El Traidor | Anabel Hernández: contracorriente! | DW | 20.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Columna de Anabel Hernández

El Traidor

Un vistazo al interior del Cartel de Sinaloa, considerada por el gobierno de Estados Unidos la organización de tráfico de drogas más grande y violenta del mundo.

Vicente Zambada Niebla

Vicente Zambada Niebla.

En enero de 2011, el entonces Secretario de Seguridad Pública Federal de México, Genaro García Luna, había ya puesto en marcha su plan para asesinarme luego de que revelé su relación de complicidad con el Cartel de Sinaloa. Ese mes ocurrió el primer atentado armado contra mi familia en una cafetería.

Ahí, en ese punto de inflexión, las cosas dieron un inesperado giro, uno de esos que da la vida cuando menos te lo esperas. A veces el giro es para ahogarte aún más, pero otras, es para darte un respiro. Si me lo preguntan, aún no s cuál de las dos cosas me ocurrió ese mes de enero. Pienso que lo sabré en las próximas semanas. Lo que sí sé es que cambió mi vida, mi trabajo y mi manera de ver el mundo.

Desde adentro del Cartel de Sinaloa, considerada por al gobierno de Estados Unidos la organización de tráfico de drogas más grande y violenta del mundo, se abrió una puerta a través de la cual pude ver su interior. Ese mes de enero me contactó Fernando Gaxiola, abogado de Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael El Mayo Zambada, líder del Cartel de Sinaloa. Fue Zambada Niebla, Vicentillo como se le conoce, quien le dio la instrucción de buscarme tras la publicación de "Los Señores del Narco”. El narcotraficante de entonces 36 años de edad se encontraba preso en Chicago, Illinois, y estaba esperando que iniciara su juicio en el cual se pensaba que seguramente sería condenado a cadena perpetua, ya que pertenecía a la cúpula del Cartel de Sinaloa junto con su padre y Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Vicentillo quería revelarme los supuestos acuerdos secretos que durante al menos 11 años había habido entre la DEA (Drug Enforcement Administration) del gobierno de Estados Unidos y la cúpula del Cartel de Sinaloa. Es decir, al menos entre 2001 y 2012. El presunto acuerdo consistía en que El Mayo, El Chapo, Vicentillo y otros miembros de la organización criminal daban a la agencia norteamericana la información necesaria para que capturara a miles de integrantes de los carteles enemigos, como por ejemplo del Cartel de Tijuana,  Cartel del Golfo, y Los Zetas. Ese pacto habría ayudado al Cartel de Sinaloa a deshacerse de sus enemigos y acumular más poder y crecer en todo el mundo.

Además de este acuerdo, Gaxiola me afirmó que el gobierno de México, desde el sexenio de Vicente Fox, protegía al Cartel de Sinaloa y a sus aliados: los hermanos Beltrán Leyva, Ignacio Coronel, Juan José Esparragoza Moreno y otros capos, quienes bajo el liderazgo de "El Mayo” Zambada formaron La Federación. Confirmó así lo que yo había revelado en diciembre de 2010 en mi libro Los Señores del Narco.

"Está usted entrando a un camino sin retorno”, me había dicho Gaxiola en el primer encuentro en un restaurante vecino al aeropuerto internacional de Chicago y, "y es un camino muy peligroso porque hay muchos intereses de por medio”.

Le dije a Gaxiola que si me entregaba documentos judiciales y las pruebas correspondientes publicaría la historia sobre los presuntos acuerdos entre la DEA y "Vicentillo”.  Pero que yo quería más información sobre esto y las redes de corrupción en México tejidas por El Mayo Zambada por décadas al más alto nivel. Y así sucedió.

"Nuestra información ayudó a la detención o muerte de miles de narcotraficantes rivales”, declaró Vicentillo abiertamente en un documento judicial ante la Corte de Distrito Norte de Chicago donde se estaba llevando a cabo su juicio, en el que reveló los pormenores de los supuestos acuerdos con la agencia antidrogas. Y la DEA tuvo que dar a conocer los contratos firmados con Humberto Loya Castro, abogado del Cartel de Sinaloa, donde la agencia le daba inmunidad a cambio de cooperación. Según la defensa de Vicentillo esa inmunidad en la práctica había cobijado a todo el cartel y ahora el gobierno norteamericano no podía juzgar a Vicentillo por crímenes que estaba autorizado a cometer.

El gobierno norteamericano negó que el acuerdo con Loya Castro protegiera a todo el Cartel, aunque el propio Loya había explicado en un testimonio judicial que de hecho había protección para todos y que él era un puente de comunicación entre El Mayo, El Chapo y Vicentillo para dar información clave a la DEA, y que incluso El Chapo, había pagado sobornos a un agente norteamericano.

El juicio contra Vicentillo nunca se llevó a cabo. Ambas partes llegaron a un acuerdo ventajoso. Zambada Niebla se declararía culpable, no hablaría más de aquellos acuerdos, y seguiría dando información de los enemigos de su padre. A cambio,  su padre El Mayo se hizo aún más potente ya que Vicentillo dio todos los datos para arrestar a sus competidores, familiares, compadres y socios incómodos, así como de sus enemigos. Y Vicentillo obtuvo una condena mínima.

DW Kolumne Anabel Hernández

Anabel Hernández

Durante cinco años me reuní con el abogado Gaxiola. Durante ese tiempo a su vez Gaxiola se reunió con El Mayo Zambada y fue el mensajero entre él y su hijo Vicentillo.  Con el tiempo, el abogado me contó los secretos más profundos del Cartel de Sinaloa y me entregó el diario secreto de Vicente Zambada Niebla, escrito de su puño y letra. En él narra todo lo visto y vivido a lo largo de veinte años al lado de su padre, el capo de capos en México: El Mayo. Ahora publico toda esta información en el libro "El Traidor, el diario secreto del hijo de El Mayo”.

¿Qué es el cartel? ¿Cómo opera? ¿Cómo trafican droga impunemente en el mundo? ¿Cómo han acumulado tanto poder? Fueron preguntas que finalmente encontraron respuesta. Gaxiola estaba enfermo de cáncer, y quería que tarde o temprano estos secretos fueran del conocimiento público después de su muerte. Así como detalla la grotesca red de corrupción tejida por El Mayo dentro del gobierno de México, particularmente con Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública. Cinco días después de que "El Traidor” salió al público, García Luna fue detenido en Estados Unidos acusado de narcotráfico y de haber utilizado su cargo público para proteger al Cartel de Sinaloa a cambio de sobornos de millones de dólares.

Pero el impacto del caso García Luna llegará también al gobierno norteamericano. Hubo ex jefes de la DEA que lo protegieron e hicieron "negocios” con él.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

 

DW recomienda