos de entre 22 y 24 años de edad, es la primera orquesta mexicana en ser invitada al festival Young Euro Classic, donde es la única formación musical proveniente de un país hispanoparlante, que además, fue elegida para ejecutar el concierto inaugural del festival.

"Es un enorme honor y un reto de dimensiones gigantescas”, afirma Cárdenas. Para el director titular y artístico de la orquesta desde hace ocho años y medio, pese al enorme talento que hay en México no ha habido una voluntad política para apoyarlo. “Hay grandes diferencias entre lo que se tiene en México en cuanto a posibilidades de desarrollo musical y lo que se tiene en Europa, específicamente en Alemania, que es seguramente el lugar en donde más avances se han registrado en ese terreno. En México no tenemos esas estructuras y una de las que más hace falta es la de apoyo al desarrollo de las artes”, advierte Cárdenas.

Sergio Cárdenas durante un ensayo con la joven orquesta.

Sergio Cárdenas durante un ensayo con la joven orquesta.

Composiciones de otras latitudes

En agosto de 2000 tuvo lugar el primer festival Young Euro Classic, edicado inicialmente a las jóvenes orquestas del Viejo Continente. Pero sólo el primer año se limitó a Europa. Desde la segunda edición el festival se abrió a las jóvenes orquestas de los cinco continentes y se ha convertido en un imán para el público que acude ávido por escuchar composiciones provenientes de otras latitudes. La edición 2012 registró una afluencia de más de 27500 visitantes que, a lo largo de 17 días, fueron testigos de unos 13 estrenos. “Lux aeterna”, una composición de la rusa Olga Viktorova, recibió el premio europeo a la composición, dotado de 5.000 euros.

El Konzerthaus de Berlín es el escenario del debut de los músicos mexicanos. Su variado pograma incluye obras de Beethoven, Prokofiev y una pieza que rara vez se escucha incluso en un país tan musical como Alemania: “La noche de los mayas”, de Silvestre Revueltas.

“Es una obra eminentemente telúrica. Ahí escucha uno de manera plena cantar a la tierra mexicana. No es una tarjeta postal, es decir, no es una perspectiva exótica de la música folclórica mexicana. No, es una obra que refleja de manera íntegra lo que es la naturaleza del ser humano y su cosmografía”, explica el director.

La obra del compositor mexicano aborda la música de la región maya, pero también la tradición de los sones, la más representativa de México, que tiene en el país muchas variantes. “Un movimiento lo dedica específicamente a esta forma musical, abordándola con devoción, respeto y admiración e incluso hace una crítica irónica de la misma forma musical”, apunta Cárdenas.

La Orquesta Sinfónica de la Escuela Nacional de Música de la UNAM.

La Orquesta Sinfónica de la Escuela Nacional de Música de la UNAM.

Talento y compromiso social

Entre los miembros de la Orquesta Sinfónica de la Escuela Nacional de Música de la UNAM se encuentran jóvenes talentos que son ejemplo de perseverancia y compromiso social. “Muchos de estos músicos, a pesar de su juventud, ya están involucrados desde hace tiempo en programas sociales. Tenemos un violoncelista que además es zurdo, algo que rara vez se ve en una orquesta porque toca al revés. Es un muchacho de un gran talento, de una gran musicalidad natural. Habla tarasco, es de Michoacán. Empezó como autodidacta por ser zurdo y ahora dirige una orquesta infantil y juvenil en Morelia y con ella viaja a las comunidades”, cuenta Cárdenas. Recuerda también al trompetista principal de la orquesta, un joven oaxaqueño. Él y otros 10 músicos provenientes de dicho Estado en el sur de México, integrantes de la orquesta, aprovechan toda oportunidad que tienen para viajar a sus comunidades para tocar con las bandas de pueblo. "Les dan clases y les enseñan lo que han aprendido en la capital", dice Cárdenas.

"Hay otro grupo muy activo en la música folclórica, lo que son las danzas mexicanas, los sones sabajeños y michoacanos, que son tocados con una enorme versatilidad. No hay un sentimiento elitista y mucho menos segregacionista, sino una conciencia totalizadora en la mayoría de estos muchachos y me da una enorme alegría que comprendan la dimensión del reto de Berlín”, indica.

Los jóvenes músicos mexicanos han llegado a la tierra de Beethoven, de Bach y de Wagner acompañados de su propio legado musical, de lo que se sienten orgullosos. Su director los ha urgido a mantenerse fieles a sí mismos. “Como decía Mahler: en la partitura está todo”, afirma Cárdenas, aludiendo al componente más importante de un músico: la veracidad y lealtad a sí mismo. “No nos interesa tocar como se escucha la grabación de tal o cual orquesta, bajo tal o cual director. Nos interesa ejecutar de la manera más auténtica en la que podamos manifestar el valor emocional que tienen para cada uno de nosotros estos portentos de la música universal”.

Autora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda

Publicidad