El viaje de Sandra, la orangutana | Ciencia y Ecología | DW | 27.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Derechos animales

El viaje de Sandra, la orangutana

Este viernes, llegó a EE.UU., donde estará su nuevo hogar. Sandra no es humana, pero sí una "persona", según determinó una corte argentina. Su caso ha marcado un precedente a nivel mundial.

Eran las 13:00 horas de este jueves (26.9.2019) cuando Sandra, la orangutana, vio por última vez el lugar en el que vivió por casi 25 años. Fue así, que sin ayuda de ningún entrenador, se subió sola a la caja especialmente diseñada para su viaje, que la acercaría hasta su nuevo hogar, el Center for Great Apes, en Florida, Estados Unidos.

El camino para llegar a este momento fue largo y de mucha lucha. La vida de Sandra nunca fue fácil. Nació el 14 de febereo de 1986 en el zoológico de Rostock, en la entonces República Democrática Alemana, y luego fue trasladada al zoológico de Gelsenkirchen. En 1995 fue vendida al zoológico de Buenos Aires, cuando tenía solo nueve años.

Allí creció y fue objeto de atracción para miles de visitantes en un reducido espacio del establecimiento.

Pero todo cambió en 2015, cuando un juzgado de Buenos Aires reconoció a Sandra como un "sujeto de derecho” (no objeto), "persona no humana” y "ser sintiente”, tras una larga batalla judicial, liderada por la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA). La organización acusaba que la orangutana no contaba con las condiciones mínimas para continuar en el zoologico, que hoy está transformado en un Ecoparque.

Sandra, un precedente

El presidente de la AFADA, Dr. Pablo Buompadre, explicó a Deutsche Welle que cuando se interpuso la acción judicial ante la Justicia Argentina, lo que se buscaba era el estatus  de "persona no humana” para Sandra. Era necesario para poder solicitar luego el recurso de "habeas corpus”, que es el procedimiento por el que cual cualquier detenido puede exigir que se discuta la legalidad de su privación de libertad.

Su caso dio vuelta el mundo y fue comentado largamente por distintos medios de comunicación. Por este motivo, el Dr. Buompadre señaló que la resolución de Sandra sirvió también de ejemplo para otras organizaciones de distintos países.

"Fue un fallo importante en Argentina, pero también a nivel mundial, porque fue un precedente que cambió la consideración jurídica de los animales, que siguen siendo considerados como objetos y pueden ser vendidos o utilizados por la industria del espectáculo. Se cambia el concepto de objeto a sujeto de derechos, no solamente en Argentina sino en otros países”, dijo. 

Sandra, der Orang-Utan (Tomas F. Cuesta)

Imágenes de los últimos días de Sandra en Buenos Aires.

Asimismo, agregó que no solo se busca la libertad de "orangutanes, sino que también también de otros animales, ya sean elefantes, caballos, animales autóctonos de cada zona o incluso animales domésticos”.

Tras este caso, el Dr. Buompadre aseguró que ya han realizado asesorías a países de Europa, como Grecia, España, Portugal, Francia e Inglatera, además de Estados Unidos, Canadá y Colombia.

El viaje de Sandra

Una vez que se dio a conocer la resolución de la Justicia Argentina, el equipo de Ecoparque en Buenos Aires comenzó un extenso período de entrenamiento con Sandra, para preparala para su viaje a Estados Unidos.

En ese equipo estuvo también María Eugenia Dahdah, quien se desempeña como coordinadora del área de Comportamiento Animal de esa institución.

"Durante el trabajo que hicimos con Sandra todos estos años, pudimos otorgarle herramientas para que pudiera desarrollarse de manera positiva en todas las nuevas situaciones que va a vivir. Fuimos muy celosos con todas las etapas”, dijo Dahdah a DW.

De hecho, ella también acompañó a Sandra durante todo el viaje de Ecoparque hasta el aeropuerto de Argentina. Una vez allí, ambas se despidieron, pero se volverán a encontrar en un tiempo más en EE. UU.

Sandra, der Orang-Utan (Tomas F. Cuesta)

Imágenes de los últimos días de Sandra en Buenos Aires.

Tras un largo viaje, Sandra llegó sin problemas al estado de Texas, para viajar por tierra a Kansas, donde deberá permanecer en cuarentena. Si es que no existe ningún inconveniente, la orangutana será trasladada hasta el Center for Great Apes, un refugio de 40 héctareas, en el que también residen otros 21 simios que han sido rescatados de la industria del entretenimiento.

"El Center for Great Apes le puede proporcionar estímulos y actividades en un ambiente que en otro contexto sería muy difícil otorgarle a Sandra. Que el santuario esté en un bosque húmedo y que tenga la posibilidad y la estructura necesaria para que ella pueda vincularse con otros orangutánes, para nosotros es óptimo. Ella se va a poder desarrollar naturalmente”, concluyó Dahdah.

A Sandra, de 33 años, ahora le espera una nueva vida en libertad, con otros animales de su misma especie, en un ambiente sin estrés y en paz.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda