Elecciones en Uruguay: un giro inesperado | América Latina | DW | 22.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Elecciones en Uruguay: un giro inesperado

Hasta hace poco nadie dudaba que el gobierno de izquierda de Uruguay ganaría las elecciones 2014. La coalición de gobierno, sin embargo, se halla al borde del abismo y se pregunta asombrada por qué.

Los datos económicos básicos impresionan: la economía creció en los últimos cuatro años un 5,5% en promedio, la pobreza se redujo de un 34% (2006) a un 11,5% (2013), la desocupación se halla en un mínimo histórico del 6% y el país recibió el “investment grade” de las agencias de rating. Las inversiones extranjeras aumentan y los bonos uruguayos gozan de gran demanda.

Uruguay, un país de 3,4 millones de habitantes entre Argentina y Brasil, se autodefine como centro logístico regional, que pone a disposición de los países vecinos, pero también de Bolivia y Paraguay, puertos, aeropuertos y rutas de transporte. Empresas de software y doce zonas de libre comercio son un importante pilar económico. El abastecimiento energético mejora a grandes pasos, con el acento puesto en las fuentes renovables. El sector de la madera crece y el país exporta ya grandes volúmenes de celulosa. Se registra un boom del turismo, que ya representa el 10% del PIB y se pronostica que aumentará a un 15% en las próximas dos décadas.

La clave del éxito

La clave del éxito es un fenómeno no necesariamente nuevo: un gobierno de izquierda aplica una política económica ortodoxa. Ningún experimento populista, como en la vecina Argentina, desvía del rumbo al ministro de Economía uruguayo.

Tabare Vazquez Wahlkampf Uruguay

Tabaré Vazquez

En lugar de echar a andar la impresora de dinero, el gobierno practica una política redistributiva basada en mayores impuestos y la lucha contra la evasión. Se trata de una típica mezcla de elementos de economía de mercado con componentes sociales.

Solo el 6% de los uruguayos está hoy insatisfecho con su situación económica. El 45% de la población la describe como buena o muy buena. El resto por lo menos dice que no está peor que antes. Dos de cada tres uruguayos cuentan con que sus ingresos aumenten el año próximo.

A ello se agregan factores “soft”, tales como la legalización de la marihuana, el matrimonio homosexual, la acogida de refugiados sirios y el prometido asilo a presos de Guantánamo: medidas, que si bien no gozan de ilimitadas simpatías en el país, junto con la popularidad internacional de José Mujica, el “presidente más pobre del mundo”, dan a Uruguay una imagen sumamente interesante a nivel internacional.

El paraíso puesto en duda

Luis Alberto Lacalle Pou (41), un joven candidato de centro-derecha, pone ahora en duda ese supuesto paraíso y apuesta nada menos que por arrebatarle el gobierno al Frente Amplio (compuesto por más de una docena de partidos políticos).

Lacalle Pou ha llevado adelante una campaña inteligente: no contra el Frente Amplio, sino, como él lo llama, "por la positiva". Dice que muchas cosas que el Frente Amplio ha hecho están bien, pero que él quiere profundizarlas. Y pone el dedo en aspectos que realmente dejan que desear: la educación y la seguridad pública. Además aboga porque Uruguay se ate menos al Mercosur y se abra más al comercio con otros socios, como por ejemplo la Unión Europea, Estados Unidos y la Alianza del Pacífico.

Wahlkampf Uruguay

Luis Alberto Lacalle Pou

Las encuestas dan como resultado actualmente un empate entre dos bandos: por un lado el Frente Amplio, de Mujica; por otro, los dos partidos tradicionales, que se alternaron en el poder los cien años anteriores a este gobierno: los Blancos y los Colorados, ambos hoy de cuño conservador, si bien el segundo con una cierta tradición socialdemócrata. La primera ronda de las elecciones tiene lugar el 26 de octubre. Si en una eventual segunda ronda ambos partidos tradicionales suman sus votos, podrían sacar al Frente Amplio del poder.

A la búsqueda de una síntesis

El equipo de gobierno, ya entrado en años, reacciona desconcertado y busca respuestas. A partes de la sociedad no les alcanza lo logrado; otros, a pesar de que ganan más que antes, se quejan de la presión impositiva y hay quienes piensan que la orientación liberal e izquierdista del gobierno va demasiado lejos. La proximidad del gobierno a regímenes populistas, si bien más táctica que por convicción, no le gusta a muchos uruguayos. La liberalización del aborto es controvertida incluso dentro del propio Frente Amplio.

Y no por último: el Frente Amplio no ha logrado renovarse. En las elecciones de este año se presenta con el mismo candidato a presidente que hace una década: Tabaré Vázquez, de 74 años, que ya fue jefe de gobierno de 2005 a 2010. Mujica, la actual figura más popular de la coalición, cumplió ya los 79.

Grandes partes de la sociedad quieren una renovación del sistema político, que el Frente Amplio hoy por hoy no les ofrece. El Frente Amplio fue la antítesis al sistema de los viejos partidos. Muchos uruguayos exigen ahora la síntesis. Quizás logre el Frente Amplio ganar aún los votos de muchos indecisos, el fiel de la balanza en estas elecciones, y finalmente imponerse. Pero seguro no es.

DW recomienda