El sol de España se convierte en un factor económico | Ecología | DW | 27.07.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

El sol de España se convierte en un factor económico

Durante mucho tiempo no fue una opción, pero con el aumento de los precios de la electricidad, cada vez más españoles quieren tener un techo solar. La idea de la casa pasiva también se vuelve popular.

Mar en Marbella, España.

Paisaje de Marbella: España tiene 3.000 horas de sol al año.

España tiene 3.000 horas de sol al año; Alemania solo 1.600. Málaga, Murcia y Alicante son tres de las once ciudades españolas con más luz solar en Europa, según un estudio del lobby solar español Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Hasta ahora, la electricidad y el agua en España eran baratas, y por eso se solía consumir mucho aire acondicionado y calefacción, y en la agricultura, se regaba a destajo. Al arquitecto y ecoactivista Iñaki Alonso siempre le ha molestado la poca conciencia medioambiental de sus compatriotas.

Hogar de ensueño: la casa pasiva

Cuando el presidente español, Pedro Sánchez, abolió el llamado impuesto al sol, introducido por el anterior gobierno conservador en 2018, y en 2019 introdujo la regulación de los techos solares, Iñaki Alonso decidió, con amigos afines al tema, realizar su sueño: "Entrepatios", una casa pasiva basada en estructuras de madera con 17 apartamentos.

Se construyó en un solar del barrio obrero y migrante madrileño de Usera. El edificio está conectado a la red como generador de energía desde 2021: "Fue rápido, a pesar de que fuimos el primer edificio de este tipo en Madrid”. Esto también tiene que ver con el hecho de que, aunque hay menos techos solares en España en comparación con Alemania, la industria de la construcción todavía tiene las conexiones con los proveedores e instaladores desde la época del auge de los parques solares, hace 15 años. Muchas empresas, incluidas las alemanas, quebraron por el radical estrangulamiento de las subvenciones y la introducción de un impuesto a la instalación de sistemas de autoabastecimiento.

Edificio con paneles solares.

"Entrepatios", el proyecto en el barrio de Usera, Madrid.

España sorprende con velocidad

Y ahora que las facturas de la electricidad de los hogares españoles se han duplicado, en comparación con el verano de 2020, el mercado está en auge como en ningún otro país de la UE. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) espera hasta 14 gigavatios (GW) de capacidad en los techos españoles para 2030. No hay cuellos de botella en las entregas con China, informa Ismael Morales, de la Fundación Renovables Española: "Prefieren firmar contratos con nosotros que con los alemanes, porque está claro que el mercado español será más interesante en el futuro”, señaló en entrevista con DW.

Los paneles solares sin baterías cuestan actualmente entre 5.000 y 6.000 euros para una vivienda unifamiliar. Se amortizan en cinco o seis años. Sin embargo, la tarifa de alimentación de corriente para el autoabastecimiento no está subvencionada para evitar una nueva especulación con instalaciones fotovoltaicas, como sucedió entre 2000 y 2010.

Algunos municipios ofrecen ventajas fiscales y también hay ayuda financiera para techos solares a través de los fondos Next Generation EU. La experta de UNEF Paula Santos dijo a DW que la instalación simple en una casa unifamiliar sin alimentación de corriente autogenerada se puede completar en 30 días: "Sin burocracia, sería mucho más rápido".

Aprovechando la luz solar

Enric Bartlett Castellà, de la Facultad de Derecho Esadeen Barcelona, cree que "también tenemos que facilitar y hacer más atractivo el acceso a los techos solares en España”. Actualmente, están en auge, sobre todo en el sector privado, pero "las comunidades energéticas son cada vez más interesantes para empresas y municipios. Ya tenemos 47”, indica Morales. Pero no son suficientes, dice, por su parte, Óscar Barrero, socio de PWC España: "Alemania tiene al menos 1.750".

Paula Santos cree que las pequeñas y grandes empresas pueden beneficiarse del actual auge: "Hay muchos modelos diferentes de techos solares y comunidades de energía, lo que crea espacio para muchos proveedores diferentes".

Morales apuesta, a largo plazo, por una mayor independencia de China: "Con los fondos del Next Genertion EU, podemos establecer nuestras propias instalaciones de producción de paneles solares en el país".

Alonso, de "Entrepatios", cree que "se trata del espíritu de comunidad y de una vida sostenible en la ciudad que no se base en el crecimiento y las subidas de precios”.

(rmr/cp)

DW recomienda