En Alemania será cada vez más fácil interceptar las telecomunicaciones | El Mundo | DW | 05.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

En Alemania será cada vez más fácil interceptar las telecomunicaciones

La Policía, el Servicio de Inteligencia y la Oficina para la Protección de la Constitución se arman para luchar contra el crimen y el terrorismo. Pero los críticos temen la erosión de los derechos fundamentales.

Los servicios secretos de Alemania lo piden desde hace tiempo: un troyano estatal. Lo que no es otra cosa que un virus en su computadora. Un virus "bueno”, desde el punto de vista del Servicio Federal de Inteligencia (BND), la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) y el Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD), porque con su ayuda, las autoridades de seguridad pueden leer en vivo en secreto cuando criminales y terroristas escriban en servicios de mensajería como Whatsapp, Signal o Telegram.

Hasta ahora, los mensajes se cifran antes de ser enviados. Sólo se vuelven a desencriptar cuando llegan al destinatario. Esta llamada encriptación de punta a punta ha causado noches de insomnio a los servicios secretos alemanes durante muchos años. Por eso están aliviados de que pronto podrán tener en sus manos esta arma milagrosa.

En Hamburgo ya se permite el troyano estatal

La enmienda a la ley presentada por el ejecutivo alemán en octubre pasado tiene que ser aún aprobada por el Parlamento. Sin embargo, los Verdes y el partido La Izquierda en la oposición, así como organizaciones de protección de datos y de derechos civiles advierten sobre los peligros del proyecto. "No negamos que en ciertas situaciones el Estado debe ser capaz de leer comunicaciones confidenciales y cifradas", subraya Bijan Moini, de la Sociedad para las Libertades Civiles (GFF). Sin embargo, el abogado teme que el gobierno federal tome como modelo lo que la BfV ha podido hacer en la ciudad-estado de Hamburgo desde abril de 2020: meter de contrabando troyanos estatales a celulares, sin que esta manipulación esté aprobada por un tribunal.

Más alarmas por software espía del Estado

En opinión de los críticos, Hamburgo ha roto una pared del Estado de derecho, por lo que la GFF presentó una denuncia ante el Tribunal Constitucional Federal en Karlsruhe. La crítica central es que no está definido "cuándo se puede usar un troyano", explica Moini. También hay fuertes críticas del Comisionado Federal de Protección de Datos y Libertad de Información (BfDI), Ulrich Kelber, quien exige una "moratoria de las leyes de seguridad" y un análisis científico independiente de las leyes existentes. "Existe el peligro de que el alcance de la vigilancia estatal en la práctica exceda el nivel tolerable para una democracia”, insiste el funcionario elegido por el Parlamento.

El virus informático "WannaCry" como ejemplo de advertencia

Moini recuerda que los servicios secretos ya han colado virus en computadoras, como el caso de "WannaCry" en 2017. Este virus infectó ordenadores de grandes empresas de todo el mundo, tanto privadas como públicas. Entre otros, se vieron afectados los fabricantes de automóviles Renault en Francia, Nissan en Japón, la empresa alemana de trenes Deutsche Bahn y el sistema de salud británico. Los autores desconocidos exigieron dinero en la criptomoneda Bitcoin para la liberación de los ordenadores. No se conoce el alcance de este ataque en Alemania. En cualquier caso, se tomó en serio, de lo contrario la Oficina de la Policía Criminal Federal (BKA) probablemente no habría investigado.

La NSA sabía del peligroso agujero de seguridad

El "WannaCry" fue descubierto por la NSA, el servicio secreto de Estados Unidos, que se guardó la información durante cinco años, hasta que fue robada por piratas informáticos. Estados Unidos y otros países acusaron a China, Corea del Norte y Rusia de estar detrás del robo y los ataques posteriores. Legal y moralmente, puede haber mucha diferencia entre los responsables de "WannaCry" y un troyano estatal, pero técnicamente, todos vienen del mismo paquete y funcionan bajo el mismo principio.

(jov/rr)

 

DW recomienda