El tratado INF es historia. ¿Y ahora qué? | El Mundo | DW | 01.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

El tratado INF es historia. ¿Y ahora qué?

El histórico tratado sobre armas nucleares de mediano alcance (INF) llega a su fin este viernes. Alemania pretende evitar una nueva carrera armamentista como la de los años de la Guerra Fría. No es una tarea fácil.

Este 2 de agosto, Estados Unidos se retira oficialmente del tratado de desarme nuclear INF. El tratado de 1987 requería que Estados Unidos y la Unión Soviética eliminaran completamente los misiles lanzados desde tierra con un alcance de entre 500 y 5.500 km.

En el marco del tratado INF, por primera vez las superpotencias acordaron eliminar toda una categoría de armas nucleares y realizar amplias inspecciones para asegurarse de que ambas partes cumplieran las normas acordadas.

Esto fue especialmente importante para Alemania, que fue testigo de manifestaciones masivas en las décadas de 1970 y 1980 con el objetivo de impedir el despliegue de misiles nucleares. Cuando las manifestaciones fracasaron, más de 100 Pershing II fueron estacionadas en Alemania Occidental. Con la firma del tratado INF se destruyeron un total de 2.692 misiles. Hasta el día de hoy, el rechazo a las armas nucleares sigue siendo fuerte en Alemania.

Rusia, Putin

Moscú y Washington se acusan mutuamente de haber violado el tratado INF.

Casi tres décadas después de la firma del tratado, Estados Unidos culpó a Rusia de no cumplirlo, basándose en informes de inteligencia. Washington argumenta que el misil ruso 9M729 viola el acuerdo INF. Rusia niega las acusaciones y dice que ese misil tiene un alcance máximo de 480 km, por lo que no viola el tratado.

¿Qué está en juego para Europa?

A medida que continúan las acusaciones entre Washington y Moscú, la seguridad europea se encuentra en un estado cada vez más frágil.

Ulrich Kühn, del Instituto para la Investigación de la Paz y la Política de Seguridad de la Universidad de Hamburgo (IFSH) califica el fin del tratado INF como "muy mala noticia para la seguridad europea" y añade: "Significa que retrocedemos básicamente a los años 80 del siglo pasado y podríamos volver a ver esos misiles apuntando a Europa Occidental desde el lado ruso y quizás dentro de un año o dos también desde el lado occidental apuntando a Rusia".

El año pasado, el despliegue de misiles nucleares Iskander-M en Kaliningrado, un exclave ruso en el Mar Báltico, causó revuelo en los países occidentales. Rusia consideró el despliegue como una decisión de seguridad nacional, mientras que los países vecinos de la OTAN, como Polonia, lo percibieron como una seria amenaza.

Diálogo con Rusia

Aunque Alemania no es signataria del tratado INF, al igual que otros países europeos, se ve afectada por su término.

Fabrice Pothier, investigador del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), dijo a DW que alemanes y franceses deben continuar sus esfuerzos y buscar el diálogo con Rusia. Pothier considera que se trata de "una tarea muy difícil", ya que ni los alemanes ni los franceses quieren ser vistos como si estuvieran tratando de negociar un acuerdo. Pero, por otro lado, "no pueden permanecer pasivos porque les está afectando".

¿Qué sigue?

Alemania ha sido tradicionalmente cautelosa en cuanto a medidas militares. ¿Cuánto estaría dispuesto a asumir Alemania en una era posterior al tratado INF?

Misil estadounidense de alcance medio Pershing II.

Misil estadounidense de alcance medio Pershing II.

El diputado Roderich Kiesewetter, del partido conservador CDU, cree que la verificación mutua tiene que ser el primer paso para asegurar que ninguna parte confunda un misil convencional con uno nuclear. Según Kiesewetter, hay que "crear confianza y un intercambio de informaciones para evitar errores humanos".

Sin embargo, el experto en control de armas Ulrich Kühn cree que Alemania también necesita tomar otras medidas, como, por ejemplo, resguardar sitios que podrían servir de objetivo, lo que significa invertir más en la seguridad de los "nodos de transporte", como la base aérea de Ramstein, o Bremerhaven, un importante puerto de Alemania.

La seguridad de Europa y la prevención de una carrera armamentista requerirán mucho más esfuerzos en los próximos años. Muchos temen que la retirada del tratado INF también pueda poner en peligro la existencia de otros acuerdos como el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III), un acuerdo sobre armas nucleares entre Estados Unidos y Rusia, que expirará en 2021.

(gg/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda